12 de septiembre de 2013

Nueva Zelanda: Que ver en Whangarei y alrededores, nuestro paso por la capital de Northland


Vistas desde Mt Manaia

Después de muchos kilómetros sin ver una ciudad en condiciones llegamos en nuestra furgoneta desde Bay of Islands hasta Whangarei, la capital de la región de Northland, ciudad bastante grande. Pasamos de los 800 habitantes que tiene Russell a los 52 mil habitantes de Whangarei que aun siendo poco para una ciudad es bastante considerando que estamos en Nueva Zelanda.Whangarei es un lugar para pasar unos cuantos días, tiene mucho que ver por sus alrededores y todo no se puede ver en dos días. Se acercaba el fin de nuestra estancia en Nueva Zelanda así que empezamos a poner anuncios para vender la furgoneta antes de que nos pillara el toro, teníamos algo menos de 1 mes para ello. Pusimos anuncios en supermercados como Pak and save o anuncios en web gratuitas como gumtree.co.nz entre otras. Para trademe.co.nz que es la más famosa esperamos ya que hay que pagar y todavía no estábamos desesperados en venderlo. Aprovechamos en Whangarei para intentar vender la furgoneta y aprovecharla los últimos días…snif. A los dos días nos llamaron, una pareja inglesa, interesada en la furgoneta pero no podían quedar hasta dentro de 3 días. Normalmente habíamos quedado para ir a hacer wwoofing antes pero nos quedamos más días en Whangarei esperando 3 días más los cuales aprovechamos bien visitando los alrededores de esta ciudad. El woofing tenía que esperar.


Que ver en Whangarei y alrededores



Como campo base para dormir escogimos un buen camping con un buen wifi bastante solitario, perfecto para pasar los días que íbamos a estar por aquí. Con televisión y cocina para nosotros solos :). 

1.       Town Basin



Town Basin es el lugar para empezar una visita a esta ciudad. Es una zona pegada al río Whangarei, es como un puerto muy agradable con buenos bares y restaurantes, de arquitectura victoriana (para variar) y muchas tiendas de souvenirs, digamos que es la zona más turística de la ciudad Tiene un paseo siguiendo el rio y un museo de lo más curioso. Este museo es el Claphams museo nacional de los relojes, teniendo miles de relojes distintos e históricos. A este no entramos porque costaba un dinero que no queríamos soltar pero es un museo que recomiendan mucho, sobre todo en la lonely planet y en el centro de información turística que se encuentra justo al lado del museo. El centro de información turística (iSite) es de lo mejor que he visto en toda Nueva Zelanda. Darse un paseo hasta el Waka and Wave una escultura de arte creada por el museo de arte de Whangarei y tomarte una taza de té o café después de visitar el museo nacional de los relojes sería lo mejor que se puede hacer por aquí y que nosotros hicimos a nuestra manera barata, desventajas de viajar tanto tiempo jeje

Waka and Wave

2.       Darse un paseo por el centro y sus jardines


Gaviota atragantandose cn una patata

Aun siendo una ciudad medio grande de Nueva Zelanda, es pequeñita, unas cuantas calles llena de tiendas y sitios para comer muy baratos. Ideal para hacer shopping como también la diferente oferta de hoteles de la ciudad, que no es poca Algún que otro edificio llamativo y un mercado que abre cada sábado por la mañana. Por pleno centro donde hay un pequeño centro comercial y una plaza donde se ponen los musicantes para ganarse unas monedas hay una escultura que me gustó en especial. Haciéndole fotos, un hombre se me acercó, me preguntó porque hacía fotos a un trozo de hierro tan insignificante, que es lo que vi para ir a hasta esa figura y sacarle una foto. No supe muy bien que responder en ese momento, simplemente le dije que me gusta el arte y la figura me pareció curiosa y que por el centro no había mucho más a lo que fotografiar. El hombre seguía sin entenderlo y me dijo que fuera ahí por los alrededores donde se encuentras los verdaderos sitios para hacer fotos, en la naturaleza. Aquí tenéis la foto, es una escultura de un grupo de gente con los brazos en alto, muy detallado y todo un arte poder hacer una escultura así, supongo que cada persona tiene su punto de vista de las cosas y belleza. Sea como fuere, la situación me hizo sentir un poco como un turista típico japonés, supongo que no están acostumbrados a ver gente allí sacando fotos, no es que sea una ciudad muy visitada turísticamente. Simplemente lo dejo como anécdota.

