Malasia: Islas Langkawi (2/2), nuestro primer paraiso

La isla de Langkawi es mucho más que
la playa de Cenang, también es mucho más que playa y es por eso que
alquilamos una moto para dos días y así poder explorar a nuestro
ritmo la isla por su interior y por sus demás playas que no faltan
por aquí. El primer día conseguimos una moto por 18 RM = 4,5€, el
truco del precio era que solo se alquilaban a este precio para las
dos primeras motos del día.

Mapa de Langkawi

Nosotros siempre queriendo ahorrar nos
despertamos temprano y nos pusimos a desayunar al lado de la tienda
de las motos y así poder controlar un poco que nosotros fuéramos
quien consiguiera una de las dos primeras motos. Y así fue, cogimos
la moto y nos fuimos de ruta. La moto era malilla pero decente como
para dar la vuelta a la isla.

Conducir una moto en Langkawi es fácil
y no hay mucho tráfico a no ser que vayas a Kuah que es la capital
de la isla. El único problema que encontré fue el acostumbrarse a
conducir por la izquierda; por lo demás los malayos son bastante
respetuosos a la hora de conducir y no pitan apenas lo cual no te
provoca mucho estrés a la hora de conducir.

.

La primera parada fue el Oriental
Village, nos imaginábamos que fuera un pueblo típico de la isla o
algo por el estilo pero era solamente un lugar artificial todo lleno
de tiendas, turístico 100% que han montado alrededor del teleférico
que te lleva hasta las alturas y al puente colgante. El teleférico
estaba todo lleno así que decidimos subirnos más tarde, al
atardecer. 

Oriental Village
Oriental Village

Cerca de aquí están las
7 wells (Pozas) y sus cataratas a las
que se llega rápido y fácil
saliendo desde el Oriental Village, subimos unas escaleras
interminables donde se pasa mal con el calor, menos mal que hay
bancos por el camino para descansar. Arriba cuando llegamos nos
metimos en las frescas aguas del río, en una de sus 7 pozas donde te
puedes meter muy facilmente. Se agradece el agua fresca porque en el
mar de aquí está el agua caliente. Si le echas valor, te puedes
deslizar de una poza a otra aunque hay que tener bastante cuidado.

Desde la zona de las pozas se puede ir
por un sendero estrecho hasta la cima de una montaña. Nosotros
empezamos a subir por en medio de la jungla por un camino que estaba
lleno de obstáculos, mayormente arboles caídos que tienes que
saltar para seguir el camino. Cuando llevabamos unos 20 minutos
andando el cielo empezó a tronar y a cubrirse así que decidimos
volver por precaución, en mitad de la jungla con un tormentón como
que no lo queríamos vivir…

Al bajar nos acercamos a la catarata
bastante espectacular pero estaba lleno de gente bañándose, al
parecer a los malayos les gusta más el agua de los ríos que estar
en la playa.

Siguiendo la carretera con la moto nos
encontramos con paisajes maravillosos y casi no había tráfico. Se
veía algún que otro guiri con la moto y algunos locales. Después
de ver alguna que otra playa se nos hizo la hora de comer pero no
había absolutamente nada, ningún restaurante o puestecillo con
comida. Vimos a dos locales en moto a los que preguntamos dónde
podíamos comer algo. Nos explicaron el camino pero al final dijeron
que les siguiéramos que nos llevaban. Nos llevaron a una zona
residencial o no sé que era donde había un restaurante familiar.

Los dueños no hablaban ni una palabra
de inglés, menos mal que había una pareja de jóvenes que nos hizo
de intérprete. Comimos probablemente el mejor plato en lo que llevábamos en Malasia, arroz con una especie de sopa agridulce con
pollo que nos costó 2€ los dos juntos. También nos dieron agua
pero el agua estaba asquerosa no sé que tenía pero para mí que
sabía a arroz, menos mal que era gratis, no sé como se lo pueden
beber.

Vistas que vimos por el camino

Fuimos a otra catarata preciosa
(Temurun waterfall) donde nos quedamos un buen rato y ya cogimos el
camino de vuelta a casa, pasando por otra playa paradisiaca (Pantai
Pasir Tengorak
).

Temurun waterfall
Pantai (Playa)
Pasir Tengorak

Decidimos ir de nuevo al teleférico
para subirnos, pero cuando llegamos nos encontramos con un cartel de
que el puente colgante estaba cerrado por reformas ya que se
encontraba en una situación arriesgada para los visitantes. Por esa
razón decidimos no subir y ahorrarnos los 30 RM que costaba ya que
pensamos que no nos merecía la pena ir para unas vistas si no
podíamos ir al puente colgante tan especial, fue una pena no poder
verlo.

En el camino al guest house vimos
también una laguna con vistas preciosas y unos campos de arroz donde
hicimos algunas buenas fotos.

