"he

30 de enero de 2013

Australia: Brisbane, entre canguros y koalas


El último día haciendo autostop fue para llegar a nuestro último destino, Brisbane, capital del estado de Queensland. Desde Noosa Heads y después de haber disfrutado de su parque natural cogimos las mochilas del hostal y nos fuimos a pie a buscar un buen lugar para que los coches nos recogieran. No fue fácil y tuvimos que andar como 25 minutos para encontrar un buen sitio, con el calor que hacia bajo el sol no era plan de andar demasiado. Intentamos en varios lugares y no tuvimos suerte asi que andamos mas hasta que vimos una carretera mas o menos en condiciones, en este sitio por fin paró un australiano anciano que venia de jugar al tenis, nos quería llevar a un lugar mejor para hacer autostop ya que en realidad se dirigía a otra parte. Estuvimos poco en su coche pero nos dio tiempo para hablar algo, nos contó que una vez fue a Málaga para jugar un torneo de tenis, al parecer fue profesional hace muchos años, decía que le encantaba Málaga... si es que nadie se resiste a esa ciudad :).

Nos dejó cerca donde había un cartel indicando Brisbane, ahí conseguimos nuestro segundo coche en poco tiempo, una australiana con su hijo de unos 6 años, su padre era mexicano y su madre fue una backpacker a la antigua usanza así que no dudó en recogernos y echarnos una mano, una delicia de mujer que nos dejó media hora mas adelante, en Caloundra, en un lugar perfecto para seguir lanzando el dedo al aire. Sin esperar apenas nada paró el tercer coche, esta vez eran 3 personas, compañeros de trabajo, sus trabajos consistían en buscar alojamiento a los sin techos, un trabajo muy especial y seguramente gratificante, se interesaron mucho en nuestro viaje y pasamos un rato muy agradable. No se dirigían a Brisbane pero nos dejaron cerca, en la autovía en una gasolinera donde pudimos comer McDonals. Desde allí también fue muy fácil encontrar a alguien, esta vez dos chicos australianos, jovenes de unos 18 años, muy legales, uno era algo así como del estilo "emo", aunque bastante sociable el otro era mas hablador. Estaban de vacaciones y no tenían nada que hacer, iban con el coche por ahí a pasar el tiempo así que no les importó llevarnos a la puerta del hostal que teníamos reservado en Brisbane. Reconoció que era conductor novato y que no le gustaba conducir en una ciudad grande como Brisbane, pero con el gps nos llevó sin problemas.

Se acabó, 4 coches mas tarde llegamos a Brisbane, precisamente el trayecto mas corto de todos con diferencia fue el que mas coches necesitamos para llegar, por suerte el tiempo de espera excepto el primero fue muy poco. Ya podiamos respirar tranquilos, lo habíamos conseguido, habíamos logrado llegar desde Sarina hasta Brisbane haciendo autostop, estoy seguro de que no es la ultima vez que lo hacemos, es una forma divertida de viajar y se conoce a gente maravillosa. Nosotros no vimos a nadie por el camino haciendo autostop y mas de uno se alegró de que todavía haya gente haciendolo. Parece como si se estuviera extinguiendo en Australia.


Ya en Brisbane no nos quedaba tiempo para mucho esa tarde-noche, fuimos al supermercado Coles donde los productos de marca Coles son probablemente los mas baratos de Ausrtralia y nos metimos en el hostal, otro buen hostal, este nos costaba 26 dolares por persona en un cuarto de 4 camas, el hostal estaba llenisimo de alemanes, como casi por todos sitios en Australia.


El día siguiente desayunamos en el hostal y nos fuimos directos a Lone Pine, el santuario de los koalas cuya entrada cuesta 33 dolares. Es un gasto que teníamos planeado, Perrine no podía irse de Australia sin ver a un koala asi que hacia allí nos dirigimos, se puede ir en tren o en autobús, nosotros escogimos el autobús y sale unos 6 dolares la ida por persona, el viaje son unos 40 minutos. Lone Pine es el santuario de los koalas pero también es un zoo donde tienen toda la fauna que hay por el país, animales curiosos como el Ornitorinco que se puede encontrar en libertad en el parque natural Eungella, parque que queda a unas 2 horas de Mackay pero al que no pudimos ir. Hay una zona de canguros que andan a sus anchas y a los cuales les puedes tocar y dar de comer, nos sacamos mil fotos con ellos, estos del santuario son muy dóciles y se dejan tocar, están muy acostumbrados a ver a gente. Aparte esta el famoso diablo de Tasmania aunque este estaba durmiendo, también todo tipo de pájaros del país, a muchos ya los vimos en libertad.






Para ver koalas hay por todos lugares en el santuario, los tienen sin rejas y se pueden ver muy bien. La mayor parte de su tiempo lo dedican a dormir (dicen que hasta 20 horas) y cuando estan despiertos lo dedican a comer hojas, esa es su vida. No contentos con verlo nos hicimos una foto con un koala en brazos, Perrine lo cogia pero yo tambien podia estar en la foto, el precio fue de 16 dolares aunque si das tu camara tambien te pueden hacer fotos con ella o incluso hacerlas tu. Al ver la foto un rato despues vimos que yo salia con los ojos casi cerrados y no era plan de tener una foto asi saliendo tan mal, preguntamos y nos dejaron hacer otra foto mas. Esta vez lo pude coger yo para la foto aprovechando que lo podíamos hacer una segunda vez sin costes extras. Al cogerlo yo parece que el koala no queria abrazarme, hacia daño con sus garras asi que nos trajeron a otro, pasó lo mismo, no se que ocurria pero los koalas no querían estar en mis brazos. La monitora tranquilizó al segundo y por fin pude cogerlo para la foto, es como coger un peluche suave pero pesado, toda una experiencia poder haber echo eso. Es un poco circo para turistas y los animales son un poco usados para ganar dinero pero la ocasión de tener un animal así en brazos es única y es algo para recordar toda tu vida, mereció mucho la pena.



