"he

6 de mayo de 2012

Día 5: Kioto 1/2, tradición japonesa.



Nos habían hablado tan bien y habíamos leído tantas cosas buenas sobre Kioto que no nos perdonaríamos el no venir a esta ciudad en una visita a Japón. Nos costó el tener que sacarnos el JPR lo cual fue costoso pero whatever, tenía que ser así, sí o sí.

Era real, ¡Estábamos en cuerpo y alma presentes en Kyoto!

En realidad hubiéramos querido estar más de lo que estuvimos (2 días) ya que por un fallo en el planning del JPR tuvimos que acortar un día a Kioto y añadirlo a Tokio. Un JRP (Japan Rail Pass) que lo sacamos especialmente para venir a Kioto, ya que así nos salía más a cuenta. Aprovecharíamos para ir a cercana Nara.

Llegamos en el tren bala "Shinkasen" por la vía rápida, haciendo unos 500 km en unas 3 horas aproximadamente desde Tokio, un tren muy cómodo y eficaz que nos dejaría en la estación central de Kioto.


Kioto es digamos la segunda ciudad en importancia de Japón.

Con mochila a cuestas se nos planteó un dilema, ir directamente en busca del hotel o ir al Nishi Hongan-ji, cerca de la estació, y luego ir al hotel. Nos pareció el mejor momento para ir a verlo así que con las mochilas allí nos fuimos a pie. Un paseillo en pleno sol, el tiempo era maravilloso y hacía hasta calor.




El Nishi Hongan-ji fue digamos el aperitivo de Kioto, nos pareció un templo bonito e imponente. 

Partimos en la que se convertiría en una aventura para llegar al hotel. No buscamos anteriormente muy detalladamente que digamos donde se encontraba nuestro hotel Ryokan y prácticamente solo sabíamos el nombre de la calle.

La localizamos en el mapa de la lonely planet y hacia allí que nos dirigimos a pie pensando que estaba relativamente cerca, no sin antes preguntar a locales que nos ayudaron mucho al respecto. Después de andar como 1 hora y pico con las mochilas a cuestas ¡¡Habíamos llegado a nuestra calle!!! Aunque vaya chasco nos llevamos cuando nos percatamos de que la calle era una de las mas largas de la ciudad. Decidimos caminar hacia el norte hasta que al preguntar a uno nos dijo que íbamos en el sentido contrario, otra vez hacia atrás, esta vez hacia el sur, otra media hora andando hasta que preguntamos una vez más, esta vez la mujer a la que preguntamos incluso llamó al hotel para preguntar como se llegaba.

El negocio de las mascarillas
Japonesa anciana con zapatillas de deporte
Si la impresión que tenía de los japoneses era maravillosa la de la gente de Kioto se lleva la palma. Qué hospitalarios, qué simpatía, qué manera de ayudar.

Fuimos por el camino que nos indicó, pero una vez más no nos cuadraban las indicaciones. Entramos a una tienda y preguntamos de nuevo, el caso es que nos estábamos acercando. 

Otra chica super hospitalaria se puso a buscar en mapas ya que el ordenador no parece que le funcionara bien. Por lo menos 20 minutos estuvo buscando en mapas de papel, no paró hasta que lo encontró. Estaba más cerca de lo que imaginábamos, nos indicó el camino y ahí estábamos a 5 minutos más andando hasta que llegamos al hostal. ¡Vaya paliza! El hotel se llama Hotel Ryokan Riverside Takase y es un hotel de estilo japonés, es económico y está bien situado. Lo negativo fue que es antiguo, con un pequeño baño compartido y sin WIFI. 


Habíamos perdido mucho tiempo buscando el hotel y ya solo nos quedaba día y medio en Kioto, aunque ya caminando con las mochilas vimos parte del centro. 

No perdimos más el tiempo y nos fuimos por la animada calle Kiyamachi-dori. Una calle toda llena de cerezos en florecimiento. Estaban en su punto óptimo del florecimiento, más bonitos no podían estar, impresionante, precioso, mágico, nos encantó. 

Había también alguna que otra fiesta por la calle, nos paramos en una donde había un cómico en un escenario vestido de geisha cantando y haciendo a la gente reír. Por cierto, se cuenta que ver una geisha o maiko (aspirante a geisha) es objetivo algo complicado y que tienes mucha suerte si ves a alguna. Nosotros vimos a dos en un rato, son mujeres muy especiales y parece que están hechas de plástico, toda pintadas de blanco. A ver si la encuentras en la siguiente foto, es la única que pudimos sacar.


El cómico

Nos fuimos andando hasta el Imperial Park, donde también se puede disfrutar de su primavera, se pone precioso. Un problema con el que nos encontramos es que la mayoría de los templos cierran muy temprano, a eso de las 4 o 5 de la tarde, una putada si solo estas dos días ya que te da muy poco tiempo para verlos. Nosotros encima ya habíamos perdido toda la mañana buscando el hotel...



Cogiendo el autobús desde el Imperial park nos fuimos a Maruyama-koen, un parque también precioso que estaba llenísimo de gente. Ya era de noche y la ciudad se volvió un lugar mágico. 







El parque estaba lleno de puestecillos de todo tipo de comida, nos dimos un buen festín yendo de puesto en puesto, comimos de todo. Al mismo tiempo puedes ir viendo templos decorados con luces como el bonito Yasaka-jinja, tienes que ir a verlo de noche para verlo en su máximo esplendor. Subiendo cuesta arriba del parque se encuentra un árbol muy grande que estaba en florecimiento, era el centro de atención, estaba iluminado con focos  y era el objetivo de todas las cámaras. La gente se ponía en plásticos por todo el parque haciendo mayormente botellón. 




El ambiente del parque era muy agradable y se disfrutaba mucho con simplemente estar allí sentado disfrutando de las vistas y de su gente. Anduvimos por todo el parque y nos fuimos al hotel, otro día que nos pegábamos una paliza andando, no podía ser de otra manera.

El centro de la ciudad se puede decir que es la parte de Gion, la parte mas moderna de Kioto, donde están todas las tiendas y edificios con luces, aunque nada que comparar con Tokyo en ese aspecto. Sus mercadillos también son muy interesantes para recorrerlos a pie.


Nos fuimos a la cama encantados con esta ciudad y deseando que llegara el próximo día para verlo desde primera hora de la mañana.


Puedes seguir leyendo el viaje pinchando aquí : Día 6: Kyoto 2/2, la tradición japonesa
O si te lo has perdido, leer el día anterior: Día 4: Nikko, ciudad de templos y santuarios



No hay comentarios :

Publicar un comentario