"he

12 de marzo de 2014

Eslovaquia: Bratislava, un buen comienzo para un gran viaje


Vista desde el centro al castillo en el que estuvimos el día anterior

Empezaba un viaje muy ilusionante, recuerdo que esa noche en casa casi no dormí por los nervios de la aventura que nos esperaba, teníamos más de dos meses por delante para conocer los Balcanes aunque antes queríamos visitar Bratislava y parte de Austria.

Con uno de esos vuelos baratos de Ryanair fuimos de Charleroi a Bratislava (capital de Eslovaquia) en un par de horas ya estábamos allí. En el aeropuerto nos esperaban Dorota y Lukas, una pareja eslovaca que conocimos en la lejana Tonga, quien nos iba a decir que acabaríamos en Eslovaquia con unos eslovacos que conoceríamos en el Pacifico, la magia de viajar! Podíamos dormir con ellos, bueno, en realidad en la casa de sus padres en un pequeño pueblo fronterizo con Austria cerca de Bratislava llamado Devinska Nova Ves.




Eslovaquia se proclamó país independiente en el año 1993 al separarse de R.Checa rompiendo así la antigua Checoslovaquia, fue entonces declarada Bratislava como capital del país.

Recién llegados nos llevaron directamente a las alturas de Bratislava, un memorial de los soldados que perdieron sus vidas en estas tierras durante la segunda guerra mundial, este memorial se conoce por el nombre de Slavin y está en lo alto de una colina. Las vistas desde allí son alucinantes sobre toda la ciudad y es un sitio muy tranquilo. Para llegar ahí arriba pasamos por el pueblo pijo de Bratislava, un barrio lleno de casitas de lujo para los eslovacos más adinerados.

Desde Slavin nos fuimos al centro en coche y empezamos a subir cuestas de nuevo, nos dirigíamos al castillo de Bratislava, mientras tantos nuestros anfitriones eslovacos nos iban contando un poco de su ciudad, estaban muy bien informados! Desde el castillo de Bratislava se tenían otras vistas magnificas sobre el centro histórico de la ciudad, el rio Danubio y de incluso la otra parte de la ciudad donde se concentra la parte del estilo comunista de la ciudad, la que dicen que es el grupo de bloques al estilo comunista más grande de Europa/mundo, un sitio horroroso arquitectónicamente hablando donde viven la gente más pobre de Bratislava.

El castillo en sí luce muy nuevo y en él puedes encontrar dos museos, uno de ellos el museo nacional eslovaco, a las horas que estábamos estaban ya cerrados y nos limitamos a dar un paseo por sus bonitos jardines.

En el castillo de Bratislava

Yo con Lukas y Dorota
Vista desde el castillo de Bratislava, en primer plano la catedral San Martin
Vistas desde el castillo de Bratislava
Bajamos desde el castillo hasta el centro ya de noche para tomarnos algo y cenar. Nos llevaron a uno de esos bares que parece que no son bares, se tratan de edificios que fueron construidos con otro propósito y que actualmente se utilizan como bares un poco “vintage” en los que se come y bebe barato y muy bien, nosotros estábamos en un antiguo cine. Empezamos con una cervezaca eslovaca que no estaba mal, suelen tener muchas cervezas checas que parece que tienen más éxito y probamos de la gastronomía eslovaca que nuestros amigos nos recomendaron y conocían muy bien.

El antiguo ayuntamiento por la noche
Al llegar a su casa estaban sus padres esperándonos... con más comida! No hablaban ni una palabra de inglés y nosotros pudimos utilizar las pocas palabras en checo que sabemos ya que el checo y el eslovaco es prácticamente el mismo idioma. Idioma del que aprendimos un poco cuando convivimos con varios checos mientras trabajamos y viajamos en Nueva Zelanda.
Dorota se encargó de hacer de traductora muy bien, estuvimos horas hablando de esta forma mientras el padre de la familia nos invitaba a chupitos de una bebida muy fuerte de Eslovaquia, era hecho artesanalmente. Nos contaron que en Eslovaquia es una muerte muy común cuando gente abusa de esa bebida artesanal ya que contiene una sustancia que puede llegar a matar cuando se abusa. Nosotros tras dos o tres chupitos y las cervezas que nos bebimos antes nos quedamos más que alegres.

El día siguiente lo dedicamos a seguir conociendo Bratislava y los pueblos de alrededor con Lukas y Dorota, lo primero que hicimos fue ir al castillo de Devin, un castillo que está en la confluencia del río Danubio y Moravia. Tuvimos mala suerte, hacia muchísimo viento, frío y un poco de lluvia, no era agradable andar por allí pero había que hacerlo. Subimos al castillo tras pagar una pequeña entrada, Dorota se las arregló para que pagáramos como estudiantes aunque no es que tengamos mucha pinta de estudiantes pero bien… 

Castillo de Devin desde antes de empezar a subir hasta él
El inmenso río Danubio
Maceta al revés en Devin

El castillo de Devin fue fundado en el siglo VIII y fue testigo de la guerra entre Moravia y Francia, evolucionó con la construcción de una iglesia de los bizantinos, decorada por pintores italianos, en el siglo XIII se le adjudico el nombre de Castelanus de Devin y formó parte del reino húngaro. En el 1809 fue destruido por Napoleón. A partir del siglo XIX este castillo se proclamó símbolo nacional para los eslovacos y ha sido reformado durante el siglo XX. En su interior se puede visitar un pequeño museo sobre su historia con objetos históricos en sus vitrinas.

