13 de septiembre de 2014

Bosnia y Herzegovina: Sarajevo, el Ave Fénix de Europa


Que el tren de Mostar a Sarajevo cueste más barato que el mismo autobús (la mitad de precio) fue una más que agradable sorpresa, nos encanta viajar en tren y ya los estábamos echando de menos. Nos dirigimos a uno de los highlights de nuestro viaje, la gran Sarajevo, en nuestro transporte favorito, empezaba bien. El trayecto Mostar-Sarajevo dicen que es uno de los más bonitos que te puedes encontrar en el país y así nos pareció.

Era temprano, pero la señora de la casa donde dormimos en Mostar hacia ya sus tareas, nos despidió con una sonrisa en su cara, como suelen hacer por aquí, fue una estancia corta pero suficiente para crear un vínculo agradable.



Preparados para subir al tren
Sarajevo es un evidente cruce de caminos, donde varias religiones viven en armonía, conocida como la Jerusalén de Europa donde en apenas en unos metros te puedes topar con una iglesia católica, ortodoxa, una mezquita o una sinagoga.. se puede, y Sarajevo es un claro ejemplo de ello a pesar de la aún "guerra fría" que existe de los bosnios con los serbiobosnios de la República de Srpska con el que comparten el país. Es por eso que se mantiene como una de las joyas de los Balcanes, una gran ciudad en la que perderse es todo un gusto, por otro lado, la ciudad ha sufrido los horrores de la guerra como ninguna otra en toda la península balcánica... pero eso poco a poco va sanando para dar paso a una de las ciudades más interesantes que jamás conocí aunque no lo parezca desde el exterior.

Al salir de la estación de Sarajevo, nos dimos cuenta de que nos encontrábamos considerablemente lejos del centro de la ciudad vieja, donde queríamos buscar alojamiento... mmm... que hacer, el taxi descartado como siempre, no estamos en Asia y aquí cuesta un pastón. Esta vez no nos esperó nadie ofreciendo su alojamiento como nos ocurría en Croacia. Unos cuantos kilómetros a pie hasta el centro por una avenida todo recto era la opción con más sentido para nosotros así que allá que fuimos.


Nada más salir de la estación te encuentras con este edificio moderno.
Edificios tiroteados en Sarajevo
Por el camino vimos edificios gigantes y centros comerciales muy nuevos pero también edificios tiroteados y medio en ruinas como vimos en Mostar, y es que anduvimos por la conocida como "La avenida de los francotiradores" aunque en ese momento desconocíamos su nombre e historia. Creo que no hace falta decir el porqué del nombre de la calle... solo diré "guerra" como palabra clave.

Guerra de Bosnia y Herzegovina
Se puede decir que Bosnia y Herzegovina fue el país peor parado en la guerra de los Balcanes, a diferencia de la breve guerra de Eslovenia o la guerra en Croacia, Bosnia y Herzegovina y en especial Sarajevo fue la más vapuleada con diferencia. Todo comenzó cuando Bosnia y Herzegovina logró la independencia siguiendo los pasos de Eslovenia y Croacia. La guerra empezó un 16 de abril de 1992 y terminó un 14 de diciembre de 1995 con la firma de un tratado en París, 4 años de constante guerra.
Fue la más intensa de los Balcanes por una combinación de circunstancias, sobre todo las politicas y religiosas. Los serbios ya habían perdido Eslovenia y Croacia, eso sumado al referéndum a favor de la independencia de Bosnia y Herzegovina activaron todas las alarmas. Perdian aún más terreno con lo que reaccionaron de una forma tajante y exagerada, esta vez no estaban dispuesto s a dejarlo pasar, sobre todo la recién formada República Sprska dentro del mismo país, serbiobosnios cristianos que hicieron la guerra, sobre todo realizando "un sitio" en las 5 colinas que forman y rodean el valle de Sarajevo asediando con artillería pesada a un fácil objetivo como era Sarajevo, que no hace mucho celebraba unos Juegos Olímpicos de Invierno. El ejercito de la República Sprska junto la ayuda serbia asediaron con terror y muerte con sus tanques y francotiradores durante 4 largos años con la esperanza de que los bosnios cedieran el poder a los serbios, cosa que nunca conseguirían, el "sitio" más largo de la historia moderna.
La razón étnica en la guerra también tuvo gran peso ya que la gran cantidad de musulmanes que hay en Bosnia y Herzegovina fueron perseguidos por el ejército serbiobosnio, haciendo atrocidades como el genocidio contra los bosnios musulmanes de Srebrenica, uno de los más graves de la historia de la humanidad, una limpieza étnica comparable con la de los nazis que muchos desconocen.


Tras parar en un de los centros comerciales para desayunar, descansar hombros y piernas y disfrutar del wifi que regalaba el centro comercial (A ver cuando aprendemos los españoles), continuamos, pero esta vez no estábamos solos, una pareja de perros callejeros al acariciarles fugazmente, decidieron acompañarnos el largo camino hasta el centro. Como si de nuestros perros se trataran, nos seguían fielmente, intentaban seguir nuestro ritmo lento. Los perros callejeros suelen ser muy nobles y estos especialmente adorables. Como veis en su oreja, cada perro callejero está registrado con un número que ponen grapado para controlar un poco la población. Es un problema en Sarajevo, por una razón u otra no disponen de perreras con lo que las calles están llenas de estos perros, no dan problemas ya que normalmente son muy nobles pero da una imagen más descuidada a la ciudad aunque si por mi fuera, se podía quedar así.

Ya en el centro buscando alojamiento nos vino un hombre, que al vernos con las mochilas, nos preguntó si buscábamos un lugar donde dormir. Al acceder nos guió hasta su lugar, un hostal con varias habitaciones donde vivía él mismo, estábamos contentos con lo que ofrecía y nos encontrábamos muy cerca del centro, salía solo a 7€ por persona, fue más fácil encontrar algo de lo que nos imaginamos.

Nuestro fiel amigo en Sarajevo ¿No es adorable?

Fuimos andando por las agradables calles de Sarajevo y fuimos visitando sus lugares  más interesantes. Al estar muy cerca del barrio turco empezamos por ahí mismo, sus calles están llenas de tiendas y puestos donde venden todo tipo de cosas, un buen lugar para hacer algo de shopping. Debajo del suelo se encuentra un bazar curioso con más puestecillos para comprar souvenirs. Las calles del barrio también disponen de bares y restaurante donde poder degustar los mejores platos bosnios a un precio muy bajo. Por 2.5 € nos pusieron un plato muy bueno en un restaurante. Bosnia y Herzegovina es muy barato para comer, se notó bastante el cambio con Eslovenia o Croacia, entrabamos en la parte barata del viaje. 

El lugar más central del casco antiguo (lease: barrio turco/otomano) es su plaza Baščaršija donde se encuentra la especial y roja fuente Sebilj, emblema de Sarajevo. Imagenes de muchas postales de la ciudad, se trata de una fuente hecha de piedra y madera creada en el 1973 que suele estar llena de palomas alimentadas por los señores que se sientan en sillas de plástico, seguramente es algo arreglado para dar un toque palomero a la plaza, cada vez que pasamos había alguien alimentándolas. 


Su mezquita principal es la hermosa mezquita Gazi Husrev-beg, una mezquita relativamente grande y llena de detalles, lugar importante para los musulmanes de Sarajevo, que no son pocos. No nos fue posible entrar así que nos tuvimos que conformar con verla por sus aledaños donde se podía ver a gente rezar. El momento de rezo para los musulmanes me fascina, es un momento en el que desconectan de todo y se concentran al 100% en el acto algo que no suele pasar en nuestra ajetreada vida. Aunque no sea musulmán creo que algo así a diario nos vendría bien para el karma... Soy un enamorado de la cultura árabe y aquí en Bosnia podía disfrutar de ello.
Otras mezquitas importantes de Sarajevo son la mezquita Ferhadija, Ali Pasha y la mezquita del emperador.

