"he

23 de agosto de 2013

Nueva Zelanda: Waitomo Caves, Piha y parte de Northland (Cape Reinga)

Ruakuri Cave

Tras la aventura del Taranaki nos apetecía un poco de tranquilidad y para eso nos fuimos a otra de las asignaturas pendientes que nos quedaban. Nos dirigíamos directamente a las Waitomo Caves pasando por Te Kuiti. Llegamos demasiado temprano y nos encontramos con que todavía no estaban abiertos, aprovechamos para desayunar en nuestra furgoneta en el parking de las Waitomo Caves.


Waitomo Caves



Waitomo Caves son las cuevas más conocidas de Nueva Zelanda y de lo más turístico que te puedes encontrar en el país. Se trata de 3 cuevas por las que hay que pagar para entrar. No es nada barato. Los precios varían según que cuevas quieres ver, nosotros escogimos por ver dos de ellas, un gran y doloroso desembolso pero que no podíamos dejar de ver estando tanto tiempo en Nueva Zelanda, nos lo habían recomendado mucha gente. Compramos el ticket para ver la Waitomo Gloworms Cave y la Ruakuri Cave, el precio fue de 83 dólares por persona para las dos cuevas ¡ouch!
La primera cueva fue la Ruakuri Cave, visita que se hace con una guía que nos lleva a través de un recorrido de 1.6 km a lo largo de las cuevas. Estalactitas, estalagmitas, gusanos luminosos, ríos subterráneos y mucho más pudimos ver en esta gran cueva en la que se podían sacar fotos. 


Entrada a la Ruakuri Cave, escaleras en forma de caracol

Ruakuri Cave
La guía fue muy entusiasta y explicaba todo de forma muy agradable. Lo de los gusanos luminosos es algo flipante, son gusanos que utilizan su luz natural para atraer a su presa que atrapa a través un hilo que le cuelga parecido a algo así como la tela de araña. La foto es muy mala, no tenía trípode y todo es muy oscuro en la cueva pero al menos se pueden ver a los gusanos brillar. 

Glow worms, gusanos luminosos

Trampas de los glow worms

La otra cueva es la más visitada de las tres, el secreto de su éxito está en un rio subterráneo en el que puedes ver cientos de estos gusanos luminosos, es un paseo en barca donde se está en silencio absoluto. Un momento mágico, estás en una cueva pero parece que estás viendo el cielo lleno de estrellas, momento para disfrutar. Desgraciadamente está prohibido sacar fotos o videos.
Las cuevas me parecieron bonitas pero con un precio desorbitado, demasiado dinero para ver un par de cuevas.

Piha


Ese mismo día nos metimos muchos kilómetros en el cuerpo para llegar a Piha pasando antes por primera vez en nuestro viaje por Auckland a la que la dejaríamos como última visita del país. Piha se encuentra unos cuantos kilómetros al oeste de Auckland pero más lejos de lo que parecía en el mapa, un destino típico y fácil para los que viven en Aucland. Era la primera vez que íbamos por unas carreteras tan pobladas, y es que aquí en la región de Auckland se concentra el mayor número de población del país. A Piha ya llegamos con el atardecer en una playa espectacular y con un atardecer no menos espectacular que disfrutamos mucho sentados en la arena, fuimos andando desde el camping que se encuentra prácticamente en la playa. 

Llegando a Piha
Atardecer en la playa de Piha



Nuestro amigo no queria salir de debajo de nuestra furgoneta
Pukeko, ave famosa de Nueva Zelanda que andaba por el camping
Piha nos lo encontramos más tranquila de lo que esperábamos, se encuentra en el Waitakere Range National Park donde se pueden hacer treks. Piha es un lugar costero muy famoso para los surfistas aunque también famoso por ser muy peligroso por sus fuertes corrientes de agua. De hecho existe un programa de televisión neozelandés llamado Piha Rescue. Aquí un episodio de ejemplo:


A la mañana siguiente nos fuimos a la playa a un lugar que nos dijeron  en el mismo camping, Tuvimos suerte porque coincidió con marea baja y solo se puede acceder cuando es así. El lugar se llama “The gap” y es como una playa que se crea entre las rocas con la marea baja, de ahí el nombre en inglés the gap que significa el hueco o el espacio. Pasando por el gap pudimos llegar a unas colinas desde donde se puede ver toda la costa pero teníamos que volver pronto si no nos queríamos quedar atrapados en el hueco y salir en el programa de Piha Rescue.
 


¡Me atacan gaviotas gigantes!



No duramos mucho por Piha, tampoco hay mucho más que hacer si no vienes aquí para surfear, la playa no es para bañarse aparte de que ya hacía fresco a estas alturas. Así que cogimos el coche y nos fuimos a explorar una zona nueva de la isla norte y prácticamente la única que nos quedaba que queríamos ver, se acercaba el final del viaje por Nueva Zelanda... snif. Esta vez tocaba ir a la supuesta cálida Northland ya por el norte de Auckland. Northland tiene dos carreteras paralelas, una que va por la costa oeste y otra por el este, decidimos subir por la oeste y bajar por el este para así ver lo máximo posible. Ambas partes con cosas muy interesantes para visitar.

Waiopua Forest y sus árboles Kauri



Subiendo por Auckland y pasando por Wellsford, un poco más adelante es cuando se divide la carretera, nosotros fuimos dirección Dargaville, la ciudad del Kumara –batata- donde hicimos una breve parada para seguir más al norte. Paramos en un camping DOC justo antes de Waipoua Forest donde hicimos un trek nocturno para ver el kiwi. En el mismo camping te dan unos plásticos rojos para poner a la linterna, ya que la luz roja no molesta a los kiwis. El kiwi es casi imposible de ver y no lo vimos esta vez pero sí que lo oímos, el sonido que hacen es inconfundible. Lo oíamos de cerca pero no se veía por ningún sitio, lo que si vimos fueron bastantes possums, ese animal perseguido del que ya hablamos en el post de Hawkes Bay. También vimos este caracol gigante nocturno que es carnívoro, ni idea de que existía un bicho así.

Caracol carnívoro nocturno
Tuvimos que mirar bien donde se pisaba si no queríamos pisar alguno. Es la primera vez que hago un trek nocturno y he de decir que me gustó mucho. La vida es totalmente diferente en el bosque, los animales nocturnos salen dominando el bosque escuchándose sonidos totalmente diferentes a cuando se va de día, habrá que repetir. Salimos del camping y nos fuimos hacia el Waipoua forest conocido por preservar los mejores y mayor cantidad de árboles kauris, árboles endémicos, algunos de ellos gigantescos. Estos bosques de kauris predominaban por toda Nueva Zelanda pero poco a poco están desapareciendo más que nada debido a la peor raza sobre el planeta, el ser humano. Con la llegada de los ingleses a Aotearoa (nombre autentico maorí del país) arrasaron con bosques quemándolos o talándolos para beneficio propio, una pena. Por estas razones el parque nacional está muy protegido, incluso cuando se entra a él para hacer algún trekking hay que limpiarse las suelas de las botas con un líquido y cepillo que ponen en cada entrada para evitar que los kauris enfermen al pisar sus raíces. Los treks que hicimos fueron para ver los árboles más especiales como el kauri más alto o el más ancho de Nueva Zelanda o los llamados 3 sisters que son tres kauris que están unidos. Los treks lo hicimos bajo una lluvia constante, nos mojamos bien mojados como ya nos pasó en Tongariro National Park. Parece que el buen verano que nos hizo se convirtió en un lluvioso otoño.



Seguimos hacia el norte pasando por Omapere un lugar que me sorprendió, no me esperaba un lugar tan bonito por ese lugar. Bien mereció una parada haciendo un corto trek por Arai-Te-Uri Recreation Reserve que nos dejó paisajes como estos…


La lluvia parece que fue aclarando cuando llegamos a Opononi donde nos comimos unas fish and chips con un alioli buenísimo, aprovechamos para ir a su i-Site para recolectar información de Northland, demasiado que hacer para el tiempo que teníamos así que íbamos un poco apresurándonos, son muchos kilómetros hasta llegar hasta Cape Reinga.


Tras mucho conducir llegamos hasta Kaitaia, capital de Northland pero que no tiene mucho que ofrecer turísticamente. Aquí nos metimos en un centro que parecía recién construido con zona de teatro, biblioteca y información de lo más bonito y moderno, todo decorado de forma maori. Aquí pudimos aprovechar del WiFI y comprar más vuelos de nuestros siguientes destinos, siempre buscando ofertas que puedan caer para ahorrarnos algo.

Escultura de hombre jugando al rugby en Kaitaia
El tiempo parecía casi apocalíptico, unas nubes muy negras y un viento huracanado azotaba Northland, con este tiempo poco podíamos hacer. Buscamos un camping cerca pero el más cercano se encuentra en Ahipara, más kilómetros para el cuerpo para llegar hasta allí.
Ahipara es conocida porque aquí empieza la playa de los 90 miles (que en realidad son 55, unos 88 km) en ya la Aupouri Peninsula, una playa en la que se puede conducir como ya hicimos en Invercargill, se pueden hacer unos kilómetros hacia el norte por la misma arena hasta casi Cape Reinga en Scott Point a 5 km de Cape Maria Van Diemen.

El cielo haciendo cosas raras por la inestabilidad
En esta playa se suelen hacer muchos tours que te llevan por la arena para ir hacia el norte. Nosotros no estábamos si podíamos ir con nuestra furgoneta además que elegimos la vía rápida de ir lo la carretera. El camping de Ahipara estaba todo en orden y disfrutamos de un bonito atardecer en la Ahipara Bay.


Cape Reinga

A la mañana siguiente seguimos nuestro camino hacia Cape Reinga con un cielo más despejado pero con un viento infernal, muy peligroso para conducir, la carretera se llenó de ramas de los árboles y de cosas. Por el camino paramos en un baño que vimos que por cierto se tenían vistas como estas.


Al reincorporarnos al camino nos encontramos con unos chicos haciendo autostop con el cartel de Cape Reinga a los que recogimos. Se trataba de unos alemanes (como no) muy jóvenes que estaban viajando 3 semanas por Nueva Zelanda haciendo todo con autostop y que estaban con la working holiday visa de Australia donde habían pasado varios meses trabajando y viajando. Charlando, el largo camino hasta Cape Reinga se nos hizo más corto. Llegando las vistas ya eran espectaculares. Llegamos a un parking de donde empiezan diferentes treks, aunque parecía que íbamos a salir volando nos fuimos a hacer el trek más común, el que va hasta el famoso faro de Cape Reinga. Una pena que no hiciera buen tiempo porque nos hubiera gustado hacer treks más largos por esta zona que es famosa por tener unos treks muy buenos.






Fuimos con los alemanes en un corto pero intenso recorrido hasta el faro desde donde se ve donde se unen el mar Pacifico y el mar Tasman, lugar también sagrado maorí con sus respectiva leyenda como lo es el Monte Taranaki. Fue un largo camino pero había merecido la pena, es otro de esos lugares increíbles de Nueva Zelanda que tanto nos gustan.


Este lugar se encuentra en la parte más nórdica de todo el país, habíamos estado también en el punto más al sur de la isla sur y ahora en el punto más al norte de la isla norte aunque para ser correctos el punto más al norte se encuentra cerca de aquí por Spirits Bay. Era ya tardecillo y no era plan de dejar a los alemanes en ese lugar donde no hay nada de nada y casi nadie, ahora dependían de nosotros. Nos fuimos a un camping DOC cercano en Tapotupotu bay donde pasamos la noche, los alemanes llevaban tienda de campaña. Nos enteramos de que el viento era de un huracán que había pasado hace poco por Fiji y que llegaba a Nueva Zelanda ya más débil pero aun así muy muy fuerte para nosotros, durmiendo temíamos con que una de esas rachas de viento volcara la furgoneta.


Había momentos en que así parecía ser, al final todo quedo en un susto. A la mañana siguiente nos enteramos de que los alemanes habían dormido en el cuarto de baño para protegerse del viento ya que no podían estar con la tienda de campaña. El cuarto de baño estaba construido de obra y no olía mal así que era lo mejor que pudieron hacer. El viento seguía, como nosotros, que ya volvíamos hacia el sur para tomar la carretera del este que nos llevaría a otro de los puntos más famosos de Nueva Zelanda, Bay of Islands. Pero antes todavía nos quedaban varias cosas que ver por Nortland, lugares que os contaré en el próximo post…


5 comentarios :

  1. Chicos! Adoro su blog. Estuve en estos lugares de la isla norte y las fotos que publican los reflejan a la perfección :)
    VeroG.

    ResponderEliminar
  2. Hola Vero, entonces habrás estado flipando como nosotros con este país. Con las fotos siempre tratamos de reflejar lo mejor posible lo que ha sido nuestro viaje,gracias!!

    ResponderEliminar
  3. Que añoranza!, nosotros estuvimos el mes de julio de 2012. Estoy aprovechando para ver los sitios que por el mar tiempo no pudimos ver.
    Muy buen relato, yo lo intente y no tuve constancia. Al menos tengo un diario del viaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros tuvimos la suerte de poder estar 5 meses y pico además de que hizo uno de lo mejores veranos (en cuanto a meteorología se refiere) que se recuerda por allí. En otoño nos hizo un tiempo regular pero al disponer de tanto tiempo pudimos esperar a que pasaran las tormentas jeje Saludos!

      Eliminar
  4. jaja Exactamente!! Y esta entrada me pone super melancólica!
    Abrazo!!
    VeroG.

    ResponderEliminar