"he

12 de enero de 2013

Australia: Haciendo autostop, de Agnes Water a Noosa Heads


Empezamos a hacer autostop cerca del hostal de donde dormimos en Rockhampton pero después de media hora nos dimos cuenta de que no era el mejor sitio para hacerlo asi que decidimos andar con las mochilas a cuestas saliendo un poco de la ciudad. Paramos de nuevo en otra carretera donde había un cartel que indicaba Brisbane (hacia el sur donde teníamos que ir) así que pensamos que seria un buen lugar, después de 15 minutos nos recogió una mujer con sus dos hijas ya mayorcitas, nos dijeron que ya nos habían visto en el otro lugar donde hacíamos autostop y nos querían dejar en otro lugar mejor, nos preguntaron donde nos podía dejar pero nosotros no teníamos ni idea asi que a la conductora se le ocurrió dejarnos en un centro comercial donde había muchos coches a los que parar pero al parecer nos dejo lejos del camino correcto. No nos fue de gran ayuda este coche pero aun así se lo agradecimos.

En la salida del centro comercial nos pusimos con el cartel en el que escribimos "South", después de un rato nos recogió Tom, un inglés de nuestra edad , con un pick up. Había salido de trabajar y había parado en el centro comercial para comprar algo. Se dirigía a Gladstone, ciudad industrial que queda a mas o menos media hora de Agnes Water a donde nos dirigíamos. Tom es uno de esos que estaba harto de vivir en la fría Inglaterra y decidió buscarse la vida en un país con mas sol y simpatía, su trabajo es diesel fitter y al parecer aquí hace mucha falta así que no tuvo problema alguno en conseguir una work visa. Condujo mas lejos de lo que tenia que hacer para dejarnos en una gasolinera donde podíamos comer algo, un gran tipo. Comimos allí, comida rápida que es lo único que se encuentra por aquí, un fish and chips de esos, también de las pocas cosas "pagables" para nuestro presupuesto. 
 

Al salir de la gasolinera y cerca de ella decidimos parar en un buen sitio para hacer autostop, ya faltaba poco para llegar así que pensamos que no sería problema para llegar hasta allí, y así fue, apenas 5 minutos y ya habíamos conseguido el tercer coche del día. Esta vez era una pareja australiana que se dirigían a su granja en...Agnes Water! Se llaman Michael y Lesley, tienen 7 hijas y todavía buscaban al hijo así que para 2013 iban a por (esperemos) el niño, tiene que ser un poco decepcionante querer un hijo y que llevando 7 todas salgan niñas, caprichos de la naturaleza. No solo nos llevaban a Agnes Water si no que nos hicieron un tour guiado por el lugar y por Town of 1770 (por donde el legendario capitan Cook hizo su primer desembarco en Queensland) muy cerca de Agnes Water, también paramos en un mirador de donde se tenían unas vistas magnificas. Antes de eso nos llevaron a su granja para que la viéramos y allí estaban todas sus hijas de todas las edades, para volverse loco. Tienen una granja muy apañada y tienen un gran territorio con mangos, manzanas, peras y de todo, también vacas y cerdos. Una de las cosas que aprendimos hablando con ellos fue que sus hijos aprenden en el colegio el idioma indonesio, al parecer en los colegios australianos aprenden o bien japones o bien indonesio...raro raro.

 Nos llevaron al mismo hostal y nos sugirieron llevarnos cuando lo necesitáramos a Bundaberg a una hora de Agnes Water ya que ellos iban alli a hacer unas compras, una ciudad que estaba en camino de nuestro próximo destino, Noosa Heads en la Sunshine Coast. Nos dieron su teléfono y facebook, mostraron curiosidad en nuestro viaje y querían seguir el blog aunque solo fuera para ver las fotos. Increíble el buen trato que recibimos de estas dos personas, algo que no se puede pagar, les estaremos eternamente agradecidos.


