"he

25 de julio de 2012

Côte d'Opale 2/2: Bolougne-sur-Mer y Cabo Griz Nez


Para seguir con  nuestra ruta por la côte d'Opale salimos de nuestro camping base en Oye plage y nos fuimos directamente a Bolougne-sur-Mer, una de las ciudades de esta costa famosa por el mayor puerto pesquero de Francia por su situación geográfica respecto a Gran Bretaña en el canal de la mancha..



Llegamos muy fácilmente con el coche desde la autovía. Para aparcar tampoco fue ningún problema, aparcamos gratis en pleno centro de la zona alta, una ciudad muy fácil de visitar llegando en coche. La primera sensación que me lleve fue de que es una ciudad con muchas cuestas, se notaba ya la diferencia con la superficie plana de mas al norte.

La ciudad se podria distinguir por dos zonas, la zona antigua o "parte alta" y la zona nueva o "parte baja" pegada a la costa de la ciudad. Es una ciudad que fue romana y que todavia guarda alguno de sus tesoros. Lo primero que se ve cuando llegas al centro es su impresionante basílica de Notre-Dame que predomina en el paisaje y que es sin duda lo mas bonito y lo que mas atrae de la ciudad, al menos eso nos paso a nosotros


La zona antigua es como un pequeño barrio amurallado con callejuelas muy acogedoras con muchos restaurantes donde puedes pasar un rato callejeando aunque es pequeño, lo que destacaría de la zona aparte de la ya nombrada basílica medieval es la muralla en sí donde puedes subir y pasear desde lo alto teniendo unas buenas vistas sobre la ciudad de la parte baja y el mar, también destacar el Belfry, la iglesia San Nicolás y el castillo medieval donde hay un museo, todo esta junto así que lo veras todo en un rato, es un conjunto conocido como uno de los restos romanos mejor conservados de todo el país.



En otra plaza puedes encontrar el ayuntamiento entre otros edificios llamativos.
Una vez vista el barrio romano de la ciudad cogimos el coche porque estaba un poco a las afueras de la cuidad y aparcamos en un carrefour cercano para ver la columna conmemorativa de Napoleón conocida como La colonne de la grande armée, una estatua que tiene unos 53 metros de alto y a la cual se puede subir hasta lo mas alto por unas escaleras muy estrechas.



Fue un problema cuando nos encontramos a alguien bajando porque es realmente estrecho, el roce de culo fue inevitable aparte de que es una paliza es seria. Desde arriba tienes unas vistas maravillosas de la ciudad y de la costa y sin duda que la paliza de escaleras merecieron mucho la pena. En la entrada pone que había que pagar entrada pero allí no había nadie vigilando ni nada así que lo hicimos gratis. Os recomiendo venir hasta aquí para ver este bonito monumento y sobre todo disfrutar de sus bonitas vistas.



Para almorzar fuimos en coche a la parte baja de la ciudad sin problemas para aparcar donde comimos una buena ensalada y tomamos agua, no se porque pero ese día nos apetecía comer sano, no es muy habitual :-P. Hacia calor y sol radiante así que porque no, teníamos material para ir a la playa así que eso hicimos, para ir a la playa tuvimos que andar unos 20 minutos por el paseo marítimo donde se encuentra el puerto, como ya dije el puerto pesquero mas importante de Francia, por el camino nos compramos un helado que pedía el cuerpo.



La playa es muy grande y con un color de arena blanco impoluto, había mucha gente aprovechando el poco buen tiempo que se tiene por aquí.
La playa en sí no es gran cosa pero se estaba a gusto al sol. Lo mas molesto es la lejanía del agua, nos pusimos cerca de la orilla pero pronto nos dimos cuenta de que no era buena idea ya que la marea estaba subiendo y aquí cuando la marea sube, no avisa, sube constantemente metros y metros, nos tuvimos que levantar como 4 veces para irnos mas atrás. Vimos como la marea se llevaba toallas, chanclas y hasta el carro de un niño (sin el niño dentro, podéis estar tranquilos), quedáis avisados :)



Justo en esta playa donde hay tanto ambiente se encuentra el famoso acuario Nausicaa conocido como el acuario mas grande de Europa después del de Genova pero que por su precio tuvimos que dejarlo, creo que eran unos 18€ por persona, algo que no nos podíamos permitir.

Ya a la fresquita decidimos dejar Bolougne-sur-Mer y dirigirnos al Cabo Gris Nez que no pudimos ver el día anterior. Fue fácil llegar por la autovía y metiéndonos por una carretera que se dirigía a la costa llegamos a su parking que hay para los visitantes de este cabo. Como en el cabo Blanc Nez de la entrada anterior también había un cartel informativo con las diferentes rutas. Nosotros empezamos por una corta donde pasabas por unos miradores desde donde se tenian vistas maravillosas  y que pasaba cerca del faro.





Nos quedamos con ganas de mas con lo que empezamos un camino de los largos que pasa por todo el bode del cabo dejando unas vistas increibles de los campos verdes extensos y todo lleno de flores y con el acantilado que daba un poco de cosa asomarse demasiado, disfrutamos mucho del buen tiempo y de las bonitas vistas. Por el camino hay muchos bunkers de la guerra y bases de ametralladoras que vigilaban las costas contra posibles enemigos, sin duda los dos cabos de la Côte d'Opale es lo mejor que puedes visitar, aunque yo lo vi en un día con muy buen tiempo supongo que con mal tiempo no será tan atractivo.


Fue nuestro último día en esta costa, disfrutamos mucho de esta parte de Francia y la recomiendo encarecidamente, no es muy conocido pero merece una visita sin lugar a dudas.


No hay comentarios :

Publicar un comentario