"he

1 de agosto de 2013

Nueva Zelanda: Tongariro National Park, caminando entre volcanes


En este post os escribo sobre la joya de la corona en cuanto a trekkings en Nueva Zelanda. Tongariro Alpine Crossing es el trek más realizado y clasificado como el mejor trekking de un día del país entero e incluso del mundo, y decir eso de Nueva Zelanda se trata de algo muy gordo, en un país con tanta tradición de caminatas en la naturaleza. El momento tuvo que esperar ya que está situado en la isla norte y nosotros habíamos empezado el viaje por la sur. El problema era de que no encontrábamos  en una época peligrosa para poder hacerlo, estaba empezando el invierno y con él empezaban las lluvias y lo peor, la nieve. Ya tuvimos que desviarnos a Hawkes Bay en busca de sol y buen tiempo y esperar a que aclarara por Tongariro. Volvimos de Tongariro pero el tiempo seguía igual por la zona, la masa de nubes no dejaba ver nada de nada y la lluvia no paraba, encima hacia mucho viento con lo que lo hacía más peligroso. Teníamos tiempo y decidimos estar algunos días por el alrededor tranquilamente haciendo trekkings cortos esperando el buen día que tarde o temprano tendría que llegar, nos armamos de paciencia.




Para informarnos del tiempo y las condiciones del track nos fuimos a Whakapapa, un poblado situado en pleno parque nacional en el que encuentras con un centro de información del departamento de conservación (DOC) donde nos dieron las malas noticias aunque siempre nos decía que el tiempo aquí es totalmente impredecible y que rara vez aciertan con el pronostico. El tiempo seguía impropio para hacer el Tongariro Alpine Crossing sobre todo por el viento a cierta altura que llegaba a nivel gale (vientos que llegan hasta 100 km­/h). El pueblo no tiene mucho más aparte de facilidades para el turista y algún bar caro.


Ese día no haríamos mucho más que visitar el centro de información donde tienen una sala de cine donde te ponen videos sobre el Tongariro muy entretenidos e ideales en un tiempo lluvioso como el que hacía y lo demás del día fue dormir y hacer el vago en la furgoneta. Para ello nos fuimos a uno de los campings DOC que hay cerca de Whakapapa a unos pocos kilómetros. A la mañana siguiente aprovechamos para hacer  alguno de los tracks cortos de parque nacional. Fuimos temprano para aprovechar el día ya que cada vez anochecía más pronto, estos treks cortos se encuentran la mayoría en la carretera que llega hasta Whakapapa. El primero fue  Tawhai Falls para ver unas cataratas a las que se llegan en un camino muy fácil de apenas 15 minutos. Las cataratas son muy bonitas y bien mereció el paseo, buena manera de empezar un día. 


Seguimos nuestro camino hasta el siguiente trek que sería el Silica Rapids Walking Track, una trek de 2 horas y media ida y vuelta. El tiempo estaba muy feo así que nos llevamos los chubasqueros y a paso rápido salimos hacia ello. El tiempo de 2 horas y media es muy exagerado, nosotros llegamos a las silica rapids en 40 minutos aunque nos dimos prisa porque empezó a llover y no tenia muy buena punta, la gracia de este track en ver los riachuelos amarillos debido a la sustancia de silica que hay en esas aguas, me lo había esperado tan amarillo como el lago que vimos en Wai-O-Tapu pero este amarillo era mucho menos llamativo, es un track bonito pero no para tanto, no para hacer bajo la lluvia como hicimos nosotros. Al final acabamos empapados, lluvia persistente que caló en nuestros chubasqueros baratos que no sirven para tanta lluvia, junto al frío que hacía solo apetecía tomarse algo caliente y descansar.
Aquí os dejo un link a un folleto muy útil y gratuito del DOC con todos los treks de la zona:
Decidimos ir a un pueblo cercano llamado Okahune, conocido como capital de la zanahoria. Normalmente desde este pueblo podríamos disfrutar de las vistas del gran Monte Ruapehu, el más alto del parque nacional pero las nubes lo impedían.

Ojo al detalle de la hoja símbolo del país




Pasamos dos días por este pueblo haciendo algún que otro track de por allí y disfrutando de la tranquilidad y del internet de la biblioteca hasta que el buen día se acercaba así que nos preparamos y nos fuimos de nuevo al camping DOC cercano al inicio del Tongariro Alpine Crossing. El camping estaba a reventar, se notaba que había mucha más gente esperando el día.

Comienzo del Tongariro Alpine Crossing


Nos habían avisado de ir pronto para empezar el trek, y cuando digo pronto hablamos de las 5 o 6 de la mañana. Sin mucho ruido y habiendo escuchado ya algunos salir más temprano que nosotros, salimos a las 5 y pico de la madrugada cuando era totalmente de noche. El camino es un camino de gravilla no muy lejos del camping DOC. La razón del porque fuimos tan temprano fue porque el parking tiene plazas limitadas y hay que darse prisa para pillar una, esto también es temporal debido a que el trek es ida y vuelta al mismo lugar y no un trek de una dirección como normalmente es pero al estar cortado por peligro de las erupciones que hubo, se hace de esta manera. Otra de las opciones para hacer el trek  que había era contratando el servicio de autobús de las agencias pero es algo muy caro y es mejor si vienes con tu propio vehículo, te ahorrarás mucho. Una vez aparcados y con la tranquilidad de poder empezar el trek y con un cielo estrellado, esperamos a que amaneciera. Desayunando fuerte y preparándolo todo, hacía mucho frío pero dentro de la furgoneta se estaba bien. Vimos como en apenas media hora después se llenaba el parking y como algunos se las tenía que ingeniar dejando el coche en sitios que no se podía, arriesgándose a la multa, no sé bien cuán vigilado esta este parking.
Aquí el perfil del Tongariro Alpine Crossing para explicaros lo que hicimos nosotros y el porque no pudimos hacerlo entero teniendo que volver una vez llegados al blue lake.

Perfil del Tongariro Alpine Crossing
 
El trek lo empezamos desde la "P" abajo a la izquierda del mapa
En agosto y noviembre de 2012 tuvieron lugares erupciones del Monte Tongariro con lo que parte del track quedó cerrado al público por peligro para el turista. Ellos recomendaban ir solamente hasta los Emerald Lakes pero podíamos ir hasta el blue lake siempre bajo tu propia responsabilidad. Un trek que son unos 19 km y que se estima de 6 a 8 horas para completarlo.


El track empieza suave y con vistas preciosas al gran monte nevado Ruapehu, vistas que desaparecen cuando te vas acercando al Monte Ngauruhoe (Mordor para los amigos) de 2287m de altura el segundo más alto de los 3 y que es el monte que más predomina en el paisaje.


Es entonces cuando la cuesta se vuelve empinada de verdad aunque tranquilamente se puede subir bien, de todas formas vas a parar más de una vez no para descansar si no para disfrutar de las magnificas vistas al volcán y al paisaje que va dejando en cuanto subes.

Por suerte nosotros pudimos disfrutar de un día totalmente despejado y esa ventaja se tradujo en que podíamos ver hasta el volcán Taranaki. Tan lejos pero visible con un día tan claro como el nuestro, me encantó la imagen aunque en la foto sea vea tan pequeño, es un volcán muy grande y el que era nuestro próximo destino tras en Tongariro.

Al fondo podéis ver el Mt Taranaki
Tras una gran subida  llegamos a una altiplanicie entre el Monte Ngauruhoe y el Monte Tongariro de donde se sacan grandes fotos y donde puedes descansar de subida durante un buen rato. Desde aquí, si te atreves, puedes lanzarte e ir a subir a la cima del Ngauruhoe, cosa complicada y dura si miras arriba como es el volcán. Es un sidetrack (camino aparte) de unas 3 horas más para subir a lo más alto de Mordor. Nosotros elegimos seguir adelante y subir al Monte Tongariro más tarde que parece ser algo menos duro y más corto. Una vez pasado el “pasadizo“ que hay entre los dos montes llegas a otra subida aún más dura que la anterior aunque más que nada por la formación del camino que es menos clara, más rocosa y difícil de subir, había que seguir los palos azules para ver el camino y no perederte. En este momento nos encontramos con el momento más complicado del día, el viento a esta altura soplaba de forma endemoniada, casi teníamos miedo de caer en una de las rachas de viento que soplaban con tanta fuerza o alguna piedra que se desprendiera. Por suerte pudimos subir sin muchos problemas, poco a poco.




El paisaje os podéis imaginar lo seco que es siendo todo volcánico donde el color marrón-negro-naranja-rojizo es lo que más se ve. Por el camino te encuentras con piedras volcánicas que aunque sean muy grandes las puedes coger por su ligero peso, algo muy extraño que me encantó. 

