17 de febrero de 2018

Filipinas, un destino inevitable


No cabe duda de que Filipinas es uno de los países más atractivos del Sudeste Asiático. Pese a las circunstancias sociopolíticas, cuesta descartar este destino cuando estás viajando por países cercanos. Manila, su impresionante capital, no es el único de sus atractivos, e islas como Boracay o lugares como El Nido o Taytay son descritos por muchos viajeros como algunos de los parajes más bonitos del mundo. ¿Quién podría resistirse?

El tipo de viaje que podremos realizar si decidimos ir a Filipinas variará mucho en función de los días que estemos dispuestos a dedicar a este maravilloso país. Si se trata de una parada estratégica, puesto que has decidido ir a Indonesia, Laos, Camboya, Tailandia, Malasia y/o Singapur, resultará evidente que no puedes dedicar un mes (incluso dos) para conocer las principales islas filipinas, que sería una situación ideal. En cualquier caso, vamos a destacar algunos de sus lugares más emblemáticos para que decidas cuáles serán tus destinos predilectos.



Playa en Boracay, Filipinas


Filipinas es un país insular, concretamente un archipiélago formado por nada más y nada menos que 7.107 islas. Su superficie total aproximada es de 300.000 km2, con unos 36.289 km de litoral. Es un país muy poblado, el 12º del mundo con más población, con 102 millones de habitantes.
Empezando por el principio, Luzón es una de las islas más idóneas para comenzar tu viaje por Filipinas. En ella se encuentra Manila. La práctica totalidad de los vuelos internacionales despegan y aterrizan desde aquí, en el aeropuerto Ninoy Aquino.

Luzón es verdaderamente grande y, aunque existe la posibilidad de utilizar el servicio de autobuses nocturno, es recomendable tomar aviones nacionales como los que ofrece Philippines Airlines.

Manila es una cita imprescindible en un viaje a Filipinas. Con una población de más de un millón y medio de habitantes, recogidos en menos de 39 km2, es una de las ciudades más densamente pobladas del mundo. Además, alberga el frenetismo propio de las macrociudades y está repleta de eventos. El juego juega, valga la redundancia, un papel importante en la ciudad, y casinos como el Casino Filipino o el City of Dreams Manila son claros ejemplos de ello. En este último se celebra uno de los torneos más importantes del mundo, el Asia Pacific Poker Tour.

No os perdáis el Museo San Agustín, el Manila Ocean Park, la Casa Manila, la Universidad de Santo Tomás, Paco Park o el Fuerte de Santiago, entre otros muchos atractivos turísticos. Para aquellos que disfruten de las visitas guiadas, la bicicleta puede ser una buena alternativa para cubrir grandes espacios en poco tiempo.



Skyline de Manila


Dentro de Luzón también te aconsejamos que visites las terrazas de arroz de Banaue y Batad, a unas ocho horas en autobús de la capital; Donsol, si te apetece nadar con tiburones ballena; o el volcán Pinatubo, uno de los más impresionantes del país.

En cuanto a otras islas que visitar, recomendamos encarecidamente una parada en Palawan. Aunque se trata de una de las islas más transitadas por turistas, también es uno de los lugares más fascinantes por un municipio que mencionábamos al principio de este artículo, El Nido.

La región de Visayas es otro de esos destinos que te recomendamos no perderte. De hecho, podrías pasar días y días saltando de una isla a otra sin aburrirte lo más mínimo. Si tenemos que quedarnos con algunas (tarea difícil), nos decantaríamos por Malapascua, Bohol, Siquijor y, por supuesto, Boracay. 

Boracay es conocida como “la isla de la fiesta”, una especie de Ibiza ubicada en el Sudeste Asiático. Aunque se generan una mezcla de sensaciones, al ver el auge desmesurado de las construcciones y el turismo masivo, sus playas son preciosas y el atardecer de Puka Beach uno de los mejores que hemos visto.

Para despedirnos, os dejamos uno de esos secretos que suelen pasar desapercibidos entre los viajeros: Mindanao. Aunque se ha recomendado que no se visite la zona oeste de la isla, la zona sur y oeste son seguras y no os arrepentiréis de descubrir esta maravilla: