"he

19 de noviembre de 2011

Marruecos día 3: Meknes





Martes 1 de Noviembre : Meknès


Bandera de Marruecos en la calle

8h00 Hoy nos hemos despertado un poco mas tarde y ahora nos vamos a nuestro gran de desayuno buffet, donde te hinchas a comer , luego vamos a la parte nueva de Fes a sacar dinero para la fianza del coche que no la pudimos dar ayer, ya que no tenemos tarjeta de credito tenemos que darlo en metalico, nada mas y nada menos que 1000 euros, habra que tener cuidado. Luego a ver si buscamos un grand taxi para ir a Meknes y Volubilis si no solo iremos a Meknes en tren.


 
23h00 Después de intentarlo en varios bancos no pudimos sacar dinero en ninguno de ellos, perdimos toda una mañana, los mismos banqueros no nos podían ayudar y nos decían que lo teníamos que arreglar con nuestro banco. En un cajero había un grupo de belgas y le preguntamos si ellos tenían el mismo problema y resulta que la tarjeta de fortis banking maestro no funciona en el extranjero desde este año y teníamos que llamar para que nos activara esa función, después de llamar varias veces al banco nos dimos cuenta de que era día festivo en Bélgica ! Teníamos poco dinero pero me acorde de que tenia la tarjeta española con unos 50€ que pudimos sacar sin problemas para poder sobrevivir, mañana llamaremos a primera hora de la mañana porque ya tendremos que pagar la fianza del coche y el hotel porque la intención es la de irnos a Rabat. 
Después de todo el jaleo y sin querer perder mas tiempo tontamente decidimos coger un tren e irnos a Meknes que es la manera mas económica (4 € Ida y vuelta).

Estacion de Fes
Estacion de Fes

La estación es muy nueva y bonita merece la pena hacerle una visita. Después de darnos la típica carrera para coger el tren, lo cogimos por los pelos y llegamos a Mekès en 1 hora mas o menos, eran ya las 2 o mas de la tarde. Meknès es la mas pequeña y modesta de las ciudades imperiales de Marruecos que si no me equivoco son 4.
Una vez en la estación de tren nos fijamos en los horarios de vuelta, sale un tren cada dos horas, salimos fuera y buscamos un petit taxis que en esta ciudad son azules y nos llevó hasta la amplia plaza donde había murallas con puertas a la medina impresionantes la plaza se llama el-Hedim.

Puerta de la media en Meknes


Como no teníamos mucho tiempo y ahora anochece muy pronto hicimos el itinerario marcado en un mapa que recomienda lonely planet. Pasamos primero por el mercado de ropa donde podías encontrar de todas las marcas famosas a a un precio mucho mas bajo dando mucho el pego aunque la calidad no será un punto a favor

Babuchas tipicas
Vestimenta tipica marroqui
Pasando por otros mercados de especias y muebles entre otros llegamos al mausoleo de Sidi ben Aïssa cerrado a publico no musulmán solo lo pudimos observar desde fuera, esta bastante cuidado y es muy grande ademas su particular historia es cuanto menos curiosa. 


Puerta mausoleo

Paramos un momento en un puestecillo en la calle donde nos comimos un bocadillo con pan típico marroquí, no se si hicimos bien porque el sitio y el lugar donde te preparaban la tortilla y la carne no es que fuera muy limpio pero ya había hambre y era super barato. Cogimos la lonely (la loli como nosotros le decimos) y seguimos con el itinerario, donde nos perdimos un poco y le preguntamos a un hombre de por allí por donde quedaba el mercado de la fruta y verdura, nos habíamos pasado una calle y el hombre nos llevo por donde teníamos que seguir el recorrido, muy amable por su parte. Al parecer era el momento de la siesta porque el mercado estaba un poco abandonado, en este momento apareció un hombre que nos quería llevar a su tienda y le dijimos con condición de que nos guiara un poco y nos enseñara cosas interesantes.

Mercado de frutas y verduras

Pasamos por la mezquita Berdaine y este hombre nos contó de que hace poco esta mezquita se derrumbó matando a 16 personas y causando muchos daños en la zona y que el gobierno marroquí dio mucho dinero para la restauración de la mezquita y de las calles de la zona. 


Después de callejear por esas calles tan estrechas donde puedes ver a toda la gente haciendo su vida en la medina llegamos a su tienda donde nos enseño como hacia el mismo los pendientes y pulseras, con un par de alicates y otras herramientas. Mi novia se compró unos pendientes de la mano de Fatima que según el hombre decía que te protege contra el mal de ojos. Salimos de allí y retomamos nuestro itinerario de la guía pasando por la gran mezquita de Meknes que esta en plena medina y no se ve nada espectacular aunque una de las puertas estaba abierta y pudimos ver por dentro una gran alfombra impoluta con sus columnas todo muy bien cuidado, una pena que los no musulmanes no podamos entrar.


La gran mezquita por dentro
Volvimos a la plaza el-Hadim donde entramos a un museo que vimos al principio pero que lo dejamos para el final, nada especial y muy parecido al museo Batha de Fes.

Museo de Meknes

El sol estaba ya escondiéndose con una estampa muy bonita nos fuimos al otro lado de la plaza cruzando una gran puerta y nos sentamos en un banco y teníamos esta vista que podéis ver en la foto de aquí abajo.

Atardecer en Meknes


Estando allí sentados nos acercaron unos niños de unos 10-12 años con las mochilas, habían salido del colegio y que estuvieron flipando con el poco árabe que mi novia habla, ellos ya podían hablar realmente bien el francés ya desde pequeños lo aprenden intensamente, yo solté un "vive le Marroc" y los niños montaron una fiesta allí partiéndose el culo, fue un momento gracioso, finalmente se fueron cuando vinieron sus padres y nos dijeron que les perdonáramos si nos habían molestado.

Plaza el-Hadid

Ya de noche prácticamente cogimos un petit taxi de vuelta a la estación echando leches para llegar al tren de las 7 y media, llegamos con tiempo de sobra y esperamos al tren sentados en un bordillo fuera aprovechando la agradable temperatura. Meknès nos pareció una ciudad con una medina muy bonita y diferente a la de Fes aunque la gente nos dijera que era lo mismo que Fes pero mas pequeña, no nos pareció de esa manera, es una medina con estilo propio. 
En el tren estuvimos al lado de dos chicas universitarias por un lado y un hombre de negocios por otro, empezamos a hablar en ingles sin problemas y se nos pasó la hora volada, estábamos en Fes y teníamos que buscar un petit taxi desde la nueva Fes hasta la medina para dormir nuestra ultima noche en el riad. Al salir de la estación te acosan los taxis para llevarte a la medina pero no hicimos ni caso ya que pedían precios muy altos, nos fuimos a la calle donde te cuestan la mitad del precio. Esperando al taxi había una chica marroquí super simpática que resulta que iba al mismo sitio de la medina que nosotros, nos costó encontrar un petit taxi, incluso cuando lo pedía ella, esperando vimos una pelea en la calle espectacular, un hombre se bajo de un coche con un palo y empezó a pegar a un chico que estaba en la calle, este se intento escapar corriendo pero se cayó al suelo y el otro hombre le apaleo no mucho tiempo hasta que los separaron, la policía no tardo en venir y se los llevo a los dos de un tirón de orejas. Después de estar como media hora esperando al taxi la chica que estaba con nosotros consiguió uno y era un grand taxi y encima nos llevaba gratis!! la chica pago como 10 dirhams (1 €) y no nos dejo a nosotros que pagáramos nada, el conductor muy simpático nos dijo que era suficiente. Normalmente este trayecto con un grand taxi te puede costar unos 7 o 8 €, nos quedamos flipados con la amabilidad de esa chica y su conductor.

Pasamos por la zona de restaurantes para llegar a nuestro riad y era la hora de cenar así que los camareros te acosaban para que cenaras en su restaurante, hicimos un trato con uno para que nos bajara el menú de 7 a 5 €, era un buen trato, asi que nos llegamos al riad para descansar un poco y ducharnos y volvimos para cenar, un menú donde nos sobro la mitad, primero nos pusieron como una tapa de potaje de habichuelas, luego una sopa, de plato principal me pedí un couscous delicioso pero no pude y me sobro la mitad y el postre. Tengo que decir que en Marruecos puedes comer muy bien y encima muy barato. Con la barriga llena nos dimos un paseillo y nos fuimos a dormir y aquí estamos en el riad rezando para que se arregle lo de la tarjeta de débito y podamos sacar dinero para sobrevivir, no tenemos suficiente creo para pagar el hotel y el coche, a ver que pasa, mañana a primera hora ya estamos llamando.

No hay comentarios :

Publicar un comentario