Tras visitar su museo y dar vueltas por el castillo con esas magníficas vistas de los rios Danubio y Moravia nos fuimos a otro sitio especial de Eslovaquía, nos fuimos a la misma frontera con Austria donde se encuentra un puente que han bautizado como el puente Chuck Norris, este nombre salio elegido tras petición popular, Chuck Norris ganó por goleada entre 3 opciones. Finalmente fue rechazado por las autoridades por la falta de seriedad y le pusieron el  nombre del puente ciclista-libertad. Fuimos debajo del puente donde todavía se ve el alambre de espino y los bunkers que controlaban la frontera, en este lugar murió mucha gente que intentaba escapar del comunismo, este puente que va sobre el río Moravia conmemora la muerte de ellos.

Cruzando este puente se llega a Austria

Debajo del puente todavía se pueden ver bunkers y el alambre de espino que separaba la frontera entre comunismo y libertad

Tras comer algo típico de un tipo de pasta en un parque llamado Devinska Kobyla  fuimos a echar una siesta a la casa de Dorota y Lukas. Por la tarde iríamos a la cita de un “free tour una práctica que se está poniendo muy de moda en las ciudades más importantes de todo el mundo, trata de una organización que se dedica a dar tour gratuitos por la ciudad en los que te enseñan lo mejor de la ciudad y te cuentan historias y datos interesantes normalmente de gente local, funcionan con las propinas que reciben, voluntad propia aunque sí que es verdad que al final te sientes un poco bajo presión para pagar algo.

Figuras moldeadas de un árbol en Devinska Kobyla
El grupo a la espera de empezar el free guide tour

Visitamos lugares importantes como el casco antiguo por el que pudimos apreciar bonitos edificios como el teatro nacional eslovaco, en el final del largo paseo Hviezdoslavovo (donde empieza el tour) del estilo renacentista donde hay una fuente de Ganímedes que es transportado por un águila viajando al Olimpo. En lo más centro de la ciudad nos encontramos con el corazón de Bratislava, la plaza Hlavné Námestié una plaza discreta pero acogedora y con edificios muy bonitos aunque no impresionantes, aquí se puede ver el antiguo ayuntamiento, el banco de Hungría, las embajadas francesa y japonesa. 

Añadir leyenda

Otra de las cosas curiosas son la estatua de Napoleon apoyado en un banco como si estuviera esperando a alguien y una bala de cañón incrustada en la torre del antiguo ayuntamiento de la plaza, algo que ocurrió en 1809 por el ejército de Napoleon Bonaparte.

Veis la bala d cañón al lado de la ventana?
Sinagoga que  destruyeron y que conmemoran con un puñado de hierros


Una fotografía que dio la vuelta al mundo sobre la Primavera de Praga no fue precisamente tomada en Praga, si no en Bratislava, por lo que muchos de los eslovacos andan recelosos de que no se le llamara la Primavera de Bratislava teniendo a esa foto por bandera. El guía nos enseñó la foto en el mismo lugar donde se tomó la foto, no hay duda, esa foto fue tomada allí, os la dejo para que la veáis.  La foto trata de un eslovaco frente a un tanque ruso.

La susodicha foto
Seguimos el tour que estaba siendo de lo más interesante, parece que Dorota y Lukas también estaban aprendiendo de su misma ciudad, me pasaría igual si  hago un tour de estos por Málaga. Pasamos por callejuelas del centro antiguo con algún edificio abandonado. 

Muy cerca de la plaza principal nos encontramos con este edificio

En el suelo nos dimos cuentas de unos círculos dorados que indicaban una ruta, alguno de ellos como nos contó el guía fueron robados por su valor.

Ahora lo ves
Ahora no lo ves
La catedral de San Martín es de los edificios más bonitos y representativos de Bratislava y el que más nos llamó la atención fue la iglesia azul, un edificio muy azul precioso que fue de lo que más me gusto, se encuentra un poco separado del centro y parece sacada de Los Pitufos.

Añadir leyenda


Otras de las imágenes más vistas de Bratislava es la estatua de Cumil, un hombrecillo que se asoma por la alcantarilla, lo más curioso es que han puesto una señal de tráfico ya que se encuentra junto a una carretera y es peligroso para los coches, en la señal sale la imagen de Cumil como señal de peligro, quizás sea la foto más famosa de toda Eslovaquia. Ya fue dos veces atropellado y decapitado.


Tras una cena buenísima en uno de esos “bares escondidos” nos fuimos a tomar unos chupitos que alargaron el día hasta las tantas de la noche, teníamos planeado tomar temprano el tren que nos llevarían hasta Viena pero tal y como nos levantamos era mejor dejarlo para después de comer.

Señora preparando unos tequilas
Bratislava es preciosa por la noche
Nos gustó Bratislava, una capital pequeña, fácil de visitar barata y con una historia curiosa, no es nada espectacular pero bien merece al menos un día de visita para conocer más de cerca este país llamado Eslovaquia

Estación de autobuses para salir de Bratislava



Sigue nuestro viaje por Centro Europa y los Balcanes

Siguiente post del viaje: Viena: La grandeza imperial (1/2)

4 comentarios :

  1. ¡Fotazas! Y gran post :D Nunca he estado en los Balcanes pero espero que esto no quede así por mucho tiempo :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Los Balcanes es un sitio maravilloso, lo puedes comprobar en este blog, a partir de este post vienen muchos sobre esta parte de Europa

      Saludos y gracias por pasarte!

      Eliminar
  2. Muy buena parte del diario! Me será de gran ayuda dentro de dos meses, ya que tengo planeada una ruta por allí. Por cierto, las fotos son preciosas =) Enhorabuena!

    Carol

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carol! Si necesita más ayuda con la ruta solo tienes que escribirme. Un saludo!

      Eliminar