Escultura de la que hablo

Llegando a la zona de la biblioteca nueva te encuentras con la mejor parte arquitectónica de la ciudad También hay una biblioteca antigua donde hay señoras vendiendo productos hechos a mano y cuadros en su interior. Cerca de la biblioteca te encuentras con algo curioso, son unos tótems haciendo un semi-circulo que representan al mundo. Cada tótem es de una tribu de un país que representa algo.Cerca del centro también puedes darte un paseo por unos jardines botánicos muy chulos y un parque bastante grande por el que puedes echarte a leer.

Totems
Escultura cerca de la biblioteca nueva
Biblioteca antigua
Aves del país

3.       Whangarei Falls


Llegamos una mañana fría y lluviosa por la parte norte que es donde se encuentran las Whangarei Falls, de las más famosas de Nueva Zelanda así que paramos antes de llegar a la ciudad. Teníamos que ir bajo la lluvia y con los chubasqueros puestos hasta las cataratas, cataratas por cierto muy bonitas pero que poco podíamos estar con ellas, la lluvia era muy molesta así que tras echar las fotos reglamentarias nos volvimos a la furgoneta. Mucha gente suele venir hasta aquí desde Town Basin a pie, en un paseo cerca del rio.

4.       Parihaka Scenic Reserve  y A.H. Red memorial Kauri park



Otra escapada de Whangarei fue ir a lo alto de una montaña para ver Whangarei desde las alturas, fuimos con el coche hasta un parking donde te deja a solo unas escaleras del mirador. Desde el mirador se puede ver toda la ciudad y reconocer bien los sitios en los que estuvimos. Relajantes vistas las que se tienen desde aquí. No muy lejos hay un parque para ver. El Parihaka es un cono volcánico de tan solo 240 metros de altura sobre el nivel del mar, metros suficientes para tener buenas vistas. Al mirador se suele subir por un sendero desde la ciudad, una zona muy verde y cuidada pero nosotros ya de tantas caminatas preferíamos ahorrarnos estas caminatas cortas para reservarnos para otras más largas.El Reed memorial park es simplemente un parque de árboles Kauri como ya vimos por la costa oeste de Northland donde vimos los más grandes del país. Este parque está bien para un paseo pero no tiene nada en especial, solo unos cuantos arboles Kauri bastante grandes y poco más y ver esto después de ver el que vimos hace unos días te deja un poco indiferente.




5.       Abbey Caves



Abbey Caves son unas cuevas muy famosas a tan solo unos pocos kilómetros de la ciudad. Son unas cuevas que no están bajo mantenimiento ni mano humana. Son cuevas salvajes que están ahí para ser exploradas a tu ritmo y sin pagar. Son peligrosas y hay que tener buen físico y un poco de experiencia para entrar en ellas. Nosotros fuimos a acercarnos a ver como estaban, al llegar dejamos la furgoneta en un parking, si se le puede llamar así, era más bien dejarlo en la cuneta. Al salir de la furgoneta nos dimos cuenta que en el suelo había cristales rotos, señal de que habían robado algún coche recientemente, esto nos dejó un poco preocupados y escondimos las cosas de más valor bien escondidas. No había ninguna vigilancia ni gente que pasara por allí para denunciar un posible robo, lugar perfecto para un ladrón. No es la primera vez que hemos oído que han robado el coche a alguien en un parking de algún sendero o ruta, sobre todo en la de los great walks donde se deja el coche entre 2 y 5 días en mitad del campo.Salimos hacia las cuevas y por el sendero nos encontramos con un grupo de 4 chicas que iban mirándonos como diciendo “La que os espera ahí dentro” Iban todo mojadas hasta la cintura con las botas quitadas y empapadas. Son tres cuevas a las que se pueden entrar, alguna realmente profunda. La primera a la que llegamos era de acceso complicado y cuesta abajo, las piedras resbalaban y estaba todo muy húmedo, el día y semanas anteriores había estado lloviendo mucho y esto para entrar a una cueva no es muy recomendable. Antes de llevarnos un disgusto decidimos seguir adelante e ir a ver las otras dos cuevas. La segunda cueva nos la saltamos sin verla y la tercera era tres cuartos de lo mismo que la primera, eso sumado a la preocupación de la furgoneta por si nos robaban causó que nos volviéramos de vuelta a la furgoneta sin haber entrado a ninguna cueva, no quisimos correr riesgos aquel día. Nos quedamos sin ver las Abbey Caves, lo dejamos en la lista de cosas que hacer si algún día volvemos a Nueva Zelanda.
 

