1 de diciembre de 2016

Roadtripeando entre Alaska y el Yukon cerca del círculo polar ártico



Aún con agujetas, era propicio subirse al coche y hacer kilómetros por las bastas y vírgenes tierras de Alaska y Yukon. Para ello teníamos que subirnos con nuestro coche a un ferry que nos llevaba a Haines, una pequeña localidad alaskeña. Decíamos adiós a Skagway, que aunque sea una ciudad turista, sus bonitos paisajes pudieron con nosotros. Nuestro primer lugar en Alaska no se borraría fácilmente de nuestra memoria.

21 de noviembre de 2016

La fiebre del oro del Klondike: De Alaska a Canadá por el Chilkoot Trail


Aparecíamos de nuevo en Whitehorse con un nuevo plan. Eran mucho los ratos libres que teníamos trabajando con los perros de trineo, tiempo que a veces dedicábamos a la planificación de nuestra ruta por el Yukon que nos llevaría hasta la misma Alaska. Para poder realizarlo necesitábamos un coche. Tras comprobar precios de alquiler decidimos que lo más rentable sería comprar uno para luego venderlo al final del viaje de Canadá como ya hiciéramos en Nueva Zelanda. Necesitaríamos tiempo en Whitehorse para buscar uno yendo a diferentes lugares

18 de noviembre de 2016

Trabajando con perros de trineo en el Yukon

Subidos en el coche de Michelle, con dos perros gigantes encima que llenaban de pelos cada parte de mi cuerpo, viajábamos por paisajes de ensueño dejando Whitehorse a nuestras espaldas. Íbamos con la incertidumbre de dónde apareceríamos, de dónde pasaríamos las próximas 2 semanas y pico. Antes de salir habíamos hecho las compras de alimentos, ya que donde vive ella no hay nada y lo más cercano sería Carcross donde hay cosas básicas (caro) y se encuentra a unos 40 minutos en coche de su casa. Toda nuestra compra semanal nos lo pagó ella, cocinaríamos nuestra propia comida.
Michelle nos contaba sobre sus perros y sobre los viajes que había realizado. Ella ha sido viajera y estuvo en lugares como la India entre otros lugares lejanos al Yukon, no es que sea muy complicado. Fue un largo tema de conversación.
Entre las cabezas de los perros sacaba fotos del precioso paisaje lleno de lagos y montañas. 


26 de octubre de 2016

Whitehorse, a orillas del mítico río Yukon



Volar entre provincias en Canadá es como volar entre países lejanos dentro de Europa, es un país tan grande y salvaje que viajar por carretera puede ser eterno, además de que un autobús nos iba a costar casi igual. Es por eso que decidimos ir por la vía rápida y volar hacia Whitehorse desde Vancouver, la capital del Yukon -Yucón-. 

20 de octubre de 2016

Subiendo desde el mar hasta el cielo



10 días en la Isla de Vancouver y 5 para visitar las maravillas de la carretera llamada Sea to the Sky que sale desde Vancouver y llega hasta Pemberton. Nos estábamos dando prisa porque teníamos un vuelo desde Vancouver que nos llevaba hacia Whitehorse, la capital del remoto Yukon, al norte de Canadá. Íbamos allí para trabajar dos semanas con perros de trineo, experiencia de la que hablaré en el próximo post.

11 de octubre de 2016

La Isla de Vancouver en 10 días



Vancouver Island la teníamos entre ceja y ceja desde que empezamos el viaje, uno de los destinos más esperados de Canadá. Hacer una caminata larga de varios días por la costa pacífica estaba entre las prioridades. Es aquí donde se encuentran una de las más famosas de todo el mundo, la conocida como West Coast Trail. A pesar de ello, nosotros nos decantaríamos por su hermana menor llamada Juan de Fuca Trail por razones que expongo en este post. Le dedicaríamos 10 días con un coche alquilado con la compañía llamada literalmente 'Alquila un Desastre' -Rent a Wreck- una compañía para alquilar coches de segunda mano más baratos, aunque no sea siempre así.

4 de octubre de 2016

Vancouver, una puerta a la naturaleza salvaje


Empieza una nueva etapa en nuestro viaje. Ya habían pasado 3 meses que dieron mucho de sí conociendo gran parte de la costa oeste de los Estados Unidos, no habíamos parado desde entonces. Para Canadá llevábamos la Working Holiday Visa, es decir, teníamos la oportunidad de trabajar por el país mientras viajábamos para así tomárnoslo más tranquilo, hacer slowtravel aunque a veces nos resulte difícil estar parados. Habíamos planeado unos 5 meses o medio año en los que trabajaríamos dos de ellos. El viaje por estos dos países no se hace nada barato y teníamos que recuperar una parte para seguir viajando por el resto del continente americano.