"he

15 de diciembre de 2012

Australia: Sydney, primer contacto aussie


Nuestro vuelo de Singapur a Sydney salía a las 2 de la madrugada y duraba unas 7 horas y pico. Unos problemas en el sistema del check-in provocó un retraso de algo más de una hora y media y nos tocó esperar en la larguísima cola, el fallo en el sistema fue para todos los vuelos así que imaginaos cómo estaban las colas. La mayoría de la gente se sentaron en el suelo, tal y como hicimos nosotros. El vuelo fue con la nueva compañía FlyScoot, compañía low cost, sus aviones no tienen pantalla de televisión, ni comida incluída en el precio... ni siquiera agua, todo lo tenías que pagar aparte. Para ver la tele te daban un iPad para ver películas y series, pagando, claro. Nosotros dedicamos las 7 horas y pico a dormir, después de un día entero andando por Singapur a las 3 de la madrugada lo único que queríamos era dormir y así fue, el vuelo se nos pasó volando (risas).


En el avión tuvimos que rellenar un formulario de inmigración que teníamos que entregar más adelante. El control de aduana fue muy tranquilo y pasamos muy rápido, siempre habíamos oído de que en Australia hacían un control muy estricto pero para nada fue así.
Una vez más y como de costumbre en el viaje no teníamos nada reservado para dormir y caía en pleno fin de semana, preguntamos en información en qué lugar podíamos encontrar hostales baratos y nos dijeron que en Kings Cross podíamos encontrar algo, así que hacia allí nos dirigimos.

Llegamos a Sydney en plena ola de calor, el verano está empezando y ya se nota. Estábamos a 35 grados  aunque con un calor diferente que en Malasia o Singapur, se podía llevar mejor. Para salir del aeropuerto cogimos un autobús gratuito que nos llevó hasta la estación central de Sydney, desde donde cogeríamos el tren hasta la parada Kings Cross donde empezamos a buscar hostales. Empezamos a preguntar y la cosa no pintaba bien, en todos sitios nos decían que estaba lleno o les quedaba alguna habitación de 80 AUD hacia arriba. En Victoria street hay muchos hostales y ahí finalmente encontramos un hostal en el que tenían muchas plazas, lo cual entendimos en cuando lo vimos. Echaba peste por todos sitios a los que ibas y estaba todo en ruinas, aún así el precio era muy alto: 25 dolares por cama. Eso sí, teníamos la habitación compartida para nosotros solos con tele, nevera y cocina compartida. Algo bueno tenía que tener, además, estaba bastante cerca del centro y podíamos ir a pie. Decidimos quedarnos las 3 noches en posiblemente el lugar más asqueroso en el que hemos estado superando a sitios en la India, quién nos lo iba a decir que esto nos iba a ocurrir en Australia. Esa primera noche comprobamos que no estábamos solos en la habitación si no que teníamos a nuestras amigas las cucarachas, vi a una pasar por el suelo y también en la pared por el pasillo. No había que pensar en aquello, nos quedaban 2 noches más!

No teníamos ni idea de que el barrio Kings Cross era el barrio rojo de la ciudad cuando fuimos y la primera impresión fue un poco fuerte, muchos borrachos y drogadictos por la calle haciendo el cafre y gente rara por todos los sitios, toda la fiesta y el negocio del sexo se concentra por aquí. Todo lo que tenía construido en mi imaginación sobre Sydney se derrumbó en un instante, ¿estábamos de verdad en Sydney? Necesitaba ver otros lugares pronto. Esa primera noche compramos en el supermercado Coles comida para desayunar y cenar en los días que íbamos a estar y así poder ahorrar algo. Se encuentran cosas baratas en este supermercado siempre y cuando sea de la marca Coles, todo lo demás es muuuy caro.

Al día siguiente salimos a pie directo al centro a ver la otra cara de Sydney. Por el camino vimos que los edificios importantes son de estilo casi idéntico, da igual que fuera una iglesia o el ayuntamiento, se parece todo. Pasamos por Hyde Park y su bonita fuente, aquí nos encontramos con la fauna endémica del país, este pájaro tan feo se veía en cada parque de la ciudad.





Vimos por fuera el Australian Museum, con precios prohibitivos para nosotros, teníamos claro que poco podíamos hacer en Sydney salvo callejear, todo está por las nubes.
Pasamos por St Mary's Cathedral, catedral cerca de Hyde Park, probablemente la más bonita de Sydney. Seguimos nuestro camino pasando por edificios como el NSW Parliament y la libreria del estado. Por aquí ya la cosa cambió y la imagen que tenia de la ciudad se acercaba más a la realidad. Kings Cross nos descolocó pero poco a poco le acabaríamos cogiendo el gustillo. Seguimos andando hasta llegar a la imagen de la ciudad, quizás del país, el tan famoso edificio e imagen de todas las postales de Sydney, el Opera House. 



Por los alrededores hay mucho ambiente, normal, es el lugar donde más turistas se reúnen. Es como un paseo marítimo donde te encuentras a gente tocando el famoso instrumento australiano, el Didjeridoo, también desde donde se tienen las vistas al Opera House,a la ciudad y al Harbour Bridge. 