Perrine con cara de esfuerzo aunque no pesara mucho :)
Tras esta segunda gran subida con el viento soplando llegamos a otro punto donde te puedes desviar para subir a la cima del Monte Tongariro, esto lo dejamos para más tarde para la vuelta y así ver si todavía nos quedaban fuerzas para ello. Aquí hay otro descanso donde puedes ver el famoso Red Crater. Un cráter espectacular de color muy rojo y que tiene forma de vagina como podéis comprobar en las fotos (sobre todo en la segunda), más de uno no podía parar de reír y de hacer fotos no recomendadas para menores de 18 años. Una vez pasado este “descanso” y a tan solo unos pasos después de ver el Red Crater ves otra de las maravillas de este trek, los Emerald Lakes. 



Es impresionante saber de que estos lagos se han creado naturalmente, como la naturaleza puede crear algo tan increíble como la de crear tres lagos de tres colores diferentes en un entorno tan impresionante, la naturaleza sabe como deleitarnos de maneras diferentes e increíbles.
Mucha gente parece que se quedó anclada en el lugar sacando fotos a los lagos y descansando teniendo el almuerzo con estas vistas ya que una vez llegado a este punto si bajas un poco hacia los lagos el viento desaparecía y se podía descansar bien de ese viento tan molesto. El secreto de estos lagos esta en el tipo de minerales de cada uno, minerales disueltos que hace que veamos de un color diferente uno del otro. El camino abajo hacia los lagos es muy arenoso y cada paso que das metes todo el pie en arena con lo que lo hace complicado sobre todo para subir que lo hace muy duro. Se puede andar entre los lagos y disfrutarlos de cerca aunque no te puedes bañar por los minerales peligrosos para la piel. También se puede ver salir humo del suelo por el alrededor de la zona, la actividad geotérmica del lugar es evidente.



A partir de aquí es cuando no te recomiendan seguir adelante por los peligros aunque parece que en unos días tenian pensado abrirlo porque ya no hay peligro alguno de que te caiga una piedra en la cabeza. Si sigues adelante hay un cartel que te avisa de que debes de hacerlo sin parar y no te lo recomiendan. A nosotros como nos gusta la aventura no dudamos en hacerlo ya que parecía muy seguro y no se veían signos de peligro alguno, mucha de la gente se dio la vuelta. En este camino tienes unas vistas panorámicas espectaculares del monte Mordor, del cráter, del Monte Ngauruhoe e incluso un trozo del nevado Monte Rupaheu y todo esto sin mucha gente. Siguiendo por el camino principal llegas hasta el bonito blue lake donde disfrutamos de nuestro almuerzo sentados en primera línea.










Desde aquí empezaríamos el largo camino de vuelta no sin antes sentarnos de nuevo ante los Emerald Lakes y disfrutarlos por una última vez subiendo por el difícil camino arenoso que fue sin duda lo más duro del día, ya nos dimos cuenta al bajar de que sería duro.
Aunque todavía nos sentíamos frescos y al pasar de nuevo por el desvío hacía la cima del Monte Tongariro no dudamos en hacerlo, una hora y media.







Con el viento tan fuerte íbamos un poco con la mosca detrás de la oreja. Por este camino apenas vimos a nadie y es empinado pero no tanto y el camino es bastante fácil, es un trozo con vistas impresionantes. Una vez en la cima al final se complica teniendo que ir por unas rocas grandes pero la vista merece mucho la pena, una vista perfecta de los otros dos montes al fondo, imagen para guardar en el disco duro de tu mente para los restos de tus días.





La vuelta era prácticamente casi todo hacia abajo, veíamos como el trek se iba llenando de personas que vinieron más tarde. Gracias al madrugón evitamos estar entre tanta gente, nunca es agradable compartir un lugar natural con tanta masa turística, sin embargo se comprende que atraiga a tantos turistas a esta maravilla y eso que estábamos en temporada baja. Tras tantas horas, las piernas ya no respondían tan bien como al principio y los últimos kilómetros se nos hicieron muy largos, casi 8 horas andando son muchas horas encima si has subido tanta cuesta al inicio. Al final nos pudimos despedir con estas vistas claras de nuevo del Ngauruhoe. Espectacular.


Foto desde el coche del Monte Ngauruhoe

Estábamos muy contentos, finalmente pudimos hacer el tan famoso trek en un buen día, son muchos los días que perdimos esperando el momento pero mereció mucho la pena. Nos podíamos ir a nuestro siguiente destino tranquilos aunque también necesitábamos un día igual de bueno, ¿Correríamos la misma suerte? Eso lo podréis comprobar en el siguiente post ¡Nos íbamos al legendario Monte Taranaki!






No hay comentarios :

Publicar un comentario