Pues por fin estábamos en Agnes Water, ya era tardecillo así que nos acomodamos en el hostal y solo dimos un paseo por la playa, una playa larguísima. En la arena hay arboles secos tumbados que dan un toque diferente. 


El día siguiente ya teníamos claro que íbamos a hacer y era la principal razón por la que vinimos a esta lugar., tomar clases de surf. Solo nos costaba 18 € para las clases y un total de 3 horas y pico! Probablemente el lugar mas barato para hacer surf y eso que es una playa conocida para eso al parecer gente con nombre en el mundo del surf suele venir a esta playa. Las clases trataban de una parte teórica y otra práctica. Nos dieron consejos y nos explicaron como le debíamos de hacer, de los riesgos y las maneras, cuando te lo explican todos tienes la sensación que cuando vas a ir a surfear vas a hacerlo fácilmente pero para nada es así, una vez en el agua te das cuenta que no era tan fácil ponerse en pie sobre la tabla, había que elegir bien el momento clave para hacerlo y nadar fuerte sobra la tabla cuando venia la ola, el mar estaba perfecto para inexpertos como nosotros.
Al final conseguí pillar alguna ola que otra, Perrine también, alguno de los que aprendian con nosotros estaban algo mas fustrados y no habian conseguido hacer mucho. Nos lo pasamos en grande, lo unico malo fue que ahora teniamos ganas de seguir practicando surf, incluso nos planteamos comprarnos una tabla en Nueva Zelanda, eso ya lo veremos, este deporte engancha.Al final del curso nos dieron un diploma de ello...una de esas turistadas.



Decidimos quedarnos a dormir otra noche en este hostal, buen hostal donde teníamos un dormitorio con 8 personas y donde casi todos eran holandeses, de vez en cuando no me viene mal para refrescar mi neerlandés el cual necesitaré cuando vuelva a Bélgica pero no demasiado que quiero mejorar mi inglés :) Desde aquí se va a una de los mejores lugares para bucear, la isla Lady Musgrave o Heron Island pero después de hacer las Whitsundays el presupuesto no nos llegaba. 

Después del surf y relajarnos un poco en el hostal nos fuimos a la playa a eso de las 4 cuando ya no hacia tanta calor, aquí se hace de noche a las 7. Veíamos el final de la playa que no parecía muy lejos y decidimos andar todo hasta el final, andamos y andamos y parecía que nunca llegábamos, estaba mas lejos de lo que creíamos, eran unos 10 km para llegar al final que era ya donde se podía llegar a Town of 1770. Oscurecía y no llegábamos al final, encima teníamos que volver todo lo que andamos así que un poco antes de llegar al final decidimos volver, estábamos absolutamente solos, no había nadie por lo menos a 5km a la redonda.


Nos oscureció y pudimos disfrutar de un cielo estrellado y una luna llena. Menos mal que tengo linterna en el móvil porque no se veia absolutamente nada. El camino que hay entre la playa y el hostal es un poco como en la selva y estaba todo totalmente oscuro, estábamos un poco cagados pero lo único que vimos fueron cientos de sapos por el suelo, era difícil no pisar alguno, todos salen por la noche. Ya en el hostal vi a una mantis blanca, sin duda un insecto muy especial.




Al día siguiente teníamos que salir, el check out por los hostales en Australia suele ser a las 10 de la mañana o al menos es lo que estábamos teniendo nosotros. Llamamos a Michael y Lesley como nos dijeron que hiciéramos y nos recogieron para llevarnos a Bundaberg también conocido por "Bundy" que queda en camino de Noosa Heads, menos mal que nos ayudaron porque creo que por Agnes Water no es tan fácil hacer autostop. El trayecto fue de una hora mas o menos.y una vez en Bundaberg, nos quisieron dar una vuelta con el coche para enseñarnos la ciudad, otra visita guiada en la que vimos el centro de la ciudad el cual tiene edificios bonitos. Nos llevaron a la destilería de ron de la marca Bundaberg, ron muy famoso en Australia y si no me equivoco también lo hay por Europa, aparte de ron tienen otras bebidas como ginger beer. La fábrica tiene como un museo, también hay para hacer un tour por la destilería y al final te dan una muestra del ron. No lo hicimos para no abusar de la confianza :) pero es uno de los atractivos de esta ciudad. Antes de bajarnos del coche nos invitaron a un vodka... así que con el punto nos dejo en un buen sitio para hacer autostop, nos hicimos una foto con ellos y nos despedimos, tuvimos la suerte de cruzarnos con ellos, enriqueció mucho nuestra visita a Australia.



