27 de octubre de 2015

Cracovia, la antigua y encantadora capital polaca


La antigua capital de Polonia y la ciudad más famosa del país, la más bonita según algunos, conocida por personajes internacionalmente famosos como lo fueron el compositor Chopin o el ex-Papa Juan Pablo II. Aunque no conocemos mucho de este vasto país podemos decir que no les falta razón, Cracovia es una ciudad preciosa y con un encanto sin igual. Cuatro son las noches que dormimos en esta ciudad en el viaje de 9 días que hicimos por el país. No solo es Cracovia, por sus alrededores hay sitios muy interesantes que se deben visitar si has llegado hasta aquí, lugares como Auschwitz y las Minas de sal de Wieliczka. Pero en este post no nos vamos a expandir demasiado ya que Cracovia merece de por sí un post entero para él. Daremos un repaso a lo que nos dio tiempo a visitar, ya que en tan corto tiempo nos fue imposible verlo todo.
Llegamos de Zakopane que se encuentra al sur del país, con una agujetas en las piernas que parecía que íbamos pisando huevos, el día anterior subimos al punto más alto de Polonia, el Monte Rysy en las preciosas montañas del Tatras (del que escribiré más adelante) y no podíamos con nuestro cuerpo, pero había que seguir adelante. Un autobús que nos dejó en la estación central de autobuses que se encuentra justo al lado de la estación de trenes nos trajo a la ciudad. Una estación que se encuentra en un centro comercial moderno y grande  donde puedes encontrar todas las marcas que te puedas imaginar.
Ya habíamos estado buscando alojamiento desde Zakopane a través de Wimdu para alojarnos en un apartamento particular y encontramos justo lo que buscábamos en un lugar muy céntrico del casco antiguo, ideal para descubrir la ciudad.

A continuación hago un desglose de los lugares más importantes que visitamos en nuestros días por la ciudad:

La Plaza del Mercado (Rynek Glowny)


Al tener el alojamiento tan cerca de la plaza pasamos por ella múltiples veces al día, y nos encantaba, la sensación que te da esta ciudad es una sensación un tanto mágica que te atrapa de alguna forma, algo que no se puede explicar muy bien con palabras.


La plaza central es la "place to be" de Cracovia, una joya de plaza en la cual te encuentras con edificios muy llamativos, hay que tener en cuenta que el casco antiguo de Cracovia pertenece al patrimonio mundial de la UNESCO. Es la plaza medieval más grande de Europa y en ella destacan sobre todo  edificios como la Lonja de los Paños (Cloth Hall), edificio muy grande que se encuentra en todo el centro de la plaza. Es de estilo renacentista y una vez fue el centro del mercado de ropa de la época medieval. Hoy en día alberga en su interior puestos de souvenirs decorado con los escudos de todas las ciudades de Polonia.

Carro de caballos tipico de Cravovia con la Lonja de los Paños detrás
En el subsuelo de la plaza pudimos entrar al Rynek Underground, un museo muy moderno que hace un repaso muy interesante de la historia de Polonia. El museo va por debajo de la plaza y está todo muy bien logrado, en él pudimos aprender mucho sobre el país a través de sus textos, vídeos y modernidades del museo. Una gran parte trata de como era el mercado antiguamente y todo lo relacionado a ello. Para entrar se recomienda comprar las entradas de antemano en la oficina de turismo ya que los tickets se suelen vender bastante rápido.

Otro edificio que destaca es la Basílica de Santa María, una preciosa iglesia que se ha convertido en uno de los edificios más fotografiados de Cracovia, sus orígenes datan del siglo 1220. En mitad de la plaza también se encuentra una escultura, la figura del poeta llamado Adam Mickiewicz.

Basílica de Santa María y la estatua de Mickiewics
Boda en la plaza del mercado

Al lado opuesto de la iglesia y detrás de la Lonja se encuentra la Torre del Ayuntamiento, la única parte superviviente del que era el antiguo ayuntamiento de Cracovia que fue demolido en el 1820, una torre de 70 metros que sorprende y al que se puede subir para ver la plaza desde otra perspectiva, no lo pudimos hacer porque se encontraba cerrado, una pena.

