"he

3 de diciembre de 2011

Marruecos día 5: Chefchaouen



Jueves día 3 de noviembre: Chefchaouen

Empezamos el día con el desayuno del hotel, el tiempo era realmente asqueroso, lluvia sin parar y mucho viento, según el tiempo iba a hacer mal tiempo hasta que volvamos, una pena porque hasta ahora habíamos tenido muy buen tiempo. El desayuno estaba muy bueno con un dulce típico de aquí que tanto me gusta, pan con aceite o miel y te o café sin mucho que envidiar al desayuno del riad de Fes que costo mucho mas caro que este. El dueño del hotel estuvo todo el rato hablándonos a veces era un poco pesado porque no nos dejaba desayunar tranquilos pero es un tipo muy simpático y un autentico personaje, nos contaba sobre cuando estuvo por España viviendo y anécdotas del hotel. Lo primero que hicimos después de desayunar fue ir a sacar dinero, normalmente ya tendría que estar activada la tarjeta para poder sacar. MIERDA, la tarjeta sigue sin funcionar!!!! no tenemos ni 3 €, ya los tenia de corbata. Dijimos bueno quizás habrá que esperar un poco mas y por suerte nuestra así fue, en el segundo intento media hora mas tarde por fin pudimos sacar dinero, un gran alivio para nosotros ahora podíamos estar mas tranquilos y disfrutar mas del viaje.



Problema resuelto aunque se nos presento otro: La lluvia, era super cansina, no paraba de llover y nos estábamos empapando así que fuimos a comprar paraguas para empezar de verdad la visita a la ciudad, no fue problema porque había gente vendiendo paraguas por todos sitios, después de hacer algunos regateos conseguimos unos paraguas por buen precio ya dentro de la medina. Aunque el tiempo era bastante feo la ciudad no perdió su encanto, una medina preciosa con sus calles totalmente azules, casi todas las fachadas, puertas, el mismo suelo estaba pintado en azul, siendo mi color preferido lo hacia aun mas especial.



Como en cada medina estaba todo lleno de mercadillos aunque ahora había pocos debido a la lluvia, los que estaban tenían un toldo de plástico con los que se podían salvar de la llovizna. La ciudad esta entre grandes montañas y eso lo hace mas pintoresco.


Para disfrutar de la medina no hay nada mejor que perderse por las calles azules y por sus diferentes mercados, las cosas mas interesantes a parte de la peculiaridad de su medina son el kasbah (fortaleza) que se encuentra en la plaza Uta el-Hamman que esta lleno de sitios para comer algo y es digamos el centro de la medina.


El kasbah estaba muy bien cuidado, la entrada eran unos 10 dirhams (1€ aprox) y era como una especie de museo con una plazita en medio lleno de plantas y flores y unas cuatro torres donde podías ver un poco la historia, también se podía visitar una antigua prisión y una sala de exposiciones con cuadros de la ciudad.


 Una de las torres era un museo etnografico que tenia como unas 4 plantas, arriba tienes una vista muy bonita de toda la medina y de las montañas ya solo por eso mereció la pena entrar. En la plaza también se encontraba la gran mezquita que data del siglo XV aunque no era nada del otro mundo.




Tengo entendido que se pueden hacer buenos trenkking y hay unas cataratas llamadas Ras El-Maa cerca de la ciudad pero con que solo teníamos medio día para visitar la ciudad y el malisimo tiempo que hacia como que no era plan. Después de estar toda la mañana pateando la ciudad con el paraguas a cuestas fuimos a comer algo a la plaza Uta El-Hamman y nos fuimos al coche para poner rumbo a nuestro siguiente destino: Tanger. La visita ha sido corta pero intensa aunque el tiempo ha sido un inconveniente y no hemos estado del todo a gusto.

El camino a Tanger normalmente son unas 2h30 por un camino por las montañas pero con la lluvia continua, los camiones y la caravanaza que nos tocó tardamos hasta unas 4 horas. La caravana fue un show,  la paciencia no es digamos una virtud de los marroquíes que siempre se quieren colar a toda costa ya sea por el carril en sentido contrario o por la cuneta que esta llena de barro, un coche se quedo estancado en el barro mientras se colaba, yo me alegré por listillo. La larga caravana llegaba hasta Tetuan, ciudad que también merece una visita pero que por falta de tiempo decidimos dejarla. A la altura de Tetuan descubrimos el porque de la larga caravana y es que estaban en pleno mercado de ovejas, había una gran explanada llena de ovejas y la gente acudía aquí a comprar una para la fiesta del cordero, era una locura, toda esa gente con las ovejas arrastrándolas por mitad de la carretera. Una vez pasado Tetuan la caravana se deshizo, menos mal.

Ya en Tanger buscamos un aparcamiento que lo suyo nos costó. Dimos varias vueltas para encontrar el centro de la ciudad el cual estaba totalmente saturado de coches, todo un agobio para el conductor, el aparcamiento era muy escaso y al final preguntado y preguntando llegamos a un parking subterraneo que nos costo unos 40 dirhams (4€ aprox.). Todo esto de noche y lloviendo.

Después de dar varias vueltas con las maletas preguntando en los hoteles encontramos uno llamado hotel Picasso en la zona nueva de Tanger, no estaba mal de precio y tenia baño y tv asi que aqui nos quedamos, fuimos a dar una vuelta por la zona nueva para aprovechar el poco tiempo que nos quedaba y vimos cosas interesantes como una mezquita gigantesca.
Cenamos en un Mcdonalds para ver si era diferente como lo era en la India pero no, era prácticamente lo mismo que en España. Mañana toca visitar la medina y lo que haya que ver con la ayuda de la lonely planet.

2 comentarios :

  1. Que recorrido más interesante! Las fotos denotan sitios muy chulos. Nos apuntamos este viaje y el resto de la secuencia. Enhorabuena por el blog! un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Pues si, hay sitios muy chulos e interesantes, una pena que nos diluviara en los últimos días.
    Los dias 6 y 7 coming soon! jeje un abrazo malagueño!

    ResponderEliminar