"he

9 de febrero de 2014

Indonesia: Islas Komodo, una de las 7 maravillas naturales del mundo


Dragón descansando zen lo alto de la colina
Son peligrosos, grandes, únicos y se les hace llamar dragones aunque no tengan alas ni echen fuego por la boca. El dragón de Komodo es un animal endémico de unas islas de fama mundial, quizás por toda la belleza que les rodea, un agua clara y turquesa llena de vida bajo ellas y de un paisaje vegetal de otra clase. Todo el conjunto hacen del parque nacional de Komodo un pastel goloso turístico que se nos hizo irresistible y que nos tuvo 30 y muchas horas en transporte público desde las islas Gili para llegar a conocerlo.


Nos costó cerrar el viaje en barco a las islas Komodo National Park desde Labuanbajo pero al final lo conseguimos, lo cerramos con el chico de nuestro hotel mismo, del Indah Komodo. Para salir el día siguiente necesitábamos dos personas más para compartir los gastos del barco así que le hablamos de los dos checos que conocimos en el barco SumbawaFlores que andaban buscando algún trip a las islas. El problema era que no sabíamos dónde se alojaban y aun teniendo su teléfono no podíamos contactar con ellos. El chico del hotel nos dijo que ya encontraría él a alguien y que no nos preocupáramos, que ya aparecería alguien.  Al rato nos llama y nos dice que han encontrado a los checos por la calle que andaban buscando agencias para el viaje, que fuerte. O qué casualidad…
Así que los cuatro juntos sentados en una mesa y con unas cervezas de por medio hicimos los planes con el chico que nos organizaba el viaje y acordamos en quedar al día siguiente para salir a las Komodo. Trataba de un viaje en un barquito de dos días y una noche en los que visitaríamos lugares como la isla de Rinca, la isla de Komodo, pink beach, manta point entre otros sitios, en el barco vendría la tripulación que era una familia compuesta por el padre, dos hijos y un sobrino suyo con comida “all you can eat” que ellos mismos nos prepararían, sonaba bien! La alegría se apoderaba de nosotros, estábamos a punto de ir a una de las 7 maravillas naturales del mundo, nos íbamos a las tan misteriosas islas Komodo.
A la mañana siguiente como acordamos quedamos con los checos en nuestro hotel y salimos, comprando antes algunas cosas por lo que pudiera pasar y alquilamos material para bucear (gafas y aletas)

Boat trip komodo
En el puerto con los checos yendo a nuestro barco
Nos presentamos con la tripulación con una pequeña sorpresa, ninguno de ellos hablaba ni una palabra de inglés y cuando digo ni una palabra de inglés es que no sabían decir ni “Hello”. Teníamos que ingeniárnosla para comunicarnos con ellos, la lengua de las señas sería nuestra comunicación a partir de ese momento, íbamos a compartir bastante tiempo con ellos, aun así no les faltaba la sonrisa en la cara, se les veía buena gente. Como pueden trabajar con extranjeros sin hablar aunque sea un mínimo de inglés! En fin…

Isla de Rinca, trekking bucando el dragón de Komodo


La primera parada del viaje sería ir a la isla de Rinca (pronunciado Rincha), una isla del Komodo National Park de la que dicen que se pueden ver más dragones de Komodo que en ninguna otra isla del parque nacional. Por el camino en barco ya pudimos gozar del paisaje que se iba viendo con islas que se iban quedando atrás, el tiempo era fantástico, en eso habíamos tenido mucha suerte.

islas de komodo
Recién salidos de Labuanbajo ya se podían divisar las primeras islas
Perrine disfrutando del paisaje en unas butacas como si del cine se tratara
Anclados en la isla de Rinca con otros boat trips
sail komodo
El barco de otros que hacían su boat trip particular
La intención de venir Rinca  era la de hacer un trekking para ver la fauna y flora de este paisaje tan extraño y sobre todo y como ya sabréis de ver al misterioso dragón de Komodo. Para hacer el trekking por la isla hay que ir obligatoriamente con un guía que se paga con el ticket  en la oficina de la entrada donde ya se compra también los permisos para la visita a la isla de Komodo , allí están los guías esperando.

komodo patrimonio mundial de la unesco
El parque nacional de Komodo es patrimonio mundial 
dragon de komodo en la isla de rinca
En la entrada a la isla de Rinca te encuentras con dos dragones de Komodo decorando la puerta
Teníamos 3 opciones de ruta para el trekking, de menor a mayor duración. Elegimos la más larga porque queríamos aprovechar al máximo la visita a esta isla y aunque hacía calor, lo aguantaríamos. Los cuatro estábamos de acuerdo, el único que no parecía estar muy de acuerdo era el guía que nos intentaba convencer de que hiciéramos otra más corta, se le veía que no tenía ni pizca de ganas de hacer el trekking largo y nos puso cara larga, nos metió prisa y se puso de mala leche con nosotros. Le dijimos claro que habíamos pagado dinero por él y que merecíamos alguna explicación de la isla, no simplemente seguirle como burros. Fuimos viendo la vegetación especial de la isla y algún que otro animal suelto, como los búfalos de agua y algunos pájaros bonitos, pero el protagonista de la película todavía no aparecía. 

Paisaje de la isla de Rinca
Perrine disfrutando del paisaje de la isla
Palmeras predominando el paisaje de la isla
Como véis es  una vegetación un tanto diferente
Según nos contó el guía no era la mejor hora para verles, lo mejor es por la mañana temprano o al atardecer. Cuando ya habíamos perdido la esperanza de ver al dragón de Komodo apareció en escena, teníamos a uno de los dragones en medio de nuestro sendero! Se quedó a la defensiva mirándonos fijamente, nosotros hacíamos lo mismo y flipamos, no parábamos de hacerle fotos e intentamos ir acercándonos poco a poco. Se dice que el dragón de Komodo es un animal muy peligroso y que de un bocado te puede matar, y no solo por el bocado, lo peor está en la bacteria que contiene su saliva que actúa como veneno haciendo un efecto lento en la presa que le provoca la muerte, listo para el banquete del dragón de Komodo. Así que hay que andar con mucho ojo aunque también es verdad que es un animal que no atacaría si no se le hace nada, va a su rollo y lo primero que haría es apartarse, solo atacaría al humano si se siente arrinconado o en peligro.

dragon de komodo en rinca
Nuestro primer dragón de Komodo
Árbol extraño en la isla de Rinca
Cuando el dragón vio que estaba todo bajo control siguió su camino y se metió entre la vegetación con sus patas gordas, su larga cola y sacando y metiendo su larga lengua, nosotros pudimos seguir por nuestro camino llenos de excitación, lo todos tienen la suerte de poder verlos en libertad, en este siguiente vídeo podéis ver como se despidió de nosotros. 



Al final del trekking vimos más pero estos se dice que siempre andan por aquí y que los tienen para la galería aunque nadie los retengan ahí, ahí están bajo unas cabañas a la sombra durmiendo despatarrados a los que se les puede hacer buenas fotos, se les ven animales muy tranquilos.

Dragones que vimos debajo de unas cabañas a la salida de la isla












El trekking había durado dos horas y ya eran la 1 y media del mediodía, tiempo d comer, así que nos fuimos de vuelta al barco para salir al siguiente destino, por el camino nos pusieron la comida que había preparado mientras nosotros hacíamos la visita a Rinca. Era arroz, noodles preparados de dos formas y trozos de pescado en salsa, todo estaba buenísimo, de la comida no nos podíamos quejar. De postre cogimos unos plátanos y nos bebimos un café, café y té podíamos tomar también todo lo que quisiéramos.


comida de la isla de Flores
El capitán al timón y nuestra comida lista!

Pink Beach, la playa rosa con tortugas a la vista


paisaje camino a pink beach
Paisaje camino de Pink Beach
A las 4 y media ya estábamos en Pink Beach (Pantai Merah) para hacer el primer snorkeling del viaje. El barco paró allí y nosotros podíamos estar por la playa o haciendo snorkeling durante 1 hora mas o menos. El snorkeling era muy bueno y estuvimos mucho rato con las gafas y el tubo dando vuelta por los corales de esta bonita playa, la mayor sorpresa fue cuando me encontré con dos tortugas! Era la primera vez que veía tortugas en libertad en el mar, pude amortizar lo que me costó la cámara de agua con las fotos que pude sacar, llamé a Perrine a voces y los dos las seguimos, fue un momento memorable que nunca olvidaré. Según nos contaron no es común ver tortugas en esta playa aunque nunca se sabe.



tortugas en pink beach
Tortuga a la que seguimos un buen rato 
La playa Pink Beach tiene este nombre porque la arena tiene un aspecto rosado, esto es debido al coral de la zona que suelta trozos rojizos dejando a esta playa muy bonita. Con mi cámara de agua no pudimos captar bien lo que realmente veíamos ya que llegamos a ella a nado sin nuestra cámara buena.
Al anochecer tuvimos lo mismo para cenar ya anclados cerca de un poblado de las islas de Komodo. 