Al siguiente y último día en moto nos
fuimos a otra parte de la isla. Este día fue más de playas. Salimos
directamente al norte de la isla a la playa llamada Tanjung Rhu donde
no había nadie, solo vimos a algunos extranjeros pero poco más. 

Pantai (Playa) Tanjung Rhu

Esta playa estaba algo sucia con bastante plástico que vendría del
mar pero la playa era grandísima y nos fuimos andando al otro lado
que estaba mejor donde de repente vino alguien a decirnos que no
podíamos seguir porque esa parte de la playa era privada del resort.
Se notaba porque se veía que estaba más cuidada, una pena aunque
justo donde nos paró nos quedamos a bañarnos un buen rato.

La siguiente parada fue la Black Sand
Beach
que era simplemente una playa con arena negra que no tenía
mucho más, cerca si había como un pueblecito pesquero.

Era pequeña y no invitaba a meternos en el agua. Salimos
pronto para ir hacia otras cataratas aunque de camino nos encontramos
los hot springs, un lugar con aguas termales naturales que según los
carteles tienen propiedades curativas y en los que podías entrar
gratis aunque con el calor que hacia no apetecía mucho meterse en
agua muy caliente, metimos los pies sufriendo de calor pero pensando
que nos haría bien, supongo.

Las cataratas Durian Perangin Waterfall
son muy bonitas, una pena que había un grupo de chinos que la
ocupaban y no pudimos disfrutarlas para nosotros solos aunque nos
echamos una pequeña siesta con el sonido de las cataratas y de la
naturaleza, ahí se estaba bastante fresquito.

Durian Perangin Waterfall

Por último y aprovechando los últimos
momentos de la moto nos fuimos a Kuah donde hay mucho más tráfico.
Preguntando varias veces llegamos al Eagle Square donde hay una
estatua del águila que se ve por estas islas. La plaza es bonita y
hay vistas al mar. Se puede venir facilmente en moto a visitarla,
cerca también puedes encontrar centros comerciales e ir a comer en
uno de sus muchos restaurantes. Por lo demás Kuah no tiene más que
ver.

Eagle Square
Vistas desde el Eagle Square

Como veis, la isla no es solo ir de
playa si no que te encuentras con muchas otras maravillas de la
naturaleza y merece mucho la pena ir con moto para ir a tu ritmo
visitando cosas.

El siguiente día teníamos que salir
en ferry a las 5 de la tarde hacia George Town en un viaje que dura 3
horas. Los tickets salen bastante caros (60 RM) pero yendo por tierra
en autobús y cogiendo otros dos ferries salía solo un poco más barato
pero era mucho más tiempo y esfuerzo. Pensamos que lo mejor era el
ferry directo aunque nos doliera en los bolsillos. Nos despedimos del daddy de Daddy’s guest house quien nos ayudo en todo lo que estaba en su mano.

Daddy

En el trayecto del
ferry vimos probablemente el mejor atardecer que hemos visto jamás,
fue realmente precioso y fue una gran entrada en una isla a la que
teníamos muchas ganas, Penang.

4 thoughts on “Malasia: Islas Langkawi (2/2), nuestro primer paraiso

  • November 27, 2012 at 11:30 am
    Permalink

    Lo de alquilar una moto para visitar una isla es una buena opción… tendré que ir pensando en mejorar mi equilibrio (en Favignana había también bicis pero es que mi equilibrio no da ni para eso…).
    Parece que las islas pequeñas son todo playas, pero nos has sacado de nuestro error, hay muchas más cosas!
    Impresionante atardecer

    Reply
  • November 27, 2012 at 1:26 pm
    Permalink

    Con decirte que la primera vez que cogí una moto fue en la India…y la segunda aquí. Al principio te tienes que hacer a la moto pero en poco tiempo te acostumbras fácil, solo hay que echarle valor y coraje jeje. Para ver la isla es lo mejor que hay, libertad total sin depender de nadie y encima es mas barato que otros medios (a no ser que lo hagas a pié como lo hemos hecho en Pangkor)

    En las pequeñas islas como Langkawi (en realidad no es tan pequeña) hay mucha vida y otras maravillas en su interior aunque sus playas suele ser lo que mas atrae a la gente, las de Malasia tiene unas junglas para perderte en ellas que pa qué!

    Saludos!!

    Reply
  • May 9, 2013 at 9:20 am
    Permalink

    Ehi chicos por donde váis? Estamos en Langkawi, mañana toca moto!!!
    Un abrazo!

    Reply
    • May 10, 2013 at 5:47 am
      Permalink

      Hey! Seguimos en Nueva Zelanda hasta el 30 de mayo. Antes de ir a Asia estaremos por alguna isla del pacifico 😛 Un abrazo y disfruta de Langkawi!!

      Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *