Mostrando entradas con la etiqueta Bosnia y Herzegovina. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Bosnia y Herzegovina. Mostrar todas las entradas

17 de septiembre de 2014

Bosnia y Herzegovina: Tuzla, una desconocida con mucho salero





Llegábamos a Tuzla, una ciudad al azar que escogimos en nuestro camino a Serbia. Dos razones nos hicieron parar en esta desconocida ciudad para muchos. Una fue que no queríamos hacer trayectos demasiado largos y entre Sarajevo y Belgrado lo había y la otra fue que queríamos conocer algo más de Bosnia y Herzegovina antes de irnos, si es libre de turistas mejor. Estaríamos poco tiempo pero lo suficiente para hacernos una idea de lo que es Tuzla.

13 de septiembre de 2014

Bosnia y Herzegovina: Sarajevo, el Ave Fénix de Europa


Que el tren de Mostar a Sarajevo cueste más barato que el mismo autobús (la mitad de precio) fue una más que agradable sorpresa, nos encanta viajar en tren y ya los estábamos echando de menos. Nos dirigimos a uno de los highlights de nuestro viaje, la gran Sarajevo, en nuestro transporte favorito, empezaba bien. El trayecto Mostar-Sarajevo dicen que es uno de los más bonitos que te puedes encontrar en el país y así nos pareció.

Era temprano, pero la señora de la casa donde dormimos en Mostar hacia ya sus tareas, nos despidió con una sonrisa en su cara, como suelen hacer por aquí, fue una estancia corta pero suficiente para crear un vínculo agradable.


7 de septiembre de 2014

Bosnia y Herzegovina: Mostar, cicatrices de una guerra


Nuevo país, nuevas sensaciones. Ya sea lo parecido que sea, sabiendo que cruzas una frontera, el chip en la cabeza se activa y te empiezas a fijar en las diferencias con el país anterior con mucha atención, a veces la diferencia es evidente, otras veces no tanta. La excitación se dispara por las nubes al entrar a un nuevo país, una sensación maravillosa. 

Bosnia y Herzegovina podemos decir que tiene muchas similitudes con Croacia, por ejemplo, pero también muchas diferencias que hay que saber apreciar. Las matriculas de los coches, la calidad de la carretera, la limpieza de las calles, el escaso inglés de sus ciudadanos, las mezquitas que empezaban a aparecer...son detalles que desde el principio empezamos a diferenciar.