 Gazi Husrev-beg

Gazi Husrev-beg
Barrio turco



Aprendiendo a beber el café turco
Por la calle se veía mucho movimiento de banderas nacionales, no sabíamos si era así siempre o es que había algún evento especial en la ciudad. más tarde nos enteramos de que esa noche se disputaba el partido más importante de la historia del fútbol bosnio, se jugaba el partido en el que Bosnia y Herzegovina se podía clasificar para un mundial de fútbol por primera vez. Decidimos que iríamos a algún bar a verlo, era algo muy especial e histórico que nos pillaba en plena capital.

Con la bonita bandera de Bosnia y Herzegovina
Mientras, fuimos visitando más lugares de Sarajevo, como la moderna Biblioteca de Sarajevo, muy cerca del río Miljacka. De estilo hispano-morisco y renovado ha sido protagonista en la historia de la ciudad ya que fue ayutamiento antiguamente entre otras cosas, bombardeado y quemado durante la guerra y reconstruido y adaptado para quedarse en esta era moderna de la ciudad.


Biblioteca de Sarajevo recién reformada

Por la ciudad no parábamos de ver perros adorables, era difícil no pararse con ellos... no tienen nada que ver con los muchos que nos encontramos por la India. Además, todos se parecen, como si fueran de una raza especifica, supongo que muchos tendrán relación familiar. Cerca de aquí se encuentra el Puente latino un puente con una historia muy importante. En este mismo puente fue asesinado en 1914 Franz Ferdinand (Francisco Fernando de Austria) heredero del trono austro-húngaro. Según dicen, fue el detonante que provocaría el inicio de la primera guerra mundial.

Me lo llevo a casa!
Con esas caras de buenazos se nos caía el alma al suelo
Edificios centricos de Sarajevo
Otros de los edificios que no hay que perderse es la gran catedral ortodoxa que hay en pleno centro, muy bonita en su interior.

Interior de la iglesia ortodoxa
Mayores jugando al ajedrez gigante cerca de la catedral ortodoxa
No todos los edificios de Sarajevo están igual de bien de cuidados
Listos para el partido
Se acercó el momento del PARTIDO y tras un descanso en nuestro cuarto fuimos a la calle en busca de bares para verlo. Las calles estaban a rebosar de gente con banderas, bufandas y pinturas amarillas y azules. Los bares se iban rellenando por instantes, cerca de la catedral católica donde había una calle de bares y de televisiones en la calle, entramos a un bar, nos pedimos una cerveza Sarajevsko, el show podía comenzar.

Probando cervezas allá por donde voy
El partido no pudo ir mejor, Bosnia y Herzegovina ganó y se clasifico por primera vez en la historia del país para un mundial de fútbol. Significaba algo más que un simple partido, esta clasificación para el mundial de Brasil 2014 significaba la confirmación a nivel global como país y para situarlos un poco en el mapa. No hay nada más mediático que el fútbol. La fiesta en las calles era impresionante, todo lleno de bengalas, de coches pitando, gente cantando, bailando, abrazándose y algunos desfasando en éxtasis. Los petardos sonaban por todos sitios, demasiados diría yo. Todos se dirigian a la plaza donde vendrían los jugadores a celebrarlo con la afición. Era bastante claustrofobico así que tras ver como estaba el patio, nos fuimos, ya habíamos visto suficiente. La fiesta podía continuar sin nosotros.



No cabía ni un alfiler más






El día siguiente fue de resaca total para los bosnios, nosotros nos retiramos a tiempo para poder aprovechar este día. Lo raro era encontrarse con gente, algunos turistas como nosotros y poco más, tras menuda fiesta lo raro seria lo contrario. Los encargados de la limpieza hicieron su trabajo temprano y todo estaban como tenía que estar, estoy seguro de que tuvieron muchísimo trabajo.

