"he

4 de agosto de 2015

Israel: Días 2 y 3: Haifa y Akko, siguiendo el rastro de la religión Baha'í


Tocaba moverse por tierras israelies, esta vez de manera muy fácil. Tel Aviv está muy bien conectado con Haifa en tren, este viaje por Israel lo haría completamente en transporte público. Desde el hostal busqué el número de autobús que me dijeron anteriormente para ir hasta la estación de tren, salí bien temprano para aprovechar el día. El trayecto no es demasiado largo (2 horas) con lo que aún podía aprovechar casi todo el día para explorar Haifa.



Nada más llegar a la parada de mi tren me quedé un poco descolocado, nunca había visto algo igual. Me encontraba en mitad de decenas de adolescentes, algunos aún con cara de niño, de ambos sexos en números iguales. Cada uno de ellos iba con una metralleta colgada del cuello como si ello fuera lo más normal del mundo. Quizás para los israelíes lo sea pero no para mi, estaba incómodo ante tanta metralleta último modelo, era una situación algo surrealista. En Israel, todos los jóvenes entre 17 años y medio y 18 están obligados a realizar servicio de formación militar durante 36 meses para hombres y 24 para mujeres. Lo que nosotros  conocemos como la "mili", en Israel aún es vigente, un servicio al que llaman “sherut jobá” o “sherut sadir”. Así fue mi viaje hasta Haifa, sentado en un asiento de 4, rodeado de ellos, como si fueran de excursión mientras sus metralletas apuntaban por todas las partes de mi cuerpo, solo hacía imaginarme de que a alguno le entrara la locura y se pusiera a pegar tiros a diestro y siniestro, supongo que son tonterías de la imaginación. 

La parada de tren de Haifa no estaba lejos de la habitación privada que reservé la noche anterior en la zona de German Colony. Un paseo por unas calles algo solitarias, era domingo. Al llegar a mi "guest house" no había nadie así que me puse a dar vueltas a la redonda en busca de alguien. Encontré a un anciano, con el que con señas más que otra cosa pregunté si conocía al dueño del hotel. Afirmó y utilizó su teléfono para avisarle.
La habitación era enana, pero suficiente para mi. Una cama, armario pequeño y poco suelo. La cocina era compartida y había té y café gratuito, más que suficiente. 


Haifa, el centro mundial del Bahaismo



Dejé las cosas y salí directo a la calle. Mi cara de asombro no tardó en aparecer cuando crucé dos calles. Tenía ante mis ojos lo que me motivó para llegar a esta ciudad, estaba ante el famoso jardín Bahai's de Haifa y centro mundial de esta religión. Es difícil no verlo, está en lo alto del Monte Carmel y predomina la vista desde abajo. Recuerdo cuando visité el pequeño museo que hay cerca del Lotus Temple de la India, cuando ví en un documental que ponían estos jardines y este Shrine que acapararon toda mi atención y me dije a mi mismo "Algún día llegaré hasta alli'". Aquí lo tenía enfrente de mis narices.


Pero antes de subir arriba tenía que meter energía al cuerpo así que paré en uno de lo bares que hay en la calle que da hasta el templo, una calle muy larga en la que había mucha gente llamada Ben-Gurion Ave. Una de las cosas que más me estaban gustando de Israel es su gastronomía, no muy diferente a la nuestra pero sin embargo con sus especialidades que la hacen única. Suele estar mezclada con platos de toda la zona del golfo pérsico. Muchos platos vegetarianos en los que no echarás en falta la carne para nada. Al fin y al cabo nos encontramos en una ciudad Mediterránea con todo lo que ello conlleva, además, los precios no son demasiados altos, no como me había esperado.

Comida vegetariana en Haifa
Añadir leyenda

Con el estómago lleno y con ganas de conocer más de cerca el templo y jardines Baha'i tiré calle arriba por Ben-Gurion hasta las puerta de la zona más bajas de los jardines donde unos guardias controlaban las puertas y me cachearon. Abajo solo se puede ver una pequeña área de los jardines, para verlo bien hay que entrar por una entrada que hay en lo alto de la colina desde donde tendrás acceso a más jardín. 




Es lo que hice a continuación, fui dirección cuesta arriba subiendo tropecientas escaleras y calles en cuesta bajo el sol, fui así hasta que una mujer mayor, al verme sudando la gota gorda me preguntó si me dirigía hacia el templo Baha'í. Al decirle que sí me ofreció llevarme en su coche, acepté encantado y aliviado. En el coche me contó que es una mujer que se dedica a la religión Baha'í, es responsable de una parte del este templo en Haifa, esta ciudad es sede central de esta religión. Me estuvo contando datos interesantes sobre la religión y el porqué de muchas cosas, a parte de hacerme el favor de subirme en coche aprendí muchas cosas que ignoraba sobre *esta curiosa religión. Le comenté que ya estuve en el Lotus Temple de Delhi y le hizo mucha ilusión de que siguiera interesándome. Estamos hablando de un lugar que es patrimonio mundial de la UNESCO.

* Religión o fe Baha'í

El Bahaísmo es una religión monoteísta cuyos fieles siguen las enseñanzas del profeta y fundador Bahá'u'lláh, un comerciante procedente de Shiraz, -Persia- que fundó esta religión en el 1844. Es la segunda religión independiente más extendida del mundo y sus fieles se reparte entre 247 países del mundo teniendo templos importantes en lugares como Alemania, Estados Unidos, India, Uganda, Panamá e incluso Samoa. La característica más notable de esta religión es que tiene como principio la unidad de todas las religiones. Los principios sociales del bahaísmo son de mucha importancia, algunos pueden ser: Unidad de la humanidad; armonía entre religión y ciencia; igualdad entre hombres y mujeres; eliminación de pobreza y riqueza extrema; la educación universal, entre otros... Esta religión también realiza su propio Ramadán particular anualmente y prohíbe el consumo de alcohol, drogas o participar en juegos de azar.  Se exige la castidad fuera del matrimonio y se fomentan los matrimonios de distintas religiones o razas. El año consta de 19 meses y 4 o 5 días. Sin duda estamos ante una religión moderna pero muy relacionada al Islam, ya que proviene originalmente de esta. Su fe se extiende rápidamente y parece que cada vez ahonda más en nuestra civilización sobre todo en países más pobres, aunque yo creo que con la nueva mentalidad de las nuevas generaciones la religión en general es algo que irá cayendo bajo su propio peso. Una religión de lo más curioso que descubrí en India y que no deja de sorprenderme.


En realidad me dejó a la altura donde se encuentra el templo y no arriba del todo, para ver los jardines era tarde ya que los horarios de apertura son limitados, solo se puede visitar mediante guías, eso sí, de forma gratuita. Tendría que hacerlo al día siguiente. Entraría a esta parte de los jardines donde se encuentra el Shrine del Bab, donde permanecen los restos del fundador, interior al que no pude entrar (abierto de 9 a 12) pero me pude acercar  lo bastante cerca hasta donde está protegido por vallas. Los jardines están impolutos, el cuidado que se le da es extremo, es por eso que muchas zonas están restringidas para los visitantes. 

El Shrine donde se encuentran los restos del profeta Bab desde más cerca

Al no poder hacer nada más por aquí decidí que lo terminaría de ver el día siguiente y me fui a pie a otro de los lugares interesantes de esta ciudad. Tras una larga caminata bajo el sol y sin apenas agua (no encontraba ninguna tienda para comprar) entre urbanizaciones llegué al Monasterio Carmelita de Stella Maris, un monasterio del siglo 19 situado en el extremo occidental del Monte Carmel. Las Carmelitas llevan viviendo en este lugar desde la edad media y se las consideran como una congregación de la religión católica muy acogedora. En su interior, la cúpula que hay arriba impresiona, una  cúpula con todo lujo de detalles que me dejó un buen rato mirando hacia arriba. En el jardín de fuera se encuentra una estatua dedicada a Napoleón, que junto a sus soldados se refugiaron en este lugar durante la batalla de San Juan de Acre del 1799. Desde estas alturas hay una unas vistas preciosas sobre la costa mediterránea de Haifa y su puerto. También me sorprendió encontrarme con una estatua de la Virgen del Carmen, algo muy tradicional de mi barrio malagueño El Palo, quedé flipado aunque esta viniera de Chile. Era como una zona militar chilena o algo así, estaba todo muy bien vallado.

