"he

26 de diciembre de 2011

Ieper, la I guerra mundial no queda en el olvido


Un sábado 10 de diciembre del 2011 decidimos ir a Ieper, ciudad belga de Flandes muy cerca de la frontera con Francia. No es una ciudad grande pero es famosa por su belleza y por su papel en la primera guerra mundial. Ciudad que fue casi totalmente destruida de la que ya casi no se ven sus secuelas.

Salimos a eso de las 10 de la mañana en coche desde Amberes, quedando a menos de 1 hora y media de distancia. El día era totalmente soleado pero hacía bastante frío, unos 3 o 4 grados. Una vez en Ieper aparcamos sin problemas muy cerca del grote markt, al lado de la iglesia "Sint Jacobs" a 50 céntimos la hora, no esta nada mal de precio.


Nos fuimos directos a su impresionante grote markt que la primera vez que lo ves te quedas impresionado por la belleza del Belfort y de los edificios de toda la plaza, algo digno de ver y poco que envidiar a ciudades como Brujas o Gante. Aquí se encuentra la oficina de turismo y también había un mercado de navidad donde se podía comer o beber jenever, esto último es como un licor fuerte de muchos sabores diferentes, algo típico de los mercados de  navidad belgas. También hay una pista de hielo para patinar, lo típico. 

En la oficina de turismo nos dieron un librito muy apañado donde te salían enumeradas y explicadas cada cosa que Ieper tiene para ver. Museos, paseos, cosas relacionadas con la guerra, restaurantes con comida típica de Ieper y lugares para salir. También sugiere un recorrido marcado en el mapa para verlo mas o menos todo, eso fue lo que hicimos.

Empezando por el Belfort el cual fue casi totalmente destruido durante la primera guerra mundial (1914-18), solo quedaron un par de muros, hay fotos donde se puede ver como quedó.


Con la reconstrucción la han dejado maravillosa. 

Junto al Belfort se encuentra el ayuntamiento que es otra obra de arte. En la misma plaza podemos observar también el Kasselrijgebouw con una fachada impoluta y el Gerechtsgebouw (Palacio de justicia), otro edificio con una arquitectura impresionante.


Toda este conjunto de edificios y el mercado de navidad hacen de esta plaza (grote markt) un sitio espectacular que nos tomó gran parte del día para descubrirla como se merece, no es para menos.


Siguiendo el itinerario del mapa nos llevò por una calle saliente del grote markt que está llena de tiendas donde al fondo se podía ver la impresionante puerta de Menen, un monumento británico muy grande que esta totalmente cubierta por la parte interior por los nombres de los miles y miles de soldados australianos e indios muertos en la guerra (54.896 nombres de soldados caídos para ser exactos). Un sitio muy especial donde se podían ver muchos turistas ingleses y australianos, además de turistas mayores recordando posiblemente lo mal que lo pasaron sus padres en esa época o ver el nombre escrito de algún familiar.





Siguiendo el curso del rio que es una zona verde vimos la misma puerta de Menen en miniatura junto a un pequeño monumento en memoria de las tropas indias.



Mas adelante se encuentra el cuarto del hielo, que solo se puede entrar con un guía oficial. Al parecer cuando nevaba guardaban ahí el hielo, el cual utilizaban entre otras cosas como método de anestesia en la guerra. Con el frío que hacía se agradecía mucho el solazo que te daba en la cara, me encanta esa sensación.




Con vistas preciosas al río llegamos a la puerta de Lille que es la puerta mas antigua a la ciudad y que todavía sigue viva. Cerca de la puerta hay un cementerio, Ramparts cementery, un cementerio militar de la Commonwealth, con un césped muy bien cuidado.


Siguiendo con el recorrido, nos fuimos ciudad adentro y nos cruzamos con la 'Sint-Pieterskerk', iglesia romana del siglo XII. Más adelante se encuentra 'Het Steen', edificio del siglo XII además del museo Merghelynck que estaba temporalmente cerrado. Esta es una calle muy larga y comercial donde se puede intuir a lo lejos el gran Belfort de la catedral principal. Llegamos de nuevo al grote markt y nos fuimos por la otra parte de detrás de la plaza que todavía no habíamos visto. Aquí se encuentran la gran catedral Sint-Maartens de estilo gótico.


También se puede observar el Stadsschouwburg que es el teatro de la ciudad junto a otra puerta que se llama Kloosterpoort (la puerta del monasterio).


Saliendo por esta puerta llegamos a una iglesia especial que no había visto hasta ahora, esa es la Saint George's Memorial Church, una iglesia inglesa construida en 1928. El significado de esta iglesia es el de recordar a la primera guerra mundial. Aunque por fuera parece una iglesia normal, por dentro se pueden ver fotos de los tiempos de guerra y el estilo es totalmente diferente a las iglesias que se encuentran por aquí, me gustó mucho poder visitala, no os la perdáis si pasáis por esta ciudad.




Concluido el itinerario del mapa, nos fuimos a ver otras cosas que estaban fuera de este como otro cementerio y el mercado de ganado. Visto prácticamente todo del interior de la ciudad nos comimos un buen bocadillo y un gofre belga en el mercado de navidad para descansar y disfrutar de la típica (e insana) gastronomía belga.


El ambiente navideño se vivía por cada esquina, había un papa Noel que estaba regalando gorros de navidad y nos pillamos uno.

Nos fuimos en busca del coche y nos dirigimos a unos museos y cementerios memoriales que se encuentran a las afueras de la ciudad, una zona donde se dio lugar a una de las batallas mas cruentas de la guerra.

Llegamos al museo 'Hooge Crater Museum' el cual es un edificio que se antoja muy antiguo, la entrada cuesta unos 4,50 € pero merece la pena. Dentro se puede ver una gran colección de armas, ropa y fotos entre otras cosas que fueron encontradas de la guerra. 
También hay una tele con un documental sobre la guerra, si quieres sentir y ver cosas autenticas de la guerra no te pierdas este museo.





En frente del museo y cruzando una carretera hay un gran cementerio memorial, bastante mas grande de los que vimos anteriormente. Un lugar sorprendente.



Ya se nos hacia de noche así que decidimos volver a nuestra casa en Amberes de este gran día por Ieper, un día en el que aprendimos mucha historia (¿quién se acuerda de lo del colegio?) Viajar es una de las maneras más divertidas de aprender, de eso no cabe lduda.

¡Nos vemos en el próximo post!

2 comentarios :

  1. Me gusta mucho el blog en general!! Lo consultaré cuando visite los lugares de los que hablas. Saludos!! Marta.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que te guste, se agradecen estos comentarios y te animan mas a escribir :), no te arrepentiras si visitas estos sitios. Saludos!

    ResponderEliminar