Torre del ayuntamiento junto a la Lonja
Pero lo que más destaca de la plaza no son sus bonitos edificios, sino su ambiente. Música por todos lados, artistas, grupos de orquesta, gente bailando, bodas, gente por cada rincón de la plaza, carros de caballos engalanados... Uno de esos lugares con un algo que nos encantó. Nuestro lugar favorito de Cracovia lo encontramos en esta plaza.


Casco antiguo, patrimonio mundial de la UNESCO


Desde la plaza salen todas las calles principales del casco antiguo, dirigiéndote hacia el norte por la Calle Florianska se llega a otro de los puntos de interés de Cracovia, la Florian Gate, la única puerta gigante de piedra que queda de las 8 que había en la ciudad, fue construida en el 1300, fue la única que se mantuvo después de la renovación de la ciudad. Justo cruzando a través de ella te encuentras con el Barbicano, una fortificación medieval de defensa en forma circular justo en el exterior del casco antiguo.

Barbican

Siguiendo hacia el centro comercial que está junto a la estación de trenes te encuentras con un edificio precioso, trata del teatro, para mi uno de los edificios más bonitos de Cracovia.


Para comer lo mejor es meterse en calles poco concurridas y turísticas donde encontraras los bares y restaurantes con los mejores precios. Si hay algo que me ha encantado de Polonia es su gastronomía, sobre todo lo barato que es. Polonia es un paraíso para comer bien y barato, fue todo un descubrimiento. Supongo que para mí lo es más viniendo de Bélgica, supongo que la diferencia con España tampoco será tanta. La cerveza a veces cuesta menos que el agua y la cerveza estándar es la de medio litro, the paradise cervecero.




Hacia el sur sale la calle Grodzca que une la Plaza del Mercado con la colina del castillo de Wawel, es decir, una pasarela de turistas pasando constantemente en la que encontrarás de todo tipo de tiendas y restaurantes. Uno de los puntos más bonitos de esta calle es la Iglesia de San Pablo y San Pedro, una iglesia erigida por jesuitas que fue el primer edificio de estilo barroco de Cracovia, en su entrada se pueden contemplar las esculturas de los 12 apóstoles. En su entrada siempre hay un artista tocando algún instrumento creando un ambiente muy agradable. Junto a ella se encuentra la de aspecto más deteriorado llamada Iglesia de San Andrés, lo sorprendente de esta iglesia es que tiene casi 1000 años de antigüedad, casi nada.

Perrine junto a las iglesias de San Pablo y San Pedro, y San Andrés

Puesto de roscas de la calle Grodzca

Paralela al final de la calle Grodzca está la calle Kanonicza, una calle preciosa con carros de caballos pasando por ella casi constantemente. En esta calle encontraras el Centro de Juan Pablo II



Colina de Wawel


Como dije anteriormente, la desembocadura de esta calle da de pleno a la colina del castillo de Wawel. Lo que fue el origen y centro de la ciudad de Cracovia se encuentra en esta colina, una colina que recoge la esencia de la historia de Cracovia y Polonia cuando fue capital del país, castillo por el que han pasado diferentes reyes, conquistadores y tiranos(nazis).

Por falta de tiempo tuvimos que verlo en dos veces en los 4 días que estuvimos, ya que el primer día que llegamos era ya tarde para entrar a alguno de sus lugares que cierran relativamente temprano. La colina es fácilmente accesible a pie, la cuesta no es nada del otro mundo, en ella se puede pasar perfectamente un día entero si quieres ver todo detenidamente o medio día si vas a paso ligero. Ver el atardecer desde sus balcones es algo que hicimos por casualidad y de lo que tengo que recomendar encarecidamente, es precioso desde ahí arriba! Con vistas al Río Vístula y a gran parte de la ciudad desde la que resaltan sus iglesias y plazas, hasta donde da de sí la vista.


