26 de marzo de 2014

Viena: La grandeza imperial (1/2)


Palacio Schönbrunn

Desde Bratislava cogimos un tren hacia Viena, una hora tardamos en llegar sin ningún tipo de problema. Como curiosidad, Bratislava y Viena son las dos capitales que se encuentran más cerca una de otra en todo el mundo después de Brazzaville y Kinsasa. Es una de esas ciudades que todo el mundo quiere conocer y aprovechamos su cercanía con los Balcanes para poder visitarla durante algunos días. Aunque no forme parte de la península balcánica sí que ha formado parte de su historia y evolución con el imperio austro-húngaro con Viena como capital.  Una ciudad donde todo es a lo grande…la grandeza que en su día dejó el imperio austro-húngaro.
Nos preguntábamos si Viena sería una de esas ciudades increíbles como lo son Londres, Paris, Praga o Budapest, os puedo confirmar que sí, superando mucho nuestras expectativas, a continuación os contamos nuestra experiencia.


El día anterior reservamos desde Bratislava un hostal un poco a las afueras de Viena. Dormir aquí es caro, incluso en un hostal en una habitación compartida, este hostal se llama hostel Hütteldorf, también se recomienda reservar con tiempo, Viena es de las ciudades más turísticas del mundo ocupando el quinto puesto mundial de ese ranking, no es ninguna tontería.

Llegamos por la tarde a Viena ya que salimos un poco tarde de Bratislava. Al principio un poco perdidos con el tren y metro para llegar al hostal pero al final preguntando lo conseguimos, no íbamos muy preparados y apenas teníamos información. Nos instalamos en el hostal que compartíamos con una danesa de 75 años, un saudí, un japonés y algunos ingleses, un grupo multicultural y de todas las edades. Salimos al centro de Viena con el metro, estábamos a media hora más o menos del centro y la parada la teníamos a un paseo. Cuando salimos del metro a la superficie del centro de Viena estábamos impresionados por todo lo que nos rodeaba, con edificios impresionantes por todos sitios, ahora entendíamos porque esta ciudad es tan famosa.
Estaba ya anocheciendo pero las calles estaban a rebosar de gente, simplemente nos pusimos a pasea por las calles más centrales sin mapa, ya visitaríamos mejor todo los días siguientes. Cruzamos la calle de las tiendas, la Kärntner Straße donde hay todo tipo de tiendas de lujo y souvenirs con mucho ambiente. 

Souvenir en la Kärntner Straße
Tienda de Pinocho!

Cuando pasamos por la gran catedral de San Esteban nos pararon para ofrecernos entradas para una ópera que se celebraba esa noche, Viena es muy conocido por las óperas y  tiene muchas posibilidades para hacerlo pero nuestro presupuesto por desgracia no nos lo permitía, aun dándonos un precio más bajo al vernos apurados era demasiado, ya nos pasábamos del presupuesto simplemente visitando Viena pero sí que nos hubiera gustado poder experimentarlo. Paseamos y vimos unos edificios tremendos iluminados como el precioso Rathaus (Ayuntamiento), el palacio Hofburg, el parlamento … de ellos hablare más adelante.
Catedral de Viena

Por el Hofburg
Iglesia de San Pedro
Detalles de los edificios

Cenamos en una de las pizzerias más famosas de Viena de la calle Kärntner Straße y nos fuimos a coger el metro de vuelta al hostal donde socializamos un poco con nuestros compañeros de habitación. La danesa de 75 años nos contó como siempre había viajado desde su juventud haciendo autostop y que Viena ha cambiado mucho desde la primera vez que la visitó, según ella todavía hay lugares en Viena que no se han recuperado de las guerras y que no es todo tan bonito de como luce el centro, se la veía una enamorada de esta ciudad, es raro ver a alguien de su edad en un hostal pero porque no? El saudí nos ofreció de todo tipo de comida, estaba en Viena por cuestiones de trabajo, el trabajo le pagaba la noche de hotel pero él prefería dormir en un hostal barato y gastarse el resto del dinero que normalmente era para el hotel en otras cosas, un tío listo!
A partir del siguiente día intentaríamos conocer las zonas y edificios más significativos de Viena, nuestra lista particular de sitios que hay que ver en Viena repartidos en este y el siguiente post:

Palacio Schönbrunn


El día 2 lo dedicaríamos entero a conocer Viena y su historia, el día empezó en el desayuno buffet del hotel el cual aprovechamos bien, nuestra primera parada sería el Palacio Schönbrunn en la parada de metro con mismo nombreSchönbrunnque se encuentra un poco alejado del centro.
Pumpachun! es la palabra que me sale para describir lo que nos encontramos: Cientos de personas en la entrada del palacio que hacía de comprar las entradas (muy caras por cierto) toda una odisea. Había muchísimos españoles por todos sitios.


Palacio de Schönbrunn
Vistas desde el palacio hacia la glorieta y jardín
Palacio de Schönbrunn
Vistas desde la glorieta hacia el palacio

El Palacio de Schönbrunn es una visita imprescindible en Viena y a pesar de su precio hay que hacerlo. Es una de las principales atracciones de Viena y fue nombrado patrimonio de la humanidad de la UNESCO en el 96. Del estilo rococó y con jardines muy bien cuidados fue casa de los Habsburgo por muchos años y como así edificio importante del imperio austro-húngaro. Uno de los personajes en los que se centra la historia de este edificio es la emperatriz Sissi (Isabel de Baviera), con la audio guía que se incluye en el precio de la entrada (faltaría menos) pudimos aprender bien de como vivían y para que se utilizaban las diferentes habitaciones del palacio. Por desgracia está prohibido tomar fotos en su interior.