Pink Beach del parque nacional de Komodo
arena de pinck beach
Aquí se aprecian mejor los trozos rojos del coral
Atardecer en las islas Komodo
Atardecer en las islas Komodo...
Tuvimos tiempo para pescar y tomarnos unas cervezas tranquilamente con los checos y la tripulación, en el agua pudimos ver que ahí debajo estaba lleno de vida, peces que salen por la noche, algunos saltarines que nos sobresaltaban y hasta vimos una serpiente de agua, de fuertes colores de la que se dice que es muy venenosa. No era buena idea darse un baño nocturno aquí y menos cuando vimos todo lo que había. Con cuatro colchones en el suelo y una sabana nos fuimos a dormir pronto, queríamos aprovechar el día siguiente día para ir temprano a la isla  de nombre Komodo que da nombre a todo el conjunto que forma el parque nacional. Cando íbamos a dormir nos dimos cuenta de que en el barco vivían más aparte de nosotros, vimos una cucaracha a las que hicimos caso omiso, era lo que había, la tripulación no me preguntéis donde durmieron, no había mucho más sitio en el barco y eran 4.

Isla Komodo, el paraíso de los dragones 


Nos despertamos muy temprano, o más bien nos despertaron con el sonido del motor del motor de la barca. Un precioso amanecer en el horizonte es lo que primero vimos al abrir los ojos; estaba soñando todavía? Un gran día nos esperaba.

amanecer en las islas Komodo
...y amanecer en las islas Komodo
La isla de Komodo es la isla más grande de toda en el que se puede encontrar un poblado llamado Kampung Komodo, un poblado al que se llega tras una hora de caminata y el que está lleno de pollos, cabras y niños, se dice que los habitantes son los descendientes de los convictos exiliados en el siglo XIX por uno de los sultanes en Sumbawa. No era nuestro destino aunque hubiera sido interesante.

Palo que llevan los guías  para defensa de un supuesto ataque del dragón

Llegamos a primera hora a la isla donde todavía no estaban despiertos ni los dragones. Los guías no estaban todavía así que tuvimos que esperar mientras vimos a algún ciervo por allí. 

ciervo en la isla de komodo
Ciervo de la isla de Komodo
Esta vez nos tocó un guía que hacía su trabajo con pasión y ganas y no como en Rinca. Escogimos de nuevo un trekking largo y nos estuvo explicando muchas cosas sobre la isla y su vida animal y vegetal. En este trekking vimos búfalos, ciervos, jabalís, otros pájaros y como no, vimos de nuevo al dragón de Komodo.

flor de la isla de komodo
Flor en la isla de Komodo
keep silent
Keep silent, foto que utiliza Perrine para su trabajo de profesora
pajaro de la isla de komodo
Precioso pájaro cazado por nuestra cámara
Los guías siempre avisan de que no hay garantías de verles y que trataba de cuestión de suerte. Nosotros la tuvimos y lo volvimos a ver, fue en un sitio poco común, vimos un ejemplar en lo alto de la colina donde según el guía era algo inaudito, los dragones no suelen subir hasta allí  pero ahí estaba, despatarrado observando nuestros movimientos, estuvimos un buen rato con él. Las vistas desde lo alto de la colina son preciosas.


Dragón dándose un paseo por la playa

Al salir nos encontramos con una tienda donde vendían algunos souvenirs hechos a mano aunque esto ya lo hicimos a gente que se nos acerco al barco en Pink Beach a muy buen precio.

souvenirs de la isla de komodo
Souvenirs de la isla de Komodo
El chico que venia a recogernos en esa barca de la isla de Komodo