En la colina de Wawel lo que sin duda más nos sorprendió de todo es su curiosa catedral, una mezcla de estilos que se han ido añadiendo a lo largo de su historia que han hecho de ella una pieza nunca, todo un símbolo de la ciudad. Ella ha sido testigo de grandes acontecimientos de la historia polaca, tales como bodas importantes, coronaciones o funerales de la gente más importante de Cracovia y de Polonia misma. Uno de los más recientes fue la del funeral del presidente Lech Kaczynski que falleció en un accidente de avión en suelo ruso el pasado 2010. Su tumba se halla bajo vigilancia debajo de la catedral y se puede visitar. 

Tumba del ex-presidente Lech Kaczynski

El interior de la catedral es un pequeño laberinto de sarcófagos, altares, capillas entre otras esculturas y piezas de arte. También pudimos subir  a través de unas escaleras de madera a su torre de campanario donde se encuentra la campana de Segismundo, la cual se puede palpar, es una impresionante campana de unas 12 toneladas, ponerse bajo ella da un poco de respeto. Cerca de la catedral hay un museo de la catedral que contiene piezas únicas históricas, no lo hicimos aunque estaba incluido en el ticket que incluía el museo, la catedral misma, la campana de Segismundo  y la cripta de los reyes.

Catedral de Wawel
Catedral de Wawel
Catedral de Wawel a nuestras espaldas
El resto de la colina trata de la parte del castillo, un castillo que fue construido por Casimiro III el Grande allá por los años 1300, El centro político y cultural de Polonia hasta el final del siglo XVI en el que habitaron sus reyes por siglos. Un edificio del estilo renacentista que se preserva hoy en día tal y como era en el siglo XVI. Se pueden visitar diferentes partes del palacio con diferentes tickets según tus intereses. El patio interior del castillo se puede visitar de forma gratuita, una plaza cuadricular rodeada de una pared de arcos por los cuatro costados. Pagando se puede visitar desde allí mismo las salas de estado, los apartamentos reales, una exposición llamada "La Wawel perdida" y otra de Arte Oriental. Una visita que requiere su tiempo y en la que podrás ver y aprender sobre los reyes, la forma de vivir que tenían y de los lujos que disfrutaban. Una visita muy interesante en el que fue en su día centro de Polonia.

Para bajar de la colina elegimos la opción más bonita, lo hicimos a través de la cueva del Dragon de Wawel, un paseo por una pequeña cueva bajo la colina, al salir de ella te encuentras con la escultura del dragón el cual si esperas el momento le verás echar fuego por la boca, una curiosidad más de esta colina. Este dragón guarda una graciosa leyenda. Se cuenta que el dragón se dedicaba a devorar a la gente de Wawel pero no había manera de acabar con él, buscando una forma de hacerlo pensaron en cubrir de azufre la piel de un cordero que echaron de comer al dragón. Tras comérselo le entro una sed voraz y se bebió todo el agua del río Vístula causando que este explotara acabando así con él.

La cueva del dragón de Wawel
A los pies de la colina se encuentra otra iglesia importante, es la llamada iglesia de San Bernardino, que más que su exterior lo que más sorprende es su precioso interior. En la entrada te ofrecen una audio-guía que te explica todo lo que hay en su interior, se paga la voluntad,  pocas veces vi algo así! Su altar dorado es sin lugar a dudas lo que más llama la atención.

Interior de la iglesia de San Bernardino
Reliquia en el interior de San Bernardino
Posando con la iglesia de San Bernardino

El barrio de Kaizimiers



Siguiendo hacia el sur se llega a otro barrio importante de Cracovia, el barrio de Kaizimiers, o también conocido como el barrio judío aunque estuvieran mezclados con una comunidad de cristianos. Antes de que llegaran los nazis, este barrio albergaba a una gran comunidad de judíos. Hoy en día aún se conservan muchos de los edificios de aquel entonces y dan pistas de lo que fue: sinagogas, cementerios, letreros y los aún en servicios restaurantes judíos. Con el holocausto todo cambió, Cracovia fue una de las ciudades que lo sufrieron a gran escala, teniendo a los nazis con Cracovia ocupada hicieron lo que les vino en gana con la población local, una época negra de la historia de esta ciudad que aún está muy presente. Nosotros nos dedicamos a seguir un itinerario recomendado pasando por los puntos más importantes del barrio: Existen muchos tours gratuitos en los que seguro que se aprende mucho pero decidimos hacerlo por nuestra cuenta con nuestra guía lonely planet.