Haciendo autostop para ir a Noosa Heads tuvimos que esperar mas de lo esperado, creo que fue la vez que mas tuvimos que esperar, unos 45 minutos hasta que nos recogió un francés, Sébastien. Iba dirección a Brisbane y buscaba algo de compañía. Nos podía dejar cerca para llegar a Noosa Heads, a una media hora mas o menos. Era un trayecto largo de unas 3 horas en el que estuvimos hablando todo el rato, el tiene la working holiday visa y habia trabajado por varios lugares en Australia, ahora iba a reunirse con otros franceses en Brisbane. Nos dejó en el desvío que nos llevaría a Noosa Head cerca de una gasolinera donde sin apenas esperar 3 minutos ya teníamos a dos australianas muy simpáticas recogiéndonos para llevarnos a Noosa Heads aunque su destino era otro lugar cerca tuvieron la amabilidad de acercarnos a Noosa Heads, este trayecto duro solo unos 20 minutos, aquí no teníamos reserva de hostal pero nos dejaron en uno aunque este estaba lleno asi que tuvimos que andar algo con las mochilas para buscarnos otro, un hostal que era de la misma cadena de hostales que la de Rockhamton, los YHA hostels. Para ir de Agnes Water a Noosa Heads necesitamos 3 coches en total, otro día intenso en el que conocimos a diferentes personas con diferentes historias.

Ya solo faltaba el trayecto Noosa-Brisbane que seria para el día siguiente, antes aprovechamos para ver un poco de Noosa, conocida por su genial parque natural donde puedes ver koalas salvajes o disfrutar de sus playas donde se hace mucho surf. Nosotros llegamos ya tarde así que solo fuimos a pasear y cenar por su calle principal. Por aquí ya notábamos mucho la diferencia de mas al norte de Queensland, las carreteras eran mucho mas nuevas y amplias y todo parecía mucho mas civilizado y no tan salvaje.



Al día siguiente teníamos toda la mañana para pasear por el parque natural ya que el trayecto hasta Brisbane suponía de ser solo un par de horas. Fuimos directamente al parque natural que se encontraba muy cerca del hostal, por el camino vimos a muchísimos surferos por todos sitios, y el mar lleno de ellos, muchos lo hacían muy bien, vaya envidia. Al entrar al parque empezamos a buscar koalas porque se dice que suelen estar por esa zona, preguntamos en información que había por ahí pero al parecer no se veían desde hace una semana, una pena, nos quedamos sin ver a koalas en libertad. Puedes hacer varias rutas por el parque natural, nosotros elegimos la que va pegada al acantilado y playas que duraba unas 3 horas mas o menos. 



Las vistas por esta ruta son espectaculares, aparte de ver playas preciosas con gente surfeando sus olas, vimos acantilados de todos los colores. La zona es realmente bonita y creo que es algo que no te puedes perder en Queensland, mereció mucho la pena venir por aquí... aunque no viéramos koalas aunque si vimos un lagarto muy raro y muy grande. Después de comer algo era el momento de salir hacia nuestro destino final, Brisbane, nuestro ultimo destino antes de volar a Nueva Zelanda.





Post anterior del viaje:Australia: Haciendo autostop, de Sarina a Rockhampton
Siguiente post del viaje: Australia: Brisbane, entre canguros y koalas




No hay comentarios :

Publicar un comentario