Manta Point, los gigantes de las islas Komodo 


El siguiente destino del boat trip sería el Manta Point, la intención era la de nadar junto a las mantas gigantes. Es una variedad de los peces raya y son de la familia de los tiburones, pueden llegar a medir hasta los 8 metros y medio de envergadura y pesar 1.400 kg , os lo podéis imaginar? Estas hermosas gigantes criaturas acuáticas se suelen concentrar en este punto en mitad de las aguas del parque nacional, se dice que por la mezcla de las aguas de diferentes corrientes, fría y caliente hacen de un ambiente ideal para estos grandes submarinos. El viaje hasta allí fue largo, algunas horas, pero para nada aburrido, el paisaje precioso hacia que no dejara de echar fotos, también pescábamos con el barco en marcha con la caña que se trajo el chico checo. La verdad es que congeniamos muy bien con esta pareja checa que como nosotros venían de estar una larga temporada en Nueva Zelanda. Con la tripulación también había buen rollo, que aunque prácticamente no nos podíamos comunicar si que hacíamos bromas, sobre todo con el pequeño que era tímido pero curioso al que no paraba de hacer bromas. El padre era el que llevaba el timón la mayoría del tiempo y el que daba las ordenes a sus hijos que hacían muy bien su trabajo. Estábamos muy contentos con ellos.

El más pequeño de la tripulación en el mejor sitio del barco
Islas de arena en las Komodo
El checo junto a Perrine
Tras un rato dando vueltas en circulo con el barco buscando a las mantas gigantes las encontramos, unas grandes manchas negras se podían ver en el agua, 1. 2. 3... 8 había muchas juntas, rápidamente nos pusimos las gafas y nos tiramos al agua con el barco en marcha, al caer al agua las gafas de buceo se quitaron de mi cabeza y les perdí la pista, también perdí a los demás de la vista y tuve que volver a nado hasta el barco, había mala mar y se veían remolinos de agua que daban un poco de yuyu y costaba nadar mucho a contracorriente. Una vez subidos al barco los 4 todos los habían visto menos yo, estaban flipando. El barco dio más vueltas hasta encontrarlos de nuevo. Está vez salté casi en lo alto de una y wow, al abrir los ojos lo tenia en frente de mi, que animal más grande! El nombre de manta gigante le viene que ni pintado, no me lo podía creer que estuviera nadando con tremendo animal, sin duda fue una de las mejores experiencias que he tenido nunca. 

manta gigante en manta point
 Una de las mantas gigantes que vimos en Manta Point



Son rápidas así que es difícil el poder seguirlas. Saltamos una tercera vez en la que caímos en una zona de medusas, picaba muchísimo en el cuerpo y a Perrine y a la chica checa les dio bien con los tentáculos dejandoles una marca dolorosa en el cuerpo. Lo suyo es hacer esto con un traje de buzo, las medusas son bastante comunes por esta zona.
Tras esta gran subida de adrenalina nos pusimos a comer mientras nos dirigíamos a nuestro último destino del viaje, otro viaje largo en el que nos permitimos echarnos una pequeña siesta, quedamos exhaustos del esfuerzo que hicimos nadando con las mantas gigantes.


Ùltimo destino: Pulau Seraya


Llegamos a Pulau Seraya, una isla donde hariamos snorkeling, ya más tranquilos. Fue el mejor snorkeling que hicimos hasta el momento, nos gustó más que incluso el que hicimos en Tonga. Estuvimos un par de horas rastreando toda la zona con las gafas en esta preciosa isla, el tiempo se puso feo pero nos dejó esta bonita estampa.

Arco iris para terminar el boat trip
Ya a eso de las 5  de la tarde estábamos llegando de vuelta a Labuanbajo donde volvimos a nuestro hotel. Nos duchamos, fuimos a cenar y pronto caímos rendidos en la cama, había sido un viaje increíble del que disfrutamos como enanos. Pasamos algunos días más en Labuanbajo sin hacer mucho reservando energías para el que sería otro viaje larguísimo, esta vez desde Labuanbajo hasta la isla de Java por tierra y mar, una locura! Os lo cuento en el próximo post.

Hotel en Labuanbajo
A dormir



Gastos del boat trip de 2 días y 1 noche por Komodo NP para 2:

Costes del barco:                                   1.100.000 rupias
Alquiler de gafas y aletas :                    120.000 rupias
Entrada y guias (obligatorio):                370.000 rupias



Total:                          1.159.000 rupias (sobre 122€, con                                               cambio de junio de 2013) Media por                                           día/persona de 61€









Post anterior del viaje: Indonesia: Labuanbajo (isla de Flores) y la isla de Bidadari

Siguiente post del viaje: Indonesia: Kawah Ijen, el volcán de los superheroes



No hay comentarios :

Publicar un comentario