3 de marzo de 2014

Andorra: Descubriendo un poco de Andorra en temporada baja


Tras el varapalo de lo que paso en mi ojo en Indonesia, algo me mantenía con ilusión y con muchas ganas de que llegará ese momento, solo necesitamos un par de meses para ello. Tras Indonesia pasamos casi un mes en Bélgica (donde vivo habitualmente y de donde es Perrine) para recuperarme del ojo y para luego volar a Málaga a ver a mi familia.

Tras pasar un buen tiempo en mi ciudad natal con familia, amigos y buen tiempo, volé a Barcelona donde me esperaba mi madre, con la que pasamos un buen tiempo antes de salir a los Balcanes, coincidió que era mi cumpleaños y decidimos que lo íbamos a celebrar con una escapada a Andorra desde Abrera, un pueblo cerca de Barcelona. Para mi era el mejor regalo que podía tener, me gustaba la idea de conocer Andorra y adentrarme en los Pirineos por primera vez.
Andorra es un principado soberano de escasos 468 km² que no dispone de fuerzas armadas y depende de la defensa por parte de Francia y España. Como idioma principal tienen el Catalán aunque el español o incluso el francés se habla en todos sitios y como moneda tienen el €. País muy visitado por el turismo de deporte y senderismo, también para ir de compras ya que muchos productos son libre de impuestos.

Fuimos en coche y antes de entrar a Andorra vimos un espectacular paisaje montañoso hasta llegar a Francia por la carretera que pasa por Puigcerda, un pequeño paso por la Francia pirenaica y ya estábamos en este pequeño principado. Pasamos cerca de la localidad de Llivia, un trozo de territorio español rodeado de territorio francés también conocido con el termino de “enclave” en este caso un enclave de España en Francia. Me dieron muchas ganas de conocerlo pero no había tiempo, lo dejamos para otra ocasión.


Estábamos en septiembre pero el frío se notaba al ir subiendo metros de altitud. Nuestro primer destino era llegar al pueblo fronterizo con Francia de Pas de la Casa, un pueblo a 2.400 metros de altitud. Pas de la Casa es bien conocido como destino para deportes de invierno y es en invierno cuando está lleno hasta los topes, en su temporada alta cuando todo está cubierto de nieve. Nosotros veníamos a ver el bonito paisaje montañoso ya que nieve no había todavía. Desde nuestro hotel se podía ver esto, los pirineos son preciosos, me gustaba la idea de despertar con estas vistas. El hotel nos salió por 30€, estoy seguro de que en invierno cuesta el doble o más.

Vistas desde la ventana del hotel
Vistas desde la ventana del hotel
Esa misma tarde que llegamos a Pas de la Casa nos fuimos a dar una vuelta por el pueblo y a cenar por allí, se nota que era temporada baja y no se veía mucha gente por las calles pero se respiraba ese ambiente montañero. Es sabido de Andorra de que es un país para venir de compras, sobre todo de tabaco, alcohol, electrónica entre otras cosas debido a la ausencia de impuestos de este país en algunos productos. 

Tabaco everywhere
Las tiendas con estos productos estaban por todos sitios, se aprovechan bien de la situación entre Francia y España. Pas de la Casa es pequeño y no tiene mucho que ver, lo especial del lugar es en el entorno en que se sitúa, el pueblo esta todo decorado con banderitas andorranas, que se sepa bien donde estamos. Para cenar fuimos a uno de los varios buffets que tienen, no estaba nada mal y no fue caro.

Una calle de Pas de la Casa
Banderitas andorranas por todo el pueblo
Andorra tiene muchas casas de piedra, aquí una coqueta que vimos en Pas de la Casa

Al día siguiente lo primero que hice fue mirar por la ventana para ver esas preciosas vistas para empezar bien el día. Desayunamos en el pueblo y seguimos nuestra ruta por el país, nos adentramos parando varias veces el coche en la cuneta para ver el paisaje y echar/nos unas fotos, el paisaje montañoso tan bonito de este país bien lo merece.

Paisajes así durante todo el camino, Andorra mola

Vista desde los pueblos por los que íbamos pasando

Vimos alguna iglesia bonita por el camino como esta de Sant Joan De Caselles, un edificio del estilo románico con campanario de estilo lombardo, es fácil de visitar ya que está en la carretera principal.  

Iglesia Sant Joan De Caselles

Por casualidad habíamos llegado en un día festivo en Andorra, era nada más y nada menos que el día de Meritxell con lo que al pasar por Meritxell vimos que había mucho movimientos con guardias por todos sitios vestidos de una forma graciosa para mi. Meritxell es la patrona de Andorra con lo que para los andorranos es un día importante de fiestas.Por ello no pudimos subir a ver la iglesia de Meritxell y seguimos nuestro camino parando en Canillo para tomarnos algo y pasear un poco.

Oficina de turismo en Canillo
Calle principal de la tranquila Canillo
Diari d´Andorra, solo intentaba entender algo

El estanque de Engolasters es de origen glacial del que sale el río con mismo nombre. Una ruta de senderismo facilito y plano con vistas maravillosas de Encamp, se puede ver como la carretera se va perdiendo entre las montañas, por donde veníamos y por donde íbamos. 

La carretera por la que veníamos se pierde entre las montañas
Vistas desde el sendero de Engalosters al pueblo Encamp
Cuando estábamos llegando al estanque tuvimos la mala suerte de que se pusiera a llover, tapando también todas las vistas de alrededor del lago, solo podíamos ver el agua y  teníamos que estar con el paraguas en mano durante todo el sendero de vuelta, un tiempo muy desapacible para estar andando en el campo pero fue lo que nos tocó. 

Encamp desde las alturas
Comienza la ruta!
Cascada que nos cruzamos en nuestro camino al estanque
Lago de Engolasters
Lago bajo la lluvía
Flora de Andorra


Algún día me gustaría venir a Andorra a hacer senderos largos con cumbre, estoy seguro de que tiene que ser impresionante.
Una web estupenda para senderos en Andorra la podéis encontrar en la siguiente website: http://senderismoandorra.net/

Seguimos carretera abajo y poco a poco fuimos llegando hasta la capital del principado, Andorra la Vieja (o Vella en catalán). Al ser día festivo estaba todo cerrado, qué hacer en Andorra la Vieja cuando está todo cerrado? Seguramente lo más especial de esta ciudad aparte de su entorno montañero sea el ir de tiendas. No pudiendo hacer eso fuimos simplemente a andar un poco y a comer en esta ciudad, estaba un poco muerta y se entiende, habrá que conocerla mejor en otro momento.

Andorra la Vieja
Andorra la Vella y sus alrededores montañosos
Una de las vistas más fotografiadas de Andorra la Vieja

Escultura reloj de Dalí
Río Valira que cruza la ciudad de Andorra la Vieja
El viaje termino visitando un poco la Cataluña que hay pegada a Andorra, también espectacular, con unas montañas muy bonitas. Fue un corto trayecto en este país pero suficiente para conocerla un poquito, al menos me hice una idea de como es. Hasta pronto Andorra!


Paisaje pirenaico ya en Cataluña


Ruta por Andorra



Ver mapa más grande