Fuimos a visitar la Catedral católica del Sagrado Corazón de Jesús, una gran catedral en pleno centro, donde la noche anterior todos celebraban la victoria. En su exterior, todavía se pueden ver los impactos de balas de la guerra. Cerca se encuentra un mercado donde murieron 60 personas en un bombardeo serbio...
En la misma plaza también se puede encontrar la galería de fotos del genocidio de Srebrenica, bastante caro a nuestro parecer por lo que no lo hicimos aunque nos cuentan de que merece mucho la pena ir a verlo.

Catedral catolica de Sarajevo
De religión a religión y tiro porque me toca nos fuimos a ver la gran sinagoga de Sarajevo, no conformes con verla por fuera, entramos y preguntamos si la podíamos ver por dentro. Una simpática señora judía nos dio la bienvenida y no solo nos dejó entrar si no que nos dio un pequeño tour por la Sinagoga respondiendo a nuestras preguntas. En su interior se encontraban algunos judíos ortodoxos, siempre es curioso poder verlos. Tras esta visita que mejor lugar que visitar que el museo de los Judíos en Sarajevo por  3 marcos bosnios. Pequeño pero interesante saber la importancia de los judíos en Sarajevo y de su persecución por los nazis, en él pudimos observar objetos originales de entonces.

Interior de la Sinagoga
La llama eterna se encuentra en la misma plaza donde el día anterior se celebraba la victoria con los jugadores, es un memorial dedicado a los partisanos que el 6 de Abril de 1945 expulsaron al invasor fascista de Yugoslavia

Llama eterna
Seguimos paseando por la ciudad visitando lugares que nos quedaban por ver, el día había empezado lluvioso pero poco a poco fue mejorando. Para la mejor vista de Sarajevo nos fuimos a una de las colinas que rodean Sarajevo, siguiendo nuestro instinto fuimos subiendo cuesta arriba por un camino poco transitado. Llegamos hasta una especie de fortaleza abandonada desde donde se tenían unas vistas buenísimas y desde donde pudimos sacar unas buenas fotos, se podía ver todo, era curioso ver el cementerio musulmán desde arriba, más tarde bajaríamos por allí para verlo de cerca. Siguiendo hacia arriba del todo donde aparte de perros callejeros no había nadie, vimos como un recinto cerrado con alambre de espinos que estaba totalmente devastado con señas evidentes de guerra, un edificio bombardeado y tiroteado, increíble que siga en pie.

Universidad de bellas artes
Cachorros callejeros
Sarajevo en blanco y negro

Edificio en ruinas que nos encontramos en la colina
Fotos que saque poniendo la cámara entre los huecos de la valla
Bajando por otro camino de la colina pudimos ver edificios que se crearon especialmente para aquellos Juegos Olimpicos de invierno que se celebraron antes de la guerra, cuando Sarajevo era considerada una de las mejores ciudades de Europa, exitoso evento que aún recuerdan con mucho cariño. 
El cementerio musulmán fue toda una sorpresa, un montón de pequeñas columnas blancas adornan el suelo empinado, la mayoría de ellos muertos en la guerra ya que pudimos comprobar que casi todos coincidían con el mismo año. Por las demás colinas se pueden ver más cementerios como este, existe también uno judío.

Vistas a la ciudad
Cementerio musulmán

En Bosnia y Herzegovina nos dimos cuenta de que ya no merecía la pena hacer la comida en el hostal ya que en la calle se podía comer muy barato. Por unos 6€ comimos los dos en un restaurante italiano muy bueno, se puede comer más barato aún.

Reservamos para el día siguiente para ir a visitar el famoso tunel de la guerra, que aunque sea una triste historia, es todo un highlight de Sarajevo que no nos podíamos perder. Al encontrarse lejos de la ciudad contratamos unas especie de tour, que aunque no seamos muy fans de estos tours nos parecía la forma más cómoda y rápida de visitarlo, iríamos junto a otras dos chicas.

