"he

14 de noviembre de 2014

Albania: De travesía por el remoto lago Koman


Qué dolor, eran algo así como las 6 de la mañana cuando nos tuvimos que levantar. Preparamos las cosas rápido y comimos algo que nos hizo el simpático padre de los hermanos dueños del hostal los cuales aún dormían. Un taxi nos venía a recoger para ir dirección del lago Koman, taxi que compartiríamos con otros locales mayores. Aquí empezaba una aventura que empezaríamos desde Shkodra haciendo un recorrido por el Lago Koman y las montañas de Valbonë y Theth para volver de nuevo a Shkodra en circulo donde pudimos dejar nuestras mochilas grandes, estaríamos dos días en ruta. Nos íbamos a uno de los lugares más vírgenes que te puedes encontrar en Europa.


La ruta


Pongo la ruta que hicimos en un mapa para que se vea mejor. Os dejo el recorrido de los dos días:







Salida desde Shkodra


Como pasa en Asia, el taxi al que aún le quedaban algunas plazas, fue parando por la calle, gritando a la gente para que se subieran. Nosotros pactamos el precio al principio, nos pareció correcto. Al final se sumó una mujer y salimos.

El taxi iba ambientado con música local a tope, los mayores no paraban de hablar. Los albaneses tienen un acento muy gracioso. El paisaje era impresionante como también era impresionante el pésimo estado de las carreteras, en parte de tierra. Carreteras con más baches no había conocido nunca. Os dejo unos vídeos cortos para que os hagáis una idea, la música local siempre hace que un viaje sea más auténtico y aunque no comparta el gusto, me agrada oírla en momentos como este. No me pasó lo mismo con la música en los autobuses indonesios con el karaoke, eso fue una de mis peores experiencias, qué horror.








Camino de Koman
Hicimos alguna parada para comer algo, en pueblos llenos de puestos de comida donde pudimos comprar fruta para el viaje. La gente miraba algo extrañada, no nos cruzamos con ningún turista en todo el día, es una parte totalmente olvidada por la mayoría de turistas y eso se hacia notar entre la gente, aún así nos sentíamos cómodos. Con el italiano nos podíamos defender algo, y eso que no sabemos mucho de italiano, quien me lo iba a decir.


En barco público por el precioso Lago Koman


Llegamos a tiempo al barco, es más, tuvimos que esperar un buen rato a que saliera. Aprovechamos y nos tomamos un café y bocadillo en un bar que hay en el muelle -por llamarlo de alguna forma-.
Había mucho alboroto de gente con cajas, paquetes, bolsas y hasta muebles. Son gente que vive en lugares diferentes a lo largo del lago, gente que depende de este barco para ir a comprar cosas a la ciudad, sin embargo, es un barco pequeño, ellos saben bien como aprovechar el espacio.
Este barco que íbamos a tomar por el Lago Koman no era un barco turístico sino un barco de transporte público que para nosotros iba a ser como una especie de crucero. El paisaje que se veía ya por el camino en el taxi y por el muelle era precioso, el viaje prometía. La ciudad de destino sería Fierzë, al otro lado del lago en dirección norte.

A punto de salir
Miradas inocentes en el barco
No lo puedo evitar, tengo que decirlo, el viaje en barco por este lago me recordó como si estuviera navegando por el mismísimo Milford Sound de Nueva Zelanda, tan bonito era. El lago está rodeado por grandes montañas, paredes de piedra y apenas algunas casas desperdigadas por el paisaje, como unos fiordos. La tripulación estaba tranquila, hacia un tiempo muy bueno con solo algo de viento, disfrutábamos como nunca, vaya crucero que nos estábamos metiendo por dos duros, vaya descubrimiento.

Vistas desde el barco

Entre esas montañas teníamos que pasar
En el barco todos salían a disfrutar del paisaje
Por el camino el barco iba haciendo paradas en mitad de la nada, con una estrecha rampa que bajaban a mano girando una polea por donde algunas personas se iban bajando haciendo malabarismo, con sacos y bolsas incluidos. Vale, la gente se bajaba ¿pero a donde diantres iba esa gente? ¡Pero si no había absolutamente nada! Justo a la bajada de la mayoría de paradas había una casi pared de montaña donde no se veía ninguna casa o alguna pista de civilización, a veces esperaba alguien con un burro para cargar los paquetes. Pues ahí iban esas personas, muchas de ellas muy mayores, con los sacos (no importa mujer o hombre) cuesta arriba. Gente que solo salen de ahí gracias al barco y que traen sus compras, campesinos que suelen vivir de la naturaleza. Quedé impresionado y me hizo mucho reflexionar sobre nuestros lujos innecesarios...


Una de esas paradas, ¿a donde van?
Y otra...
Y el que espera con el burro o caballo...
En el barco hicimos muchos amigos, sobre todo un chico que no paraba de hablarnos en italiano aunque a veces no le entendiéramos, estaba muy interesado en nosotros y se le veía contento de tenernos en el barco. Muchas veces fueron las ocasiones en que nos ofrecieron raki, esa bebida tan fuerte que se sacan de debajo de la manga (lo digo literalmente) y que -si habéis leído más posts de este viaje por los Balcanes- ya habréis leído por este blog. Bebida artesanal que se bebe mucho por toda la zona de los Balcanes aunque parece que aquí en Albania es aún más común si cabe. Todos parecen traer una botella de raki consigo... Beben del mismo tapón de la botella de plástico y lo van pasando por todo el barco, taxi o donde sea que se encuentren. Todos se reían cuando nos tocaba a nosotros, sobre todo por la cara que poníamos al beberlo, es una bebida muy fuerte y no estamos acostumbrados a tomarla así a palo seco.


