"he

19 de noviembre de 2012

Guest post: Todos los clichés vienen de Múnich

Todos los clichés que imaginamos al pensar en Alemania corresponden realmente a Baviera. Los típicos trajes con tiradores y sombrero (Lederhosen), los vestidos de las mujeres (Dirndl), las salchicas y la cerveza, la forma de hablar fuerte y directa, todo realmente está relacionado con Baviera y no con Alemania en general.
Por eso, si quieres vivir todas estas experiencias, la mejor decisión es ir a Múnich, la capital de Baviera. Si bien es una de las ciudades más caras, vale la pena visitarla por su increíble historia, paisajes y vida nocturna.
Dos o tres días son suficientes para visitar los lugares más representativos. No se pueden perder la plaza principal, llamada Marienplatz, donde está el ayuntamiento viejo y el actual. El edificio es impresionante y tiene un reloj cucú que a determinadas horas (11 y 12, también 17 hrs. en verano) muestra unos curiosos personajes que representan una historia. La plaza se llena de visitantes cuirosos que miran hacia arriba y registran el momento como en un concierto de rock.


Mi lugar preferido de Múnich es el Jardín Inglés (Englischer Garten), que realmente se trata de un parte. Su magnitud es inmensa, increíblemente es más grande que el Central Park de Nueva York o Hide Park de Londres. Allí dentro hay de todo, como el Chinesischer Turm, donde suele haber música tradicional en vivo y de puede comer comida típica de Baviera, como salchicas con ensalada de papas, cerveza, repollo hervido y panes de todo tipo. Dentro del parque también hay un río y en una zona de mayor corriente formaron una ola artificial, en donde los mejores surfers de Alemania y Europa demuestran sus habilidades frente a los ojos del público. Curiosamiente, también tiene una zona nudista, donde la gente en verano y primavera se tira a tomar el sol como si estuvieran en la playa. Lo gracioso es que el parque se encuentra en la mitad de la ciudad.


Por supuesto que no podemos hablar de Múnich sin mencionar la famosa Oktoberfest. En esta fiesta, que se realiza principalmente en setiembre, las cervecerías más importantes de Múnich venden cerveza y todos visten los atuendos típicos. Muchísimas personas se reúnen en inmensas carpas y bailan sobre las mesas, bebiendo litros y litros de cerveza. Es una tradición que los hombres le regalen corazones de mazapán a las mujeres, con mensajes como “Te amo” (Ich liebe dich). Las mujeres los llevan colgados al cuellos y prometen no comerlos nunca, como demostración de su amor.


Este año tuve la suerte (y desgracia) de presenciar la final de la Champions League en Múnich, entre los equipos Bayern-München y Chelsea. Llegué a la ciudad haciendo autostop y fue muy divertido. Digo desgracia porque si bien los festejos ya se respiraban en el aire, el equipo de Múnich fue derrotado. Sin embargo, la ciudad estaba llena de visitantes vestidos de rojo que aún así salieron a festejar y recorrer las calles. Es que en una ciudad como Múnich no se puede estar demasiado tiempo decepcionado.

Si te gustó el post, te invito a pasar por mi blog www.se-turismo.com
También me encuentras en las redes sociales:

No hay comentarios :

Publicar un comentario