La parte oeste del barrio era la parte cristiana de Kazimiers, se hace evidente al ver grandes iglesias como la iglesia de Santa Caterina o la iglesia de Corpus Christi, dos bonitas iglesias que decoran las calles del la Kazimiers cristiana: Al este te encuentras en el barrio judío donde seguimos una ruta por las sinagogas, parece increíble, pero 7 sinagogas sobrevivieron la ocupación nazi. Existen dos museos, el Galicia Jewish Museum y el Museo Judío, dos museos para enterarse de todo lo relacionado con esta historia. El museo judío se encuentra junto a la bonita Antigua Sinagoga que data de finales del siglo XV, la sinagoga más antigua de Polonia entera, fue saqueada y parcialmente destruida por los nazis. 




La Sinagoga Remuh es la más pequeña de todas pero es la que aún se sigue usando regularmente para servicios religiosos. Tras ella se encuentra un cementerio judío en el que la mayoría de tumbas tienen una misma fecha de muerte aproximada, la fecha del holocausto judío. La sensación que te da andar entre las tumbas y ver las fotos de los fallecidos da un poco de miedo... para acceder a ella te tienes que poner un kipa en la coronilla.
Otra de las más importantes es la Sinagoga de Isaac, la más grande de todas ellas aunque no la más bonita, hay que pagar para ver su interior.



Cementerio judío

La fabrica de Schindler y el barrio de Podgórze (El Gueto)


Seguramente os suene el titulo de la película de 'La lista de Schindler', Una famosa películamuy galardonada con Oscars del aclamado director Steven Spielberg que grabó en las calles de este barrio de Cracovia e inmortalizó la historia. Una historia real que ocurrió aquí, donde nos encontrábamos exactamente. Hoy en día la fábrica es un museo moderno y bastante nuevo, uno de los lugares más interesantes para ver de Cracovia ya que la historia bien lo merece. Fuimos temprano y aprovechamos que ese día era gratuito, fuimos temprano ya que solo entra un número limitado de personas y al ser gratuito se esperaba mucha gente.

Para el que aún no haya visto esta película o no conozca esta historia, trata de una fabrica que estaba dirigida por un austriaco nazi de nombre Oskar Schindler. En plena segunda guerra mundial y ocupación nazi, este hombre utilizaba la mano de obra judía de forma digna, contratándolos y protegiéndolos del sufrimiento y horror que se sufría en las calles del barrio, evitando que llevaran a sus trabajadores a campos de concentración. Un barrio llamado Podgórze -El Gueto- donde habían encerrado a todos los judíos amontonados en unas circunstancias infrahumanas. La comida escaseaba, había muchas enfermedades y cada día mataban a muchos de ellos si no se los llevaban a campos de concentración donde correrían la misma suerte. Cada judío debía de llevar en su brazo la estrella de David. Los judíos de esta fábrica podían trabajar en la fabrica de menaje de cocina y munición y obtener algo a cambio, algo que en esas circunstancias era todo un lujo, un oasis en mitad de un infierno, Oskar Schindler salvó al vida de 1200 judíos.

Una de las entradas al gueto judío
Las caras de la lista de Schindler
En el museo te explican todo esto y más. Al principio hay un pequeño documental que te pondrá en el sitio correcto para seguir visitando el museo de forma muy interesada. El museo está muy bien organizado contando toda la historia desde el principio en 1939 y su final en el 1945. Recreando situaciones que vivieron los judíos. Toda una experiencia que nadie se debería de perder si se viene a esta ciudad. Una historia que te pone los pelos de punta pero que hay que conocer para entender lo que ocurrió, una historia que todo el mundo debería de conocer.

Uniforme de las SS
Edificio feo del gueto

Nuestro viaje seguía pero nos costó dejar Cracovia, ciudad que había sido nuestra casa durante 4 días. Una ciudad llena de vida que nos encantó y a la que no nos importaría volver algún día, nuestro próximo destino sería Varsovia, la capital polaca, que pintaba muy diferente.

Sigue nuestro viaje por Polonia


Próximo post del viaje: Próximamente

No hay comentarios :

Publicar un comentario