29 de julio de 2017

Reseña Bubali Bliss Studios en Aruba


Para terminar nuestro viaje americano queríamos terminar en un hotel donde pudiéramos disfrutar al máximo de todas las comodidades que raramente hemos tenido durante este viaje mochilero. Hicimos un esfuerzo para poder alojarnos en un estudio, una especie de casa para nuestros últimos días. No pudimos elegir mejor, Bubali Bliss Studios dispone de todo lo que necesitábamos. No es fácil elegir donde dormir en Aruba ya que la oferta es muy amplia y variada, pero creo que alojarse en estudios es siempre un gran acierto.
El check-in lo tienes que hacer tú mismo. Es decir, al reservar, ellos te envían los códigos vía email para entrar por la puerta principal donde se encuentran los estudios y el código del estudio en particular. Un sistema muy fácil sin necesitar la ayuda de nadie. De esta forma no hace falta ningún tipo de llaves. De toda formas, allí mismo tienen una oficina donde podrás encontrar a alguien por las mañanas para poder resolver alguna duda que tengas.


Entrada a Bubali Bliss Studios
El estudio cuenta con un salón con sofá y televisión, una mesa al lado de la cocina, una habitación con un colchón de primera y muchos armarios para guardar todo lo que traigas. El estudio cuenta con aire acondicionado, imprescindible en Aruba. El cuarto de baño es de lujo con una buena cabina y con gel y champú de los típicos productos de Aloe Vera que hay en la isla.

Vistas a la piscina de nuestro estudio
Perrine leyendo las condiciones


La ubicación de estos estudios es de las mejores de la isla. La razón principal es la estar tan cerca de Eagle Beach, recién nombrada tercera mejor playa del mundo, ahí es poco. Justo al lado de los estudios se encuentra el supermercado más grande y barato de la isla, el Super Food. Si quieres ahorrar en comida, la cocina muy bien equipada que dispone el estudio es algo a tener en cuenta, y si tienes un gran supermercado al lado, pues mucho más fácil. 





Para ir a Oranjestad sin coche tampoco es problema ya que se encuentra al lado de la carretera principal por donde pasan los autobuses y minibuses que te llevan hasta el centro de la ciudad.

El aspecto y diseño del recinto, la zona común y los estudios es muy moderno, de alta calidad y muy agradable. Los colores claros dan una sensación de tranquilidad y relajación. Tuvimos la suerte de estar en un estudio que se encuentra justo al lado de su bonita piscina. 

Junto a la bonita piscina se encuentran unas tumbonas, alguna hamaca e incluso unos sillones y mesas para estar totalmente relajados. Es un buen lugar para ello ya que no hay apenas ruido de la calle. En la hamaca me leí al menos medio libro del último de la serie de la sombra del viento de Carlos Ruiz Zafón. Por la noche la piscina se ilumina y se vuelve en una zona bastante romántica para cenar en una las mesas de fuera.

Nuestra gran cena de despedida con la piscina al fondo
La zona común de noche
La piscina de día

La piscina por la noche
Nuestro estudio también tenía una terraza para comer fuera (cuando no hace demasiado calor). Para desayunar es un buen lugar, además, allí mismo te traen el periódico arubense cada mañana, el servicio fue fantástico.

Terraza de nuestro estudio
En definitiva, Bubali Bliss Studios fue un gran acierto. En uno de sus estudios disfrutamos de la modernidad, de su tranquilidad y de la calidad de todo en general. No tenemos ninguna queja al respecto. Sus dueños fueron muy amables y cercanos a nosotros y eso es algo también a tener en cuenta. Sin duda es buena elección para pasar tus días en esta maravillosa isla llamada Aruba.