26 de diciembre de 2013

Indonesia: Explorando Bali en moto, día 5 (Pura Luhur Uluwatu, Playas de Bukit Peninsula y Kuta)

pura luhur uluwatu


Nos levantábamos de nuevo en Ubud tras algunos días en moto por la isla, era como si hubiéramos vuelto a casa de nuevo, algo extraño sentirnos así ya que solo habíamos estado un par de días antes de salir con la moto pero viajar tanto tiempo es lo que tiene, enseguida encuentras “tu casa” en una ciudad que has visto más que otras. Volvimos por Ubud para salir de nuevo en nuestro último día en moto por la isla, esta vez nos íbamos a  conocer la otra cara de Bali, la más turística, la de las playas y la del tráfico. Mucha gente nos había dicho que ni nos acercáramos por Kuta, que no merecía la pena. A nosotros nos gusta conocer los lugares para poder opinar aunque no tenga buena reputación para el viajero (si para el turista) Nos gusta descubrir el lugar estando en él y Kuta no iba a ser una excepción.


Para desayunar me llevé una sorpresa, como de costumbre en este Home Stay de Ubud nos daban pan para desayunar. Aquella mañana Dani nos trajo un plato de noodles con verduras. No me apetecía para nada, la verdad que aunque estuviera bueno, me empezaba a hartar de los noodles y del arroz, me empezaba a pasar como en India. No me apetecía y mucho menos como desayuno, pero era lo que había, algo había que comer y más si era incluido del hotel.

trafico en Bali
Comienza el atasco

camion en Bali
Da igual donde te pongas en un camión balinés
escultura balinesa
Figuras que fuimos viendo desde la moto

Pura Luhur Uluwatu


Dijimos hasta luego a Dani del home stay ya que esa noche volveríamos a Ubud a dormir. El día empezó ya con avisos de lo que nos íbamos a encontrar más al sur, tráfico pesado por todos sitios. Cientos de motos que haces que tengas que estar con los 5 sentidos puestos en la carretera para no comerte a ninguna aunque lo que peor me parecía eran los coches que tenían prisa, que adelantaban de forma peligrosa,  la situación estaba bajo control. El primer destino del día estaba claro, nos metimos el tute de viaje hasta lo más al sur de la isla, en Bukit Peninsula, el templo de Uluwatu.
Decidimos hacerlo así para ir subiendo poco a poco de vuelta a Ubud y no darnos todo el viaje al final del día. Tardamos horas en llegar a Uluwatu por culpa del tráfico que hay por Kuta y Denpasar, un tráfico de lo peor que he visto jamás, una locura que nos tuvimos que tragar con mucha paciencia y calma. Por Bukit Peninsula el ambiente que se respiraba era muy diferente al que se respiraba en el norte. Aquí el ambiente era muy surfero y joven, muchas motos con tablas que se dirigían a las playas del sur.

templo Uluwatu
El abismo en Uluwatu

Pura Luhur Uluwatu es un templo del siglo 11 situado en lo más al sur de la isla, en Bukit Península, uno de los “templos de agua” más importantes del hinduismo balinés. Es conocido turísticamente por ser el templo para ver el mejor atardecer, uno de los más bonitos que se pueden ver en Bali e incluso Indonesia. Lo malo son la cantidad de turistas que acuden, haciendo del atardecer algo menos atractivo, nosotros llegaríamos por la mañana cuando no había demasiada gente, la mayoría balinesa, es muy agradable caminar por el camino que hay por encima del acantilado y las vistas al templo son muy hermosas. 

Acantilados de Uluwatu
Acantilados que se ven desde el templo Uluwatu

temple uluwatu
Templo en un acantilado, ahí las olas no llegan en la vida ;)
acantilados en Uluwatu
Un placer disfrutar de las vistas de los acantilados de Uluwatu
Son muchas las escaleras que hay que subir hasta el templo pero merece mucho la pena, hay un lugar donde puedes ver a la diosa Ganesha, el famoso Dios hindú en forma de elefante. Hay una colonia de monos que corretean entre las personas y los templos en busca de comida, siempre con un ojo puesto en ellos pues no se sabe nunca cómo van a reaccionar, hay algunos que son peligrosos como ya os conté en el post de Ubud y del Sacred Monkey Forest. Con la entrada al templo te dan un sarong, ignora a todos aquellos que en la entrada tratan de darte un sarong en alquiler, no es necesario.

Luhur Uluwatu
Templo Uluwatu y su arquitectura maravillosa

Padang Padang Beach y Bingin Beaches


Desde allí cogimos la moto de nuevo para ir subiendo poco a poco por Bukit Peninsula, nos fuimos directo a ver las playas de Bali. Bali es conocido por playas como destino turístico pero para nada es así, hay muchos lugares mejores por Indonesia y sería cometer un craso error el venir a Bali solo para playa.
La primera playa que fuimos a ver es la famosa y pequeña Padang Padang Beach. Primero la vimos desde las alturas y parecía bonita pero el ambiente por el alrededor ya nos indicaba de que no iba a ser una playa tranquila. Aparcamos en el parking de la playa y comimos antes de bajar hasta la arena, un bakso en un puestecillo. 

playa padang padang
Playa Padang Padang desde las alturas

Bajando muchas escaleras llegas hasta la playa, llenísima de turistas y de gente en caza del turista, una locura de playa que aunque bonita tampoco es que sea nada del otro mundo. Parecía una competición para ver quien lucía el mejor cuerpo, mucho australiano, ruso e italiano tostándose al sol, un ambiente en el que no nos sentíamos cómodos, no era ese tipo de playa que buscábamos, era difícil no comparar con las maravillosas playas de Ha´apai. Para paliar el calor nos metimos en sus aguas y tras descansar un rato fuimos a probar en otra playa. 

Padang Padang Beach
Playa Padang Padang desde la orilla, competición de cuerpos

Esta vez nos fuimos a la playa de Bingin la cual que nos costó muchísimo encontrar, tras perdernos varias veces por el camino llegamos. Otra vez bajar muchas escaleras para llegar a una playa más solitaria pero para nada agradable para bañarse. El coral estaba por casi toda la orilla y pinchaba muchísimo en los pies, decidimos meternos en un bar con vistas al mar para bebernos un milkshake mientras planeábamos la siguiente parada con la moto.

Bingin Beach
Tomandonoslo tranquilamente en Bingin Beach
coral de bingin
La playa de Bingin era horrorosa para bañarse en ella

Kuta y Denpasar


Nos fuimos directos a Kuta, no nos quedaba más tiempo para visitar más playas, ya habíamos visto lo suficiente. Bali no nos gustó para ir de playas, esperábamos que eso cambiara yéndonos a otras islas de Indonesia, que no son pocas, nos quedábamos con el interior de Bali y su cultura.
Llegábamos a Kuta, ciudad más turística y conocida de Bali, muchísimo tráfico, muchísima gente, muchos australianos que llegan pare hacer surf por aquí y por Bukit Peninsula teniendo Kuta como base. Kuta también fue conocida por un trágico suceso en el año 2002 donde 202 personas perecieron en un ataque terrorista con una bomba seguida de otro en 2005 donde murieron 26 personas.
Aparcamos en una de sus calles principales entre una mansalva de motos y coches. No había nada que destacar en Kuta. Tiendas enormes, turistas rojo-gamba a tutiplén y poco más. Nos acercamos a su playa, minada de gente y eso que era ya tardecillo, supongo que esperaban el atardecer. No sé qué hacíamos allí pero nos gustó experimentarlo, ya sabíamos que era Kuta y porque unos lo aman y otros lo odian, paraíso para el turista horror para el viajero, aquí pues tener todas las facilidades a base de €€€. 