El paisaje se tornaba más y más impresionante, puro placer para los ojos, sobre todo sabiendo que es un lugar casi virgen, inexplorado, remoto, de esos que me encanta descubrir por mi mismo, indagando por el mapa o preguntando a locales y no por las guías. Os dejo con algún vídeo para que os hagáis una idea.


Parte de la tripulación del barco
Cruz en lo alto de la montañita del medio, si os fijáis bien la encontrareis
¿Nueva Zelanda?, no, Albania


Bajram Curri


Una pena pero el viaje en barco se acabó. Llegábamos a Fierzë donde nos recogía una furgoneta que se dirigía a Bajram Curri de donde teníamos que coger otro transporte para llegar a Valbonë donde -si todo salía bien- teníamos pensado dormir, ya en el Parque Nacional del Valle de Valbona.

Cuando la gente nos preguntaba  a donde íbamos y le decíamos Valbonë y Theth ponían cara de felicidad y con gestos nos transmitían lo bonito que era esa zona, parecen guardar mucho cariño al lugar. Ya en Bajram Curri fuimos a buscar el último transporte que nos llevaría hasta donde queríamos pasar la noche. Nos dijeron que hasta dentro de dos horas no iba nadie hacía allí, así que nos tocó dar una vuelta por este pueblo, un pueblo muy concurrido de gente y mercados. Comimos muy barato y visitamos algunos lugares. Bajram Curri es en realidad el nombre de un héroe albano, político que luchó por la independencia y derechos de Albania, este pueblo debe su nombre a él.


Estatua de Bajram Curri... en Bajram Curri
Bandera de Albania, muy parecida a la de Montenegro
Una de las cosas que me sorprendieron de Albania fue ver coches encima de tejados, lo cuento porque no solo lo vi una vez, sino varias, en Bajram Curri pude hacer una foto de prueba, algún significado debe de tener... me encantaría averiguar este misterio.


Un coche en lo alto de una casa

Llegada con exito a Valbonë



La furgoneta que nos llevaba a Valbonë no salió hasta que estuviera llena, pero llena llenísima. Íbamos todos apelotonados y nadie se quejaba, incluso había gente mayor en pie en el maletero, 3 para ser exactos, tenían que ir agachados y eso en un camino largo y lleno de baches. Todos sonreían y hacían bromas. Transporte público = misma historia, botella de raki que saca alguien y todos a beber y reír, me encanta. 
Entrando ya en el parque nacional la carretera se iba haciendo más dura y más estrecha, todo de tierra y con piedras y hoyos muy grandes, un camino que sería difícil hasta para un 4x4. Sin embargo, este antiguo minibús lo aguantaba, nos parecía algo milagroso a la vez que peligroso, no estábamos muy tranquilos. Creo que es la peor carretera por la que he pasado en nuestras vidas y no exagero, aún así no sería la peor por la que pasaríamos en Albania

Tras algunas horas, la gente se fue bajando a lo largo del camino, lo hacían a petición personal, en este camino no existen las paradas programadas. El paisaje ya era espectacular y no podíamos esperar para llegar a Valbonë. El problema fue que no sabíamos donde íbamos a dormir, no teníamos nada reservado y no se veía un centro de la ciudad, Valbonë es un chorro de casas desperdigadas por una carretera. ¿Dónde nos teníamos que bajar? La gente se fue bajando hasta que nos quedamos solos y el conductor nos miraba con cara de "a donde van estos". Mirando el google maps en el móvil vimos que había un hotel en todo el final de la carretera, prácticamente donde empezaba la ruta para cruzar hasta Theth. Justamente era la última parada del minibús, así que nos despedimos y fuimos en busca del hotel, fácil de encontrar ya que allí no hay nada más y es allí donde el conductor paró para tomarse algo. Tras una pequeña negociación ya teníamos cuarto, más fácil de lo esperado, la habitación doble nos la dejó por 20€ al cambio. Parecía ser que eramos los únicos inquilinos del buen hotel.

Se acababa este día tan aventurero y antes de descansar en nuestra habitación salimos a darnos una vuelta, no pudimos aguantar las ganas de salir para admirar las gigantescas montañas que rodean Valbonë, vaya espectáculo. La gente tenía razón, Valbonë era precioso y la ruta hasta Theth que haríamos al día siguiente prometía mucho... ¡esta historia la dejo para la próxima entrada!

¡Alegría!

Anocheciendo en Valbonë
La carretera justo antes de llegar a su fin

Nuestra merecida cena en el hotel

Sigue nuestro viaje por Centro Europa y los Balcanes 

Post anterior del viaje: Albania: Shkodra, entrada a un nuevo mundo

1 comentario :

  1. Asunto resuelto :
    He preguntado a varios albaneses sobre el motivo de poner coches en los tejados y es... Publicidad! Así se hacen ver más desde lejos y captan la atención. Generalmente los coches están sobre talleres, venta de neumáticos...

    ResponderEliminar