Al día siguiente quedamos en el barrio turco donde nos recogía un hombre con un inglés perfecto. Durante el camino nos explicaría muchas de nuestras dudas. Se trataba de un joven en los 30 años que había emigrado con su padre a Estados Unidos justo antes de la guerra y que había vuelto a Sarajevo tras ella para quedarse. Nos explicó sobre la Republica de Sprska☆ (Pasamos por el Cantón de Sarajevo donde está este territorio con sus banderas) y de las tensiones que existen entre ellos, la guerra fría como nos decía... viven junto al enemigo en una situación no muy cómoda para Bosnia y Herzegovina pero es algo que, por el momento, deben de afrontar.

☆ Republica de Srpska

La Republica de Srpska es una entidad política y región importante dentro de Bosnia y Herzegovina, habitada en su mayoría por serbiobosnios y con su capital en Banja Luka. El país está formado por dos entidades políticas y a pesar de los conflictos que ha habido entre ellos, han aprendido a convivir dentro de lo que cabe, entre ellos se van turnando el puesto de líder del país, una de las consecuencias del tratado tras la guerra. Todavía existe una clase de guerra fría dentro del país. Se vive un poco en un continuo estado de tensión entre las dos entidades, esperemos que puedan vivir en paz para siempre aunque sinceramente, tras oír las historia de algunos bosnios, creo que esta situación no llegará a buen puerto. Os dejo un mapa para que veáis como está dividido el país entre la República de Sprska y el resto de Bosnia y Herzegovina, incluso Sarajevo esta dividida entre las dos regiones. Se sabe que estás en Srpska al ver su bandera colgando por las calles, quieren que quede claro donde te encuentras.

La realidad de Bosnia y Herzegovina 

Por fin llegamos al túnel de Sarajevo, con un edificio tiroteado que nos daba la bienvenida. La entrada cuesta unos 10 marcos, algo así como 5 €.

El túnel de la guerra de Sarajevo fue creado durante la guerra bosnia y durante el asedio a Sarajevo. Fue un plan de escape con éxito que crearon los bosnios aprovechando la única vía de escape que les quedaba ya que los serbiobosnios controlaban toda la periferia de la ciudad. Para enlazar con territorio bosnio que se encontraba tras el aeropuerto de Sarajevo crearon un túnel bajo este, el aeropuerto era un lugar protegido por Naciones Unidas donde los serbiobosnios no podían hacer nada. El túnel llegaba hasta territorio bosnio y a través de él podían abastecer a Sarajevo e incluso transladar heridos o municiones, muchos escaparon de la barbarie gracias a este túnel, fue la salvación de la ciudad y la clave de que los serbiobosnios no se hicieran con el control total.

En esta imagen podéis ver lo que os explico en el texto de arriba

Allí aprendimos mucho sobre la historia de la guerra, al entrar entramos en una sala sombría donde ponían un documental sobre ello en una televisión algo vintage. Debajo de esta sala está el trozo de túnel. Un trozo del autentico túnel que se utilizó en la guerra que podíamos cruzar, espeluznante y pavoroso imaginarte y saber todo lo que pasaron en ese lugar mientras lo cruzábamos, un trozo simbólico que han dejado para que todos lo podamos ver. Historias de personas que fueron parte de esta particular historia bélica, historias como la de la señora que vivía en la casa  donde estaba la misma salida del túnel y que se encargaba de dar agua a los soldados que venían por él, esta señora se ha convertido en todo un símbolo de la guerra. 




Dentro también hay un pequeño museo sobre la guerra y el mismo túnel, a parte hay objetos que se utilizaron en el túnel, armamento de la guerra, prendas de ropa y fotos que hablan por si solas.
Una visita muy recomendable para entender mejor todo lo que ha pasado en esta ciudad, que se sepa lo que han sufrido y que no quede en el olvido.



Artefactos que quedan de la guerra en el pequeño museo
Entrada al túnel
Tras la visita del túnel y vuelta a Sarajevo nos preparamos para salir de allí, nos dirigíamos al norte dirección Serbia que nos quedaba algo lejana todavía así que decidimos parar entremedio, Tuzla fue la ciudad elegida, sería nuestra última parada en nuestra fugaz visita de Bosnia y Herzegovina.







Sigue nuestro viaje por Centro Europa y los Balcanes