Calle principal de Kuta
Unas de las calles comeciales de Kuta, un horror

Playa de Kuta
Playa minada de gente de Kuta
Hotel en Kuta
Hotel en Kuta que tenia muy buena pinta
Aun así nos metimos en una calle agradable con muchos puestecillos y ambiente balinés, lo justo para pasar un par de horas conociendo el lugar. Mucha gente nos paraba ofreciendo servicios de hoteles, taxi, de sus tiendas o de lo que fuera, el negocio constante de Kuta con el turística no tiene descanso. Los precios estaban mega inflados y lo peor es que la gente lo paga porque no sabe la realidad que hay allá en el norte de Bali donde todo es más de la mitad de barato y donde todo es mucho más auténtico con gente desinteresada en engañarte y sacarte dinero. Esto es Kuta, si me pides consejo de ir o no te digo que vayas y lo compruebes por ti mismo pero también te diría que inviertas ese tiempo para llegar allí en otros lugares de la isla que merecen mucho más la pena. Una alternativa puede ser Jimbaran por el que pasamos y que está al sur de Kuta.

Trabajador Balines
Trabajador pillado infraganti
 
Ya de noche salimos de camino a Ubud haciendo una parada en Denpasar, la capital de la isla, conocida más bien por su aeropuerto internacional, por el que vinimos nosotros. Aquí paramos más que nada para cenar, tenía algunas cosas que ver pero era de noche y no sabíamos bien dónde ir. Denpasar es grandecito y no nos quedó claro donde estaba su centro. Nos metimos en una calle cualquiera donde estaban los locales, por una calle llena de puestos y sitios para comer, tras dar algunas vueltas acabamos en un sitio donde se comía pescado. Era nuestra oportunidad para comer pescado más barato aunque no parecía que fuera el sitio más limpio de Denpasar precisamente. Los locales nos miraban extraños como si no estuvieran acostumbrados a ver a guiris por allí, una chica que había sentada comiendo nos ayudó. La gente del restaurante no hablaba ni una palabra de inglés y esta chica nos ayudó a traducir el menú y a hacer de intérprete. Esta chica había trabajado muchos años en un hotel de lujo en Bukit Peninsula y hablaba fluidamente el inglés, fue todo un placer haber compartido cena con ella. La cena muy rica, sobre todo me gustó que fuera algo diferente a noodles o arroz. Ya tarde y con el tráfico más tranquilo salimos hacia Ubud donde dormiríamos nuestra última noche en Bali.

Teníamos que ir rápido al centro de Ubud ya que teníamos que reservar algo que nos llevara a las Gili Island, decidido esa misma tarde. Casi todas las agencias estaban cerradas pero una aunque cerrada todavía se podía ver gente en su interior así que tras tocar la puerta nos abrieron y nos ofrecieron las opciones. Hay dos opciones para llegar a las Gili Island, una es la rápida y muy cara de una lancha que te lleva directamente a las islas o la opción larga y barata de coger el ferry hasta la isla de Lombok y desde allí por tierra ir hasta el puerto cerca de Gili Islands donde se coge otro barquito de 15 minutos hasta las islas. Al disponer de tiempo y poco dinero, nuestra opción fue la segunda. A la mañana siguiente nos recogerían en Dani Homestay para llevarnos a Padangbai de donde salía el ferry temprano hacia Lombok. Se acabó Bali, fue todo un placer haberla conocido aunque no estuviéramos tanto tiempo. Una semana supo a poco pero suficiente para conocer su esencia.



Gastos del día:

Alquiler de moto:                             50.000 rp
Comida:                                            94.000 rp
Alojamiento:                                   150.000 rp
Entradas:                                           40.000 rp
Otros:                                                 40.500 rp

Total:                      374.000 rp (28.7 €, con cambio de                                        2013)







Post anterior del viaje: Indonesia: Explorando Bali en moto, día 4 (Cataratas de Munduk, Pura Luhur Batukau y Pura Taman Ayan)

Siguiente post del viaje: Indonesia: Gili Islands, un paraíso sin leyes