4 de febrero de 2013

Nueva Zelanda: Christchurch, primer contacto con la tierra media.




Estábamos que no nos lo creíamos, en un momento crucial del viaje, íbamos al país soñado y al que sinceramente, nunca pensé que iba a pisar. Tres horas y media en avión nos separaban Brisbane de de la remota Nueva Zelanda, aterrizábamos en Christchurch (también escrito "Chch"), 3 horas y media de cumplir un sueño.
Christchurch es la segunda ciudad mas grande de Nueva Zelanda y la mas importante de la isla sur, desgraciadamente conocida por los terremotos que sufrió hace ya un par de años.

El avión que cogimos en Brisbane era de la compañía New Zealand Air Lines, compañía que nos encantó, no solo porque el avión al que nos subimos parecía recién sacado de una fabrica, sino que también teníamos televisión con pantalla táctil donde podíamos ver películas o series y jugar a vídeo-juegos y eso solo en un vuelo de 3 horas y media, algo que no nos habíamos esperado para nada, el trato también fue de 10, mejor forma de entrar al país no pudimos tener. Era un vuelo nocturno y nos quedamos sin ver Nueva Zelanda desde el avión, una pena. El vídeo de explicación para en caso de emergencia era un vídeo basado en la película de "el señor de los anillos", muy bien hecho y que te mete de lleno en ambiente. Aquí lo dejo para que lo veáis, no tiene desperdicio.




Ya en el aeropuerto de Christchurch teníamos que pasar el control de inmigración, nosotros íbamos con la Working Holiday Visa que aplicamos en abril cuando se abrió el plazo para los españoles los cuales solo disponemos de 200 plazas...

Para entrar al país nos pedían tener un seguro de salud, fondos suficientes para estar en el país y un billete de vuelta o dinero en la cuenta que demuestre que puedes comprarlo. Teníamos todo preparado para enseñar al que controlaba pero finalmente no nos pidió ninguna de esas cosas, solo los papeles de la working holiday visa, fue mucho mas fácil de lo que nos imaginamos. También puede ser que te toque otra persona y te pida todo asi que es mejor tenerlo todo preparado por si las moscas.Lo habíamos conseguido, todas las preocupaciones quedaron atrás, estábamos en suelo neo-zelandés!!!

Esa noche decidimos dormir en el aeropuerto ya que entre una cosa y otra estábamos ya con las mochilas a las 2 de la madrugada y no teníamos ganas de ir a esas horas a buscar alojamiento, teníamos una reserva en un guest house para los días siguientes. Esa noche fuimos a comer al McDonalds que había como a unos 20 minutos andando desde el aeropuerto, nos lo dijo una guardia que se encontraba por ahí y nos dejó llevar los carritos con las mochilas, eso sí, la comida solo lo podíamos pedir por el McAuto. Al llegar, no sin antes ser totalmente bañado por unos aspersores con mala leche a las 2 de la mañana y con frío, fuimos por el McAuto con nuestro carrito del aeropuerto en plan como si fuéramos un coche, podéis imaginaros la situación y la cara de la del McDonalds cuando nos vieron ahí, nos echamos unas buenas risas.
Esa noche pudimos dormir poco, sobre todo cuando cuando de verdad habíamos cogido el sueño, nuestra amiga la guardia del aeropuerto nos despertó para que nos fuéramos a otro sitio ya que iba a pasar la maquina limpia alfombras. Nos fuimos a una planta de arriba donde pudimos dormir un poco mas en unos sillones bastante cómodos.

Ya era hora de salir hacia Christchurch y buscar el guest house con la ayuda de un mapa, la mejor forma de llegar al centro desde el aeropuerto es cogiendo un autobús. Nos dejo en el centro donde de repente parecíamos que estábamos en una ciudad que había pasado por una guerra, todo desolado, edificios rotos por todos sitios, vallados cortando calles que nos impedía ir por donde queríamos ir, una estampa tétrica y que daba mucha pena. Todo esto es debido no a un terremoto sino varios, pesadilla que empezó no hace tanto, allá por el año 2010 cuando sucedió el primer terremoto a 40 km al oeste de la ciudad, de magnitud 7.1 y que fueron unos interminables 40 segundos, dentro de lo malo y por suerte ocurrió en plena noche y no hubo muertes pero si provoco muchos daños en los edificios mas antiguos del centro de la ciudad ahora conocido como la zona roja. El 22 de febrero de 2011 hubo otro terremoto, este a las 12:51 del medio día de magnitud 6.3 pero el epicentro mucho mas cercano del centro de la ciudad, solo 10 km al sudeste. Terremoto en pleno día en un día laboral, terremoto que cambiaría para siempre el aspecto y la historia de la ciudad. Murieron 185 personas y mucho de los edificios del centro se derrumbaron, uno de ellos fue el Canterburty TV building causando muchas muertes. La catedral, símbolo de la ciudad quedó totalmente en ruinas, barrios de los alrededores también fueron afectados.

