"he

2 de julio de 2013

Nueva Zelanda: Bay of Plenty, aprendiendo sobre la cultura maori


Tras el imprevisto de la carretera cortada y tras hacer muchos kilómetros a través de Matamata con un tiempo horroroso llegamos a Tauranga, capital de la región de Bay of Plenty y una de las ciudades más grandes e importantes de Nueva Zelanda.
Con el tiempo así de lluvioso y con viento huracanado no apetecía andar por ningún sitio, solo apetecía estar dentro de algún lugar así que nos fuimos a la biblioteca a pillar algo de internet aunque en esta biblioteca de Tauranga solo te dejan una hora a través de un código que te dan. Normalmente en las bibliotecas de cada lugar tienes wifi ilimitado y gratuito pero en algunos lugares como este solo te dan una hora o en algunos como el Wellington no te dan nada y solo puedes tener internet pagando. A eso de las 5 de la tarde nos fuimos a buscar un camping, encontramos uno con aguas termales naturales incluido en el precio normal del camping, lo malo era que está descubierto y llovía. Aún así nos metimos en una especie de piscina con ese agua tan caliente y la verdad es que se estaba muy bien aunque lloviera sobre nuestra cabeza e hiciera frío fuera. ¡Lo peor fue salir! En el camping ocurrió algo curioso, de repente vinieron como 20 maoris que parecían que venían de trabajar y dormían allí y lo ocuparon todo dejando a los demás sin nada. Nosotros a la mañana siguiente nos dimos cuenta que se habían comido nuestro chocolate que estaba metido en nuestra neverita que estaba cerrada con cremallera dentro del frigorífico del camping...en fin.

El siguiente día pintaba mejor y lo aprovechamos para irnos cerca de Tauranga, un lugar llamado Mount Manganui. Un trozo de tierra donde tienen una calle llena de tiendas y un monte donde se llena sobre todo de kiwis que vienen de vacaciones. Mt Manganui es uno de los lugares favoritos de los neozelandeses para pasar sus vacaciones y eso lo notamos. Nosotros llegamos aquí para ver las bonitas playas y para subir el Monte Manganui en sí. Una caminata cuesta arriba que nos dejo vistas espectaculares miráramos donde miráramos, por el camino vimos mucha gente que hace jogging por aquí. Desde arriba se puede ver la ciudad de Mt Manganui y se puede ver perfectamente las dos playas de los dos lados que rodean el trozo de tierra estrecho que es Manganui. Por el otro lado podíamos ver otras playas más solitarias y un mar con un color precioso turquesa y otras islas de alrededor. Sin duda un lugar perfecto para pasar medio día si es que tienes prisa, el viaje hasta aquí estaba más que justificado. Se explica mejor con imágenes que con palabras.










De Tauranga vimos lo que había que ver. Es una ciudad que lo tiene todo: restaurantes, supermercados, tiendas de todo tipo, cine, museos y monumentos para tenerte entretenido durante un día entero. Andando por sus acogedoras calles principales nos encontramos con pinturas como estas. A mi me encanto la de la mujer maori que cubría una fachada entera, todo una obra de arte. Aparte vimos algunos edificios bonitos como son el Post office y entramos al Art Gallery que se ve en un rato, no es muy grande que digamos y es gratuito. También un memorial típico y unas supuestas trincheras que se utilizaron para la guerra aunque estando allí no vimos  muy bien como era, había que echarle imaginación.





Con la furgoneta fuimos a ver una casa de 1830 donde vivían misionarios ingleses con maoris que estaban allí para aprender su cultura inglesa, leer y escribir. Por allí tienen un jardín botánico donde nos hinchamos de coger castañas que nos prepararíamos esa misma tarde ¡buenísimas! Otro de los lugares que fuimos a ver con la furgoneta por Tauranga es la primera casa maori de tantas que veríamos a partir de ese momento. La casa esta decorada con caras de maoris con la lengua sacada aunque también hay otras figuras con la cara tatuada y haciendo diferentes gestos. La entrada de la casa es como un triangulo muy grande y los "pilares" que sujetan suelen estar también decorados con formas de maoris. En estas "casas" conocidas en maori como Wharenui es donde se reunen las familias maoris para celebrar algo o para un entierro de alguien cercano.Sin embargo, no esta permitido meter comida dentro de la casa para las reuniones.