Terminamos a eso de medio dia asi que nos quedaba tiempo para ver mas de Brisbane ciudad, con la ayuda de la lonely planet hicimos un itinerario que recomiendan en el que vimos los edificios mas representativos y bonitos de la ciudad. El centro es muy acogedor con tiendas por todos sitios como en la Queen street y su gigante centro comercial. Parecerá raro pero me estaba gustando mas que Sydney, Brisbane parece que tiene mas que ver, mas edificios bonitos y zonas interesantes. Para gusto los colores.




Empezamos por King George Square donde había un escenario y mucho ambiente navideño, en esta plaza también se encuentra el City Hall. Era un par de días antes del día de nochebuena y toda la ciudad estaba vestida de Papa Noel. En esta plaza se puede ver una iglesia rodeada de rascacielos, una imagen curiosa que dice mucho de lo que esta creciendo esta ciudad. Pasando por la animada Albert street vimos el bonito edificio de Comissariat Store Building construido en el 1829 y que actualmente lo utiliza el gobierno, edificio que forma parte de la historia de Brisbane. Desde allí cruzamos el Victoria Bridge para llegar al Queensland Museum y el Queensland Art Gallery a los cuales pasamos de largo por falta de tiempo, la entrada a la mayoría de museos de Brisbane es gratuita. 



Desde alli se empieza un bonito paseo pegado al rio que merece mucho la pena y por donde te encuentras el Queensland Art Gallery , una noria al estilo London Eye también el South Bank Parkslands muy bonito y también tienes para poder bañarte en una piscina gratis en su lagoon, no lo hicimos porque no llevábamos bañador pero tenia buena pinta. Hay mucho ambiente con el mercadillo y con los bares que hay por allí. Mucha gente con gorro de navidad y probablemente cenas de empresa de navidad que llenaban todos sus bares y restaurantes. Volvimos a la parte mas centrica por el Goodwill Bridge de donde se tienen buenas vistas del skyline de Brisbane. Pasamos por su muy bonito Botanic Gardens donde están los pájaros feos y raros que vimos en Sydney y muchisima variedad de arboles gigantes y flores.



Por el camino también pasamos por el Old Goverment House y el Parliament House. Por el otro lado del centro pegado al río hay un paseo muy bonito por donde se ven a barcos-restaurantes y mucho lujo. Llegamos hasta la Customs House edificio del siglo 19 en el que se pueden ver actuaciones de arte. Volvimos al centro de Brisbane donde vimos otras varias plazas con edificios y estatuas.


El día siguiente era uno de los días mas emocionantes del viaje, cogíamos nuestro vuelo a Nueva Zelanda. Muchas ganas e ilusión era lo que sentiamos en ese momento aunque antes aprovechamos para visitar un poco mas de Brisbane y como no podia ser de otra forma fuimos a visitar su barrio chino que aunque no es tan especial si que tiene muchos sitios para comer bien y barato.Los olores y caras de las personas cambian en esta zona de Brisbane donde todo es mas intercultural y donde lo tienes crudo para elegir lo que vas a comer, al final comimos comida filipina que todavía no conocíamos bien, es raro porque entendía muchas palabras de sus platos como por ejemplo 'adobo' quien sabe si acabaremos en este país después de Nueva Zelanda, eso esta por ver, pero lo que si sabemos es que le tenemos muchas ganas. Por este barrio de Brisbane parece que también es donde hay parte de marcha con bares para irte de cervezeo y alguna discoteca aunque a estas horas estaban todas cerradas, lógicamente. 
 

En definitiva, Brisbane nos gustó mucho aunque lo que mas nos gustó de todo fue el estar rodeados de koalas y canguros una experiencia que no se puede vivir en muchos lugares. Fue poco tiempo pero pudimos mucho de la capital de Queensland una región de la que no nos olvidaremos fácilmente, aquí vivimos muchísimas experiencias que perduraran en nuestra memoria, digno de contar a los nietos. La experiencia del autostop es algo que lo enriqueció mucho por que así pudimos conocer a mucha local que no hubiéramos conocido de otra forma. Cogíamos el avión hacia Christchurch la segunda ciudad mas grande del país en la isla sur y decíamos adiós a Australia, seguramente un hasta pronto ya que pasaremos de nuevo por el país para cuando volvamos de Nueva Zelanda.




8 comentarios :

  1. Veo tus fotos y casi me entra la llorera... ya hace año y medio que fui!! Que recuerdos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Australia es precioso, cuando mire las fotos en un año probablemente me pase lo mismo jeje El tiempo vuela!

      Saludos!!

      Eliminar
  2. Muy guay...envidia y placer!!

    ResponderEliminar
  3. muy buena tu descripción dan ganas de tomar el siguiente avión o mejor dicho aviones para Brisbane.

    ResponderEliminar
  4. Mi esposo y yo queremos ir en Mayo del 2014

    ResponderEliminar
  5. El quiere bucear y yo ver koalas y canguros , así que nos sirvió excelente tu blog gracias !

    ResponderEliminar