 

Mas adelante ha habido miles de "aftershocks" el mas grave en junio del 2011. La mayor parte de los edificios del centro están siendo derrumbados, andando por la calle para bucar el hostal nos paramos a hablar con un hombre mayor que nos contó un poco de su experiencia, ellos se fueron a vivir a otro lugar ya que su casa estaba inhabitable, también miro a su alrededor y nos dijó "Ese, aquel y aquel edificio, los van a demoler" Se notaba la rabia e impotencia en sus palabras y eso nos sobrecogió el corazón, sobre todo cuando nos dijo " It was a beautiful city but not anymore" sentía mucha pena por la gente que ha tenido que pasar por ello. El coste de la remodelación calculan que será de 30 Billones de dolares, el tercer mayor coste de una catástrofe natural de todos los tiempos.

 

Después del golpe que nos llevamos al descubrir la realidad de Christchurch encontramos el hostal, llamado Kiwi House (Nombre bastante original :)), era caro pero aun así era lo mas barato que encontramos. 27 NZD por cama en una habitación compartida de 8 personas, solo seria para los primeros días. Allí nos encontramos con gente que estaban allí ya mucho tiempo viviendo y trabajando en Christchurch, aquí pasaríamos las navidades, era 23 de diciembre cuando llegamos en NZ. La gente de grupo que vivía allí eran un holandés, una francesa, un uruguayo, varios irlandeses y muchos, muchos japoneses eso aparte de la gente que va y que viene de los que conocimos a una pareja israelita con la que vimos varias películas en la sala común y a un español; el primero que veríamos por NZ, un chico canario que se pasaba el día tocando su guitarra. Para el día de navidad había organizado una barbacoa donde quien quisiera acudir tenia que llevar algo de comida, también hubo un torneo de Ping Pong. Kiwi House esta dirigido por una japonesa y la mayoría de gente que se ve por allí es japonesa, sin duda, es una raza muy distinguible a las demás, después de haber estado en Japón se nota muy bien por su comportamiento tan servicial. Pasamos un buen día de navidad, el torneo de Ping Pong lo ganó como no podía ser de otra forma, un español que por desgracia no fui yo si no que fue el chico canario.Yo caí eliminado en cuartos por una japonesa experimentada :)


Los primeros días en Chch teníamos la intención de arreglar todo para poder empezar a trabajar y para poder salir de esta ciudad pronto donde todo es mas facil de arreglar ya que tiene de todo pero por las fechas en la que nos encontrábamos era difícil ya que todo estaba cerrado.

Aprovechamos para conocer un poco la ciudad. Otra cosa que nos impactó fue la zona de "Re:Start" zona central habilitada para alguno de los negocios que perdieron su edificio por el terremoto, la zona esta construida todo con containers de barcos (bien decorados) donde se encuentran las tiendas, bares o bancos. Todo muy bien organizado donde se ve bastante ambiente y donde te puedes comer un Souvlaki buenísimo. También hay Wifi gratuito asi que se ven siempre a gente con el portátil en la calle. También hay una biblioteca central cerca de esta zona donde tienen muchos ordenadores para tener internet gratis ademas de wifi, internet aquí no es un problema.



Otras de las zonas que merece la pena de ver es pasear por el rio Avon, una zona verde bonita por la que se puede pasear agradablemente. Su jardín botánico también es precioso, cerca del jardín botánico esta el centro de información de Chch que normalmente tenia un edificio en otro lugar pero este fue dañado por el terremoto. Por la zona también esta el gratuito Canterbury Museum que repasa un poco la historia maorí, muy interesante.


Después de los días festivos (aquí tienen el día de navidad y el boxing day) empezamos a arreglar cosas como la cuenta del banco en kiwibank la cual se consigue fácilmente, por lo menos en este banco. El numero IRD para los impuestos que se pide rellenando un formulario que te dan en un post office y el cual se envía en el mismo post office mostrando los papeles en regla como la misma cuenta del banco, el pasaporte y la working holiday visa. También nos pillamos una tarjeta para el movil (elegimos Telecom) y empezamos a ver furgonetas para comprarla. La intención que teníamos era la de comprar una furgoneta equipada donde se puede dormir, cocinar y vivir y al final cuando nos vayamos en unos 5 o 6 meses intentar venderla por el mismo precio.

Buscamos una casa compartida para una semana ya que el hostal nos estaba saliendo muy caro y estábamos en un cuarto con 8 personas mas. Encontramos por internet una casa compartida en un barrio en el sur de Chch que parecía interesante. En ella vivían gente maravillosa, 2 chicos y una chica francesa y una chica canadiense que fue con la que contactamos aunque las 2 chicas se fueron a los dos días de llegar nosotros, se fueron a hacer picking a otra ciudad. Finalmente nos quedamos con Juliane, Adrian y otro chico que vino nuevo de Auckland aunque de origen filipino, Michel. Hicimos muy buenas migas con ellos que trabajaban ya un tiempo en Chch. Juliane es de madre malagueña (el mundo es un pañuelo!) y puede hablar muy bien español. Aquí pasamos la noche vieja con la casa para nosotros solos ya que los franceses se fueron a celebrarlo a Nelson y Michel trabajaba en un pub en una fiesta de noche vieja. Para esa noche nos preparamos una cena en condiciones con una botella de cava y gambas incluidas, también para no perder la costumbre de todos los años nos comimos las uvas. Sensación rara ya que es la primera vez que lo hago fuera de mi familia, lo tuvimos que hacer con el reloj del ordenador ya que por la tele no había nada relacionado con las campanadas, por la tele parecía solo un día mas.

Cuando volvieron los franceses de sus vacaciones en las que fueron a pescar habían pescado un pulpo, con el hicimos un plato malagueño que nunca jamas me había imaginado que comería en Nueva Zelanda, pipirrana de pulpo, que cosa mas buena y como echaba en falta algo así Gracias Julian y Adrian! 

Entre tanto ya habíamos encontrado la que seria nuestra compañera durante todo nuestro viaje, nuestra furgoneta. La encontramos en el Backpacker car market. La furgoneta esta equipada con todo lo necesario, tiene colchón, edredón, lugar para meter cosas, todo lo necesario para cocinar, sillas, mesa, cuerda para colgar cosas, transformador para cargar y hasta el libro de "El Hobbit

Estábamos preparados para salir y conocer un poco de los alrededores asi que nos dirigimos al cashemere hills del cual nos contaron que se tenían unas vistas maravillosas. Son las montañas que se ven desde el centro.
Hicimos un pequeño walking track de un par de horas, las primeras vistas de la naturaleza de Nueva Zelanda no nos decepcionó para nada, una estampa increíble que parecía de mentira, el color del agua es de un color turquesa que le da un toque mas especial aun si cabe, y todo esto lo teníamos a solo 15 minutos en coche desde nuestra casa compartida. El principio de la ruta fue un poco empinada pero el resto fue fácil. Nos llevamos comida y probablemente ha sido la comida con las vistas mas bonitas de nuestras vidas.

Mas tarde nos acercamos un pueblo ( por llamarlo de alguna manera) llamado Lyttelton, es un pueblo con muchas cuestas y con vistas a las montañas y el lago, su puerto parece importante, se veía mucho movimiento de contenedores. Este lugar también fue dañado gravemente por el terremoto aunque no se ve tan evidente actualmente. Aqui tienes biblioteca con internet y wifi gratuito y varios buenos bares y restaurantes en su London St.  

Volvimos a Chch por otra carretera por la que nos acercamos a otro de los puntos mas famosos de Chch, New Brighton y su famoso espigón donde mucha gente va a la pesca de cangrejos, vimos a muchísima gente con cubos llenos de ello. La playa es inmensa pero el agua estaba muy fría aun asi se veía a bastante gente metida en el agua. Siguiendo la costa nos encontramos con un walking track por una pequeña reserva natural llamada South Spit, un camino plano y fácil, la forma de esta parte de tierra es extraña ya que es como un trozo de mar que se mete entre dos tierras, mucha arena y hierba baja era lo que predominaba, no era un wow pero era agradable pasear por ahí. 

 
En otro día fuimos al Diamond Harbour el que esta ahora mismo inhabilitado creo que por el terremoto, es como un walking track por alrededor del lago desde donde se tienen bonitas vistas de todas las montañas pero desde abajo. Al día siguiente ya nos tocaba despedirnos de Chch y meternos en plena aventura neo-zelandesa





Siguiente post del viaje: Nueva Zelanda: Desde Akaroa a Timaru