"he

17 de septiembre de 2014

Bosnia y Herzegovina: Tuzla, una desconocida con mucho salero





Llegábamos a Tuzla, una ciudad al azar que escogimos en nuestro camino a Serbia. Dos razones nos hicieron parar en esta desconocida ciudad para muchos. Una fue que no queríamos hacer trayectos demasiado largos y entre Sarajevo y Belgrado lo había y la otra fue que queríamos conocer algo más de Bosnia y Herzegovina antes de irnos, si es libre de turistas mejor. Estaríamos poco tiempo pero lo suficiente para hacernos una idea de lo que es Tuzla.

Como en Sarajevo, el autobús nos dejaba lejos del centro de la ciudad. No nos quedaba otra que negociar con un taxista, esta vez era demasiado para hacer a pie y no nos quedaba mucho tiempo, llegamos ya por la tarde. Lo primero fue buscar un lugar donde dormir, no fue fácil. Tuzla no está preparada para mochileros o eso creemos, solo veíamos hoteles. En este país nos estábamos moviendo sin guía ni información sacada de antemano, íbamos un poco a ciegas. No nos quedó otra que negociar en los hoteles. Tras varios intentos fallidos que nos daban un precio demasiado alto conseguimos convencer a uno que nos lo dejaba al precio que nosotros pedíamos, no fue fácil, pero el simpático dueño del hotel nos hizo ese favor. 



Tuzla, la ciudad de la sal

Tuzla es la cuarta ciudad más grande de Bosnia y Herzegovina. Su nombre se deriva de la palabra turca "sal" por la cantidad de esta materia bajo su suelo. Es una ciudad industrial y de artistas que últimamente sufre problemas de desempleo igual o peor que en España.
También es una ciudad jóven y es conocida por tener marcha por la noche, muchos bosnios vienen de otras partes del país para estudiar en las universidades de Tuzla. 
Tuzla tampoco se escapó de la guerra de Bosnia y sufrió la represión de los serbiobosnios de República Sprska que ejecutaron un atentado en la ciudad en una zona donde se solían reunir los jóvenes de la ciudad, conocida como la Masacre de Tuzla. El atentado se llevó la vida de 71 personas de entre 18 y 25 años y unas 200 quedaron heridas. Recientemente también ha sufrido problemas de inundaciones como otras partes de Bosnia y Herzegovina, Esta ciudad salió en las noticias por esta triste noticia.

El curioso puente y casas típicas bosnias al fondo

Sin más nos fuimos a descubrir la ciudad en el poco tiempo que nos quedaba para ello, estábamos impacientes por lo que nos íbamos a encontrar.
Cerca de nuestro hotel nos encontramos con este curioso puente que podíamos ver desde la ventana, tenía una farolas muy originales de unos hombres sujetando una bola en sus hombros. 

Nuestra vista desde la ventana del hotel
Caminando desde hotel hasta el centro fuimos por una calle muy descuidada, alguna tienda parecía quemada recientemente y otros edificios parecían abandonados, sin embargo, en cuanto nos íbamos acercando al centro la cosa iba cambiando. 



Tuzla parecía ser una ciudad encantadora, con una arquitectura cuidada y con muchas tiendas y lugares donde comer. Algunos edificios bien merecían una foto. Con sus restaurantes baratos y su ambiente estudiantil daban ganas seguir andando por sus calles. En esta ciudad se pueden ver los lagos de sal que están en pleno centro, conocidos como los lagos Panónicos.



En su plaza central hay una mezquita y una fuente como en Sarajevo pero diferente. Me encantó poder escuchar la llamada del imán desde su minarete, me encanta siempre escuchar los cantos de las mezquitas pero no a las 6 de la mañana, en Indonesia eché más de una maldición a las mezquitas. En el vídeo lo podéis escuchar. Por el camino veriamos más mezquitas. 

Si os habéis fijados en las fotos de los post de Bosnia y Herzegovina os habréis dado cuenta de que tienen una bandera verde con el símbolo del islam, pues bien, se trata de la bandera de Bosnia y Herzegovina de los musulmanes bosnios que crearon esa bandera para representar su comunidad.




Mezquita en la plaza principal de Tuzla
La bandera verde de la que os hablo arriba
Seguimos por el centro donde las tiendas estaban ya cerrando, se hacía de noche pero seguimos andando por sus calles que se iban vaciando poco a poco hasta quedarnos prácticamente solos. La avenida Korzo es la arteria principal, es donde se encuentra la mayor parte de tiendas y bares en la ciudad. En ella se pueden ver esculturas de los más famosos "tuzlanos" (digamoslo así)  como la de un pintor y un escritor. Al final de esta calle se encuentra Kapija, la zona donde ocurrió ese terrible atentado de la Masacre de Tuzla.


Una de esas esculturas

Sin duda, lo que más nos sorprendió de la ciudad fue su impresionante catedral ortodoxa que no nos esperábamos para nada. La vimos de la lejanía por lo grande que es y nos acercamos para verla de cerca, todo un edificiaco.
Para terminar el día nos metimos en uno de sus restaurantes a comernos un cevapcici, como no. Sus dueños se sorprendieron al vernos, no están acostumbrados a ver turistas extranjeros por Tuzla.

Eso fue todo, al día siguiente seguiríamos nuestro camino hacia otro país, nos íbamos a Serbia, a conocer la otra parte de la historia de la ex-Yugoslavia. Belgrado nos esperaba.



Edificio árabe que se encontraba en medio de una rotonda





Sigue nuestro viaje por Centro Europa y los Balcanes



Siguiente post del viaje: Serbia: Belgrado, la ciudad blanca


No hay comentarios :

Publicar un comentario