La ciudad de los ángeles
Palacio de Schönbrunn
Palacio de Schönbrunn
Nosotros escogimos el tour imperial que es más corto que otro que hay pero también algo más barato. Una pena de que estuviera tan lleno de gente, era muy agobiante en ocasiones, así no se está a gusto. Fuera del palacio en sí te encuentras con un jardín muy extenso con muchas estatuas por los alrededores, al otro lado opuesto del palacio propio se encuentra la glorieta, otro edificio alucinante desde donde se puede tener una vista magnifica de todo el palacio, espectacular sitio…

Glorieta del palacio

Karlskirche / San Carlos de Borromeo


Sin perder mucho el tiempo nos fuimos directos a la parada de metro para seguir nuestro camino, nos íbamos al centro-sur de Viena. Saliendo en la parada de Karlsplatz nos dirigimos a la iglesia con el mismo nombre (Karlskirche) o en español conocida como Iglesia de San Carlos de Borromeo, este puede que sea uno de los edificios más bonitos de Viena a mi parecer, con sus dos columnas de la entrada y la gran cúpula con su particular estilo barroco combinado con otros hace de esta iglesia un orgasmo visual que pudimos disfrutar sentados en la fuente que se encuentra en la misma plaza, mucha gente hacia lo mismo, el sol que hacía en la plaza era muy agradable.


La espectacular Karlskirche
En el interior de la iglesia se pueden observar diferentes frescos, sobre todo los del techo sobre los apóstoles del tal San Carlos de Borromeo, persona que fue arzobispo de Milán y héroe de la epidemia de la peste allá por el siglo XVII, la iglesia fue terminada en el año 1737.
Seguimos a pie para adentrarnos en el centro de Viena, con la ayuda del mapa de la ciudad fuimos callejeando para llegar a los sitios que queríamos ver.


Posando con la Karlskirche
Pasamos por otros edificios impresionantes como el museo Albertina (de fama mundial) como uno de ellos desde donde se tenían buenas vistas de los alrededores, por allí también nos encontramos con la estatua de Mozart, personaje bandera de la ciudad.


Museo Albertina
Vistas desde el Albertina
Estatua de Mozart

Palacio imperial Hofburg


Otro de los edificios claves de la capital autriaca es este mastodonte palacio de Hofburg el más grande de Viena. Lugar que ha sido hogar para la dinastía de los Habsburgos durante más de 600 años, vivían en este palacio en invierno y en verano preferían vivir en el otro gran palacio, el Schönbrunn. Actualmente es hogar de del presidente de la República de Austria. Esta amplia zona también posee el museo de Sissi y la platería de la corte además de la biblioteca nacional austriaca, una iglesia e incluso una escuela de equitación española.

Palacio Hofburg
Cada detalle impresiona
Ángeles en casi cada edificio
Nosotros nos conformamos con visitarla por fuera, decidimos visitar el palacio Schönbrunn en lugar de este porque el precio de las entradas es muy alto y no podíamos permitírnoslo, razones suficientes para volver algún día.



Pasando por distintos museos como los dos museos gemelos por fuera y diferentes por dentro, como si estuvieran en un espejo uno frente al otro con una gran estatua en medio, estos museos son el museo de la historia del arte y el museo de historia natural


Plaza de los museos gemelos

Los museos gemelos de historia del arte e historia natural

Rathaus (Ayuntamiento)

El ayuntamiento ese otro de esos edificios que no te puedes perder en una visita a Viena. Un edificio de gran tamaño que impresiona al verlo. Del estilo gótico diseñado por Friedrich von Schmidt y construido entre 1872 y 1883. En lo alto de la torre se encuentra el Rathausmann, uno de los símbolos de Viena. Frente a este ayuntamiento está el parque Rathauspark por el que pudimos andar un rato para llegar hasta allí. Por desgracia en ese día había un concurso de caballos y estaba todo lleno de puestecillos haciendo difícil poder sacar una buena foto de todo el edificio. Sin embargo pudimos comer barato en alguno de los puestecillos que había, no hay mal que por bien no venga. Para llegar aquí se puede hacer tras un largo paseo a pie o cogiendo el metro hasta la parada Rathaus, de la linea que va por la periferia de la ciudad.

Rathaus
Más detalles
Por lo demás, volvimos al centro para andar por allí y mezclarnos con el ambiente austriaco, visitando tiendas y comiendo bien. Es una ciudad donde aburrirse es imposible y donde puedes estar horas y horas vagando por sus calles. Cuando nuestras piernas nos dijeron basta volvimos al hostal a descansar, el siguiente día sería también para machacar las piernas, día en el que veríamos otros lugares imprescindibles de la ciudad.

Una de las calles detrás de la catedral

Plaza por la calle Kärntner Straße

Continuará...




Sigue nuestro viaje por Centro Europa y los Balcanes

Siguiente post del viaje: Viena: La grandeza imperial (2/2)