6.       Whangarei Heads y Mt Manaia




Sin duda el lugar que me gustó más de toda la región. Aquí nos vinimos cuando tuvimos la noticia de los ingleses que querían ver el coche en dos días. Dos días que aprovechamos de lo lindo por Whangarei Heads, un trozo de paraíso a tan solo unos kilómetros de la ciudad y que va por toda la costa de Océano Pacifico. Son mucho los maravillosos rincones que vimos, como la Ocean Beach con sus grandes dunas por las que te podías tirar rodando o relajarte en su fantástica playa relajante. La zona se llama Bram Head y hay unos senderos largos que te llevan a refugios para pasar la noche y seguir andando.




La verdad es que Whangarei Heads tiene muchas posibilidades, tantas como pasar al menos una semana por sus senderos.Otra parada fue Pataua con su puente que comunica Pataua sur con Pataua norte, puente que pasa por un agua de mar que es como si fuera un rio que entra y que está llenísima de almejas, otras conchas y mucho marisco. Se veían a gente coger estas almejas metidos en el rio, es un cementerio gigante de estas conchas.  En ese puente se ponen los niños a pescar, niños que viven aquí alejados de todo.




Mi sitio favorito sin lugar a dudas fue el ascenso al Monte Manaia, a pesar de la paliza de escaleras (contamos más de mil escalones), escaleras que están montadas en una ruta para llegar a lo más alto del monte donde hay otras formaciones rocosas. Las vistas son sublimes. De nuevo lo tengo que decir, de las mejores vistas que vimos en Nueva Zelanda, difícil de superar. Belleza natural en todo su auge. El sendero es algo así como dos horas y es duro porque se sube mucha escalera pero merece la pena definitivamente. Si vienes a Nueva Zelanda y vas por Northland, no puedes perderte este lugar. Los tonos de azules parecen irreales y en contraste con el verde de las montañas de diferentes formas forman un precioso paisaje.












Llegó el día de que vinieran a ver la furgoneta, dos ingleses que acababan de llegar hace poco a Nueva Zelanda y que tenían la intención de quedarse a vivir en Nueva Zelanda. Quedaron contentos con la furgoneta y la querían comprar pero nosotros les propusimos esperar al menos una semana, queríamos utilizar la furgoneta una semana más para cuando estuviésemos haciendo woofing (ya os lo explicaré en el próximo post) para poder ver un poco los alrededores y no quedarnos fijos en una casa que se encontraba in the middle of nowhere. Hicimos el trato, pactamos el precio tras una larga negociación y quedamos para la siguiente semana. El precio fue el mismo por el que lo compramos (2.750 NZD)  a cambio de que teníamos que cambiarle una rueda que estaba gastada. No esperábamos venderla por ese precio, tuvimos suerte.Ya habíamos quedado con Robyn al siguiente día. Robyn es la dueña de Arborfield Animal Sanctuary donde íbamos a trabajar a cambio de comida y casa por unos 10 días en la que iba a ser nuestra siguiente experiencia. No nos queríamos ir de Nueva Zelanda sin haber hecho algo así viviendo con una familia neozelandesa aparte de que venía bien ahorrar algo de dinero


Post anterior del viaje: Nueva Zelanda: Perdidos por las bahías de Northland y Bay of Islands