Te puedes mover por los alrededores del Opera House y sinceramente, tampoco me pareció para tanto... fue una sensación parecida de cuando vi al Manneken Pis de Bruselas, lo había visto tanto en imágenes que ya no me impresionaba aunque el hecho de estar allí sí que me parecía muy especial, estábamos en Sydney!!!

Desde allí seguimos caminando pasando por The Rocks un lugar en el que había un mercadillo (Paddy's Market) y por donde era agradable pasear por sus callecillas.Caminamos mucho por una calle donde no había nada por Millers Point. Quizás lo más curioso de este lugar fue esta rotonda, original cuanto menos dedicado a alguien que después de esto (ver foto) sobrevivió y sigue entre nosotros.


The Rocks
Llegamos a Chinatown, no podía faltar en nuestro viaje :). Buscamos y buscamos paro encontrar algo de comer por menos de 10 dolares por persona pero parecía misión imposible. Finalmente encontramos un bocadillo vietnamita grande, muy bueno y barato, 4 dólares fueron por bocadillo.


Este lugar también nos pareció muy animado, todo lleno de gente y de lugares para comer. Cerca hay centros comerciales y fue donde vimos el famoso monorail, solo lo habíamos visto antes en Kuala Lumpur. Es algo muy especial, tenemos suerte porque al parecer lo quieren quitar este año mismo. Una pena porque me parece de lo más especial que vimos en la ciudad.


Desde aquí nos metimos en pleno centro de Sydney donde los rascacielos aparecen y donde los centros comerciales abundan. Es una ciudad con cuestas pero fácil de andar. Pasamos de refilón ya que le dedicaríamos más tiempo al día siguiente, nos dirigimos de nuevo al Opera House para verla de noche. Todavía faltaban algunas horas, así que nos quedamos junto al Opera House sentados para pasar el tiempo. El único problema fue que hacía frío, el tiempo había cambiado radicalmente y de los 35 grados que hacía el día anterior pasamos a los apenas 20 grados, vaya cambio. Esperando allí sentados se nos acercó una familia india, unos padres con su hija que recién había cumplido 5 años. Iban con una tarta y se acercaron para darnos un trozo de ella, nos pareció raro pero parecía que a la niña le hacía ilusión que la felicitáramos por su cumpleaños. Nos vino perfecto porque el hambre de haber comido solo un bocadillo empezaba a apretar. Desde el Opera House se tienen vistas a los rascacielos del centro y observamos poco a poco cómo se iban iluminando hasta dejarnos esta foto.

Sacamos fotos también del Opera House y del Harbour Bridge y cogimos el tren para volver a nuestro hostel del horror donde nos hicimos pasta y vimos la tele que teníamos hasta quedarnos dormidos.




El día siguiente amaneció lluvioso y seguía fresco, yo me tuve que poner sudadera y zapatillas de deporte. Nos dirigimos directamente al Darling Harbour donde se se encuentra el Wild Life, el Madame Tussaud's, Museo Nacional Maritimo, Sea Life Aquarium. Todo fuera de nuestro presupuesto, así que paseamos por allí por el parque y por el puerto, bastante acogedor. Cruzamos un puente que nos llevaba a Pyrmont, donde no hay mucho que ver, solo nos llamó la atención un centro comercial donde todo era de lujo y donde podías encontrar todas las marcas caras típicas como Louis Vuitton, Prada, etc.


Para comer fuimos a un KFC en otro centro comercial de Daling Harbour, andando dentro de él escuchamos a alguien detrás nuestra decir 'Perrine'. No miramos, no podía ser, sería una palabra parecida... lo escuchamos de nuevo y al mirar atrás nos encontramos a un compañero de clase de la secundaria de Perrine que estudia en Sydney. Vaya casualidad!! Tan lejos y probablemente la única persona que conocemos en Sydney y nos encontramos con él. Como se dice, el mundo es un pañuelo.

Despues de hablar con él y comer en KFC fuimos al centro de la ciudad a pasear por sus calles modernas y tan llenas de gente. Aquí está la torre que se ve desde muchos sitios de la ciudad, la Sydney Tower. Otro edificio interesante es Queen Victoria.  Pasamos por una calle peatonal que es la calle de las tiendas donde se veían a gente cantar en la calle, alguno lo hacía realmente bien.




Pasamos de nuevo por el Hyde Park y volvimos a pie al hostal donde pasaríamos nuestra ultima noche. Fueron dos días y poco intensos donde pudimos conocer un poco del país y la ciudad Sería nuestro punto de partida en Australia; al día siguiente cogeríamos un vuelo a Mackay en Queensland.


Ver post anterior del viaje :Singapur, ese pequeño gran país




2 comentarios :

  1. Tengo tantas ganas de hacer este viaje... Revisaré este post cuando lo haga ;)
    Marta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros también teníamos unas ganas tremendas y aquí estamos jeje.
      Espero que algún día lo puedas hacer! Un saludo

      Eliminar