La siguiente parada en nuestra ruta por Bay of Plenty era Whakatane pero por el camino tuvimos que hacer una parada obligatoria que fue Te Puke. Esta ciudad es la capital mundial del kiwi y eso hablando de Nueva Zelanda donde todo esta relacionado al kiwi es un lugar con significado especial. Te Puke es una localidad muy pequeña y esta todo lleno de gente trabajando con la WHV en la recogida y empaquetado de fruta de kiwi entre otros cargos así que es normal escuchar español (sudamericanos) o alemán en las calles de Te Puke. Por la carretera nos encontramos con carteles de tráfico muy curiosos de kiwis advirtiendo de peligros al volante, muy entretenido de ver mientras conduces. Nos habían dicho que en Te Puke hay una estatua de un kiwi gigante así que nos pusimos a buscarlo para hacernos una foto con él, dimos varias vueltas para encontralo pero al final dimos con él. Aquí la prueba.




Desde Te Puke seguimos nuestro camino hacía Whakatane viendo por el camino la isla de White Island, volcán que está actualmente activo y se puede ver echar humo.Por fin llegamos a Whakatane, ciudad que según ellos es la ciudad más soleada de Nueva Zelanda, tanto que están en riesgo alto de incendio con lo que tienen walking tracks cerrados al público por ese riesgo. 


A Whakatane llegamos ya tarde así que al llegar no tardamos en ir a buscar un camping para dormir. Al día siguiente apuramos bien el camping y salimos al centro de Whakatane donde nos dieron información sobre la ciudad. Lo primero que fuimos a ver fue unas cataratas que se encuentran en plena ciudad, algo extraño. No son de las más espectaculares que hemos visto pero son bonitas aunque con poca agua. Desde allí empezamos a andar por el paseo marítimo donde te encuentras con muchas cosas sobre los maoris pasando antes por el puerto donde te encuentras con muchos barcos que van a la isla que predomina la vista cuando miras al mar, la impresionante White Island, lugar que nos dio mucha tentación para ir pero los precios eran prohibitivos para nosotros, una autentica pena. 










Vimos el barco típico maori que se encuentra en pleno paseo marítimo aunque metido en una especie de celda donde la guardan. Pasamos por una mini cueva sagrada de los maoris que tiene una entrada con decoración típica maori. En el mapa el paseo no parecía mucho pero andamos y andamos y era mucho más largo de lo que parecía. Las vistas son preciosas sobre la bahía y la isla que se puede ver en el horizonte




Para el atardecer fuimos a lo alto de la montaña con la furgoneta desde donde teníamos una vista espectacular sobre todo y un atardecer no menos espectacular, seguramente sea más recompensa hacerlo a pie y no en coche pero es este track que está una parte cerrada por el problema de sequía que está pasando estos meses Nueva Zelanda con un alto riesgo de incendio. Por esta zona también hay un track para hacer especialmente por la noche para poder ver al kiwi.








Whakatane es simple, pequeña pero ciudad muy agradable para echar el día o echar más yendo a la isla volcán White Island que se tiene a tan solo un paseo en barco, lo malo es precio. Aquí acabó nuestro periplo por Bay of Island, un lugar para pasar unos agradables días disfrutando de sus playas y vistas.


Post anterior del viaje Nueva Zelanda: Coromandel Peninsula, pequeño paraíso del norte
Siguiente post del viaje: Nueva Zelanda: Rotoura y Taupo, zona de actividad geotérmica


No hay comentarios :

Publicar un comentario