Cúpula de Stella Maris
¡La Virgen del Carmen!
Vistas desde lo alto del Monte Carmel
En lugar de coger el teleférico hacia abajo preferí ahorrarme unos shekels (moneda israelí) y bajar por sus cuestas dirección el centro de la ciudad. Pasé de largo por el German Colony donde estaba mi hostal y proseguí hacia el norte de Haifa para callejear por su zona más antigua y tradicional donde sus tiendas y restaurantes comparten árabe y hebreo. En balcones de muchas casas y apartamentos colgaban banderas de países como Brasil, Alemania o España, estábamos en pleno mundial del fútbol y eso aquí se traduce en fiesta, incluso muchos coches iban lleno de banderitas de estos países. Esa misma noche jugaba España contra Holanda en un partido de grupos, ya tenía algo para hacer esa noche. Antes de ello me dediqué a callejear por todos lados sin rumbo fijo. Me encontré con edificios raros en Lower Haifa como el de la foto de abajo, una torre moderna (HaMifras House) al lado de una mezquita que bien podía cumplir el centenar de años, conocida como 'The Big Mosque' aunque de 'big' tuviera poco. Cerca también me crucé con el Ministerio de Interior. Desde la parte baja de la ciudad empecé a subir por la calle de urbanizaciones, un "relío" de calles, todo cuesta arriba. 


Al fondo lo que queda de la Big Mosque (si la podéis ver) frente el mastodonte moderno de HaMifras


La ciudad está amoldada a la colina, la bicicleta aquí es para tenerla de adorno si no eres un Contador de la vida. Los niños jugaban en la calle con los comercios cerrados, no había casi nadie por las aceras, la mayoría descansaba en su casa este domingo tarde y eso que me encontraba en la zona comercial por excelencia, el barrio de Hadar donde existe una calle lleno de comercios rusos, conocida como la pequeña Moscú. Llegué a un edificio que me sedujo con su belleza, trataba del descarado museo  de ciencia y tecnología llamado Madatech, muy recomendado pero que desgraciadamente se encontraba cerrado a estas alturas del día además de que se salía de mi presupuesto. 


El guiño del gato negro
Anochece en Haifa
Sheiks israelíes

Poco a poco me fui dirigiendo hacia la zona de German Colony de nuevo, donde el ambiente mejoraba, la avenida Ben-Gurion da mucha vida a la ciudad. Descansaría mis castigados pies en mi habitación tras pasar casi todo el día fuera caminando. Saldría de nuevo para cenar y ver el partido de España en uno de los muchos restaurantes de la avenida Ben-Gurion, partido en el que hicimos el ridículo, Holanda nos metió un palizón, pude ver la cara de desilusión de muchos israelíes que apoyaban a nuestro país al igual que ellos la mía que se dieron cuenta de mi procedencia mientras otros se regocijaban de nuestro fracaso.

Al día siguiente mi primer objetivo sería ir a visitar en concidiones los jardines Baha'í, no me podía ir de aquí sin haberlo visto. Trastocó mis planes de ir todo el día a Akko y por eso me di un madrugón muy serio, había que aprovechar el día lo máximo posible. Con mucha decisión, sin casi desayunar y sabiendo la cuesta que me esperaba para subir hasta arriba del todo de la colina fui con paso firme, la ventaja de que fuese tan temprano es que todavía no hacía mucho calor. Fue duro pero el esfuerzo mereció muchísimo la pena, las vistas de las fotos hablan por si solas, tenía toda la ciudad a mis pies. Llegué un poco demasiado temprano, tenía que esperar un rato para la visita guiada (gratuita) a los jardines, mientras esperaba veía a todos llegar con sus coches y taxis, ningún loco viene aquí a pie a no ser que sea un mochilero pobre como yo :P. Hay que llegar a tiempo ya que hay como una cola y solo dejan entrar a cierto número de personas dejando a fuera a los que hay de más para la próxima guía.

