2 de mayo de 2013

Nueva Zelanda: Jackson Bay, al borde de lo salvaje




El mal tiempo apareció de verdad aparecía después de bastante tiempo. Esta siendo uno de los veranos más secos en años en Nueva Zelanda pero los días lluviosos no nos lo quita nadie, por una parte esta bien para el país porque hace falta, sobre todo para los granjeros que no paran de quejarse porque no llueve, por otra parte nos jode nosotros para seguir viendo cosas bien. Ese día lluvioso fue saliendo de Wanaka para meternos en la salvaje West Coast. La carretera que une Wanaka con Haast ya en la costa oeste merece mucho la pena por lo bonito que parecía ser pero llovía tanto que poco podíamos ver. Lo que hicimos fue parar en un camping  DOC por lo peligroso que se estaba haciendo, la carretera tiene muchísimas curvas y las cuestas son muy pronunciadas. Nos quedarnos en la furgoneta haciendo cosas como por ejemplo ...escribir para el blog :)




Al día siguiente ya estaba el sol dándonos los buenos días y salimos para seguir la larga carretera hasta Haast, la que supuestamente parecía una ciudad mediana para poder comprar cosas y de lo poco que se veía en el mapa por esa parte del país pero nada de nada, la ciudad es enana y no hay casi nada, hay un  supermercado foursquare de los caros y poco más. Lo que si tienen es un buen centro de información del Department of Conservation que es como un museo en sí con mucha información de la zona. Desde aquí fuimos a hacernos de la que dicen bonita carretera que hay a Jackson Bay. Una carretera que no suele hacer mucha gente por falta de tiempo supongo y porque se desvía del típico recorrido. Se hace en 1 hora, se dirige hacia el sur y termina en Jackson Bay, a lo largo de la carretera hay varios treks para hacer, decidimos echar el día en ello, la mayoría son cortos.


La carretera es muy escénica y con el buen tiempo que teníamos lo disfrutamos muchísimo. La primera parada la hicimos al poco de empezar pasando Okuru, una caminata de 20 minutos llamada Hapuka Estuary, especialmente para ver pájaros y la vegetación local. Corto y agradable para empezar el día. Seguimos conduciendo hacia el sur por una carretera en la que difícilmente te encuentras a alguien ya que más al sur no queda más que campo, más a atardecer puede que te encuentres algún pingüino azul suelto (o muchos) por la carretera, este cartel te avisa de ello.


Pasando la localidad de Hannahs Clearing y parando varias veces para hacer fotos llegamos a Jackson Bay donde no hay prácticamente nada, solo unas casas y alguna tienda suelta, en un "restaurante" puedes comer las típicas fish and chips que te encuentras por todos sitios pero no hay casi indicios de vida humana. Por allí hay como un muelle donde había alguna gente pescando, al fondo se pueden ver las montañas y el mar de un color turquesa precioso.



Al final del todo de la carretera del la West Coast muy cerca del escénico Jackson Bay hay alguna caminata para hacer, nosotros escogimos una no muy larga y de las más típicas, llamado Wharekai Te Kou de unos 40 minutos ida y vuelta. Es una caminata muy fácil que te lleva al otro lado de la bahía. Una playa rocosa y soleada aunque no invita para nada a bañarte por lo peligrosa que parece.


Hay otras caminatas como la Stafford Hut de unas 5 horas solo ida y la Smoothwater Bay de 3-4 horas ida y vuelta que ya era demasiado para hacer. Así que empezamos a conducir de vuelta pero antes de volver a Haast había otra carretera  de tierra en la que también había cosas que ver. Nosotros fuimos al Lake Ellery  de una hora ida y vuelta que nos dejo buenas vistas, no es algo que no habíamos visto antes pero es fácil y agradable para hacer.



A la vuelta hicimos alguna parada en Okuru para ver su playa salvaje que parecía un cementerio de árboles. Disfrutamos mucho conducir por esta carretera con las vistas espectaculares, la tranquilidad de no encontrarte a casi nadie  y el tiempo perfecto que nos hizo y todavía teníamos tiempo para seguir más al norte por la costa oeste.


El objetivo del día era llegar a Fox Glacier pero antes por el camino teníamos otras paradas en miradores y playas espectaculares como este mirador que nos encontramos conocido como Knights Point, el color del agua parece de mentira, vaya lugar más bonito. Otra parada antes de llegar a Fox Glacier fue en Ship Creek donde fuimos a la playa preciosa y salvaje. En este lugar nos encontramos con un grupo de españoles de avanzada edad, ¡entre ellos una andaluza! La primera persona de AndalucÍa con la que me encuentro en Nueva Zelanda lo cual me hizo mucha ilusión.





Ya solo nos quedaba llegar a Fox Glacier Village donde nos fuimos directamente a un camping que hay en la playa a unos cuantos kilómetros de Fox Glacier. Una playa donde vimos el atardecer más bonito que habíamos visto hasta ese momento en Nueva Zelanda, ¡vaya gama de colores tan diferentes se veían por el cielo! Y al otro lado se veían toda la cadena de montañas, entre ellas el gran Mount Cook con el Glaciar Fox al lado, mejor no pudo haber terminado un día inolvidable, otro más en este hermoso país.

 
Post anterior del viaje: Nueva Zelanda: Routeburn Track, otro de los 9 Great Walks
Siguiente post del viaje: Nueva Zelanda: Visitando glaciares en la costa oeste

1 comentario :

  1. A riesgo de repetirme, gracias por dejarme ver la NZ que no vi. Aquí nos hizo 4 días de lluvia seguida, tal tormenta que movía la AC de un lado a otro y no vimos nada que fuera más allá de la cuneta, hubo inundaciones en la carretera y unos días más tarde no pudimos pasar el Artur's Pass por deslizamientos de tierra producidos por las fuertes lluvias.

    Que conste que nosotros estamos encantados de sólo haber tenido 5 días malos malos atmosféricamente. Aun en invierno NZ tiene su encanto y mucho de lo que disfruta, por ejemplo después de un día muy frio, meterse en un jacuzzy en un camping o en una piscina termal natural que abundan por muchos lugares.

    ResponderEliminar