Panorámica desde arriba de la colina

Cantante callejero ganándose la vida, aunque no lo parezca tiene mucho arte en sus venas

Bajando escalera por escaleras (son muchas) y haciendo paradas para que nos explicase cosas sobre los jardines fue pasando el tiempo. Aparte del shrine de Bab vimos otros edificios como Casa Universal de Justicia o la bonita Universidad de Haifa.
Una visita única y obligada en un lugar que desprende lujo por todos sus rincones. Unos jardines perfectos que bien merecen el titulo de patrimonio de la UNESCO. Mejor os hablo con fotos:


Chica creando arte y que supongo que tenía el permiso para estar en el intocable césped de los jardines Baha'í


Conociendo Akko -Acre-, la ciudad árabe por excelencia



Madrugué para ir a ver los jardines y para que me diera tiempo de ir a Akko o Acre después de ello, una localidad histórica a unos pocos kilómetros al norte de Haifa. No sé como me informé pero lo hice mal, el autobús que cogí me dejó a medio camino de Acre con lo que tuve que improvisar. Salí a la calle principal, una especie de autovía, y lancé el dedo al aire. Tras un rato paró una especie de mini-furgón que abre la puerta con un manillar muy largo que maneja el conductor, los que han estado en Israel sabrán de lo que hablo. Ya que paró acordé un precio para llegar hasta el casco antiguo de Acre, hacía demasiado calor para esperar a alguien que me llevara gratis, era pleno medio día y el sol abrasaba mi piel pálida de vivir en Bélgica, literalmente.

Una vez en el casco antiguo de Acre fue como entrar en un país nuevo, aquí casi todos son árabes y eso se nota en la calle,la gente, el estilo de vida, son muchas cosas las que diferencian a árabes y judíos. Otro de esos sitios como Jaffa, un trozo de Palestina bajo la orden israelí. Había mucho jolgorio por las calles de esta antigua ciudad. Acre, una ciudad de piedra que se ha preservado magníficamente con el paso de los años...muchos muchos años y civilizaciones. Luce como antiguamente y eso lo notas ipso facto. Fue capital del antiguo Reino de Palestina y perteneció a Las Cruzadas

Pasear por sus calles llenas de minaretes con llamadas a la oración y pasar por sus bulliciosos mercados me emocionó tanto como los jardines Baha'í de Haifa. Soy un enamorado de los países y tradiciones árabes y ya lo estaba echando de menos. Jaffa me sirvió como introducción aunque no llegaba a transmitir lo que transmite Akko. No es una ciudad que se vende por el turismo (aunque si atrae a muchos de ellos), no hay casi hoteles ni tiendas de souvenirs, lo que se ve por aquí es totalmente autentico, aunque me temo que esto esté cambiando.





Visité la mezquita más importante del casco antiguo, Al-Jazzar, donde el imán me dio la bienvenida, es curioso siempre verlos rezar. Es una mezquita construida en el 1978 y se construyó sobre las bases de una catedral de Las Cruzadas. Alrededor de le mezquita está todo muy ambientado, se encuentra en la parte céntrica.


Dos musuklanes listos para la oración

Su puerto y el Khan al-Umdan estaba un poco saturado de barcos y gente, familias divirtiéndose en el agua saltando desde las rocas, pescando o dándose un paseo en barco.
Bajo el suelo, cerca del puerto, pude entrar a un túnel subterráneo que cruza casi todo el casco antiguo y que conecta el puerto con el palacio Templar . Esta calle bajo tierra llamada la "Tunel de los Templarios de Las Cruzadas" se encontró por casualidad en el 1994 y ahora está abierto para los turistas, hay que pagar entrada para visitarlo y se puede entrar desde dos puntos de la ciudad, una forma de cortar camino.

El puerto

Hammam el-Pasha, al final del mercado turco fue un baño turco que se construyó en el 1780 y que estuvo en uso hasta el 1940. Ahora es una sala donde dan un "multimedia show" del que dicen que merece la pena verlo, yo no lo hice...

El casco antiguo de Akko no es muy grande y se puede patear fácilmente en medio día como hice yo si no quieres ver todo respecto a museos. Me quedé hasta tarde comiendo un delicioso y recién hecho hummus con pan de pita cerca del Souq, los comercios cerraban y la gente iba desapareciendo de las calles, era hora de volver a mi habitación de vuelta a Haifa...







Por la noche me despedí de los jardines Baha'í, iluminado es una pasada

Sigue el viaje por Israel y Palestina




No hay comentarios :

Publicar un comentario