Nueva Zelanda: Queenstown, Arrowtown y Wanaka, en busca de aventura

Queenstown

Salimos del camping en la carretera que
va hacia Milford Sound
volviendo por el mismo camino por Te Anau y siguiendo la carretera
que va hasta Queenstown, un viaje largo pero por una carretera con un
paisaje que te quita todo el aburrimiento, sobre todo cuando empiezas
a conducir por el lado del
Lago
Wakatipu
. Por esta
parte de la carretera tienes varios l
ookouts
(miradores) con unas vistas tremendas al lago, las montañas de
alrededor incluyendo las famosas montañas llamadas
Remarkables
(con su famosa estación de esquí)
que
también forman parte del paisaje de la película de El Señor de los
Anillos. 

Llegábamos a Queenstown,
una de las ciudades mas famosas e importantes de Nueva Zelanda
también conocida como la
capital
mundial del deporte de riesgo
.
La ciudad es pequeñita pero muy acogedora, en ella es imposible
aburrirse. Llegamos a eso de medio día parando decenas de veces por
el camino para hacer fotos y ver las vistas. Una vez en Queenstown
compramos de todo en el supermercado y aparcamos al lado de la
biblioteca. Para visitar la ciudad nos quitamos la ropa de campo y
nos pusimos “guapos”, hacía mucho tiempo que no estábamos
ante una ciudad civilizada. Paseando por las calles te das cuenta de
la importancia del deporte de riesgo de la ciudad, las calles están
plagadas de tiendas con publicidad para hacer este tipo de deporte,
como por ejemplo hacer puenting, tirarse en paracaídas, hacer
parapente, rafting, mounting biking y un largo etcétera, si es lo que
buscas este es el lugar perfecto para ello. Mucha gente viene aquí
especialmente para ello, la mayoría cumple el sueño de tirarse en paracaídas, paseando por la ciudad y miras al cielo es probable que
veas a varias personas cayendo desde el cielo con su paracaídas,
muchos de ellos gritando. En invierno es la temporada de ski, llenándose la ciudad  incluso más.

El problema es lo que cuesta, demasiado
caro para nuestros bolsillos aunque Perrine me dijo que no lo haría
ni aunque le ofrecieran dinero por ello. A mi me hubiera gustado
hacerlo pero tampoco es algo para lo que pagaría tanto, así que lo
dejamos así.

Tiene
un paseo marítimo por la playa del lago de lo más acogedor. El
tiempo era perfecto y había mucha gente bañándose en la playa y las
calles estaban llenas de gente, sobre todo jóvenes. Para dormir la
primera noche nos fuimos a las afueras, el camping es de los DOC
(Department of conservation) en pleno Moke Lake.
Un
lugar precioso para pasar la noche pero cuyo camino es malo malísimo,
camino de tierra que antes de llegar tiene unas cuestas con curvas
cerradas durísimas para el coche. Sería la primera y la última
noche que dormiríamos en aquel lugar. El día siguiente nos lo
tomamos de tranquileo, por la mañana vi el partido de champions
league
en plena calle donde en algunas zonas y gracias a telecom hay
WiFi gratuito, el partido era el Málaga – Oporto que felizmente
ganamos 2 a 0 y pasamos a cuartos de final. Pegué unos cuantos
gritos, era demasiado emocionante, siempre sigo e intento ver a mi
equipo esté donde esté. El resto del día lo pasamos paseando por
la ciudad, hicimos alguna caminata por el parque y sus
Queenstown
Gardens,
un
bonito lugar que se llega a pie desde el centro de donde se tienen
vistas muy bonitas por alrededor del lago, en un día claro es
espectacular. En el parque también se ve a mucha gente practicar el
deporte local por excelencia, el
Frisbee
golf


Aparte hay otras cosas que hacer como el Queenstown Hill Track que
son como unas 3 horas ida y vuelta desde la ciudad y que te deja
vistas desde lo alto de la montaña de toda Queenstown y alrededores,
también hay otra que son unas 8 horas bastante más duro. Nosotros no
hicimos ninguno de los dos, veníamos saturados de tracks por Fiorland
y nos preparábamos para el
Routeburn
Track,
una
pena pero no podemos hacer todas las caminatas que nos encontramos, acabaríamos muertos antes de salir de Nueva Zelanda, el deporte no es
tan saludable como se suele decir, mi rodilla se empieza a resentir.

Aprovechamos para pasar una
noche de cine, hacía muchísimo tiempo que no íbamos a un cine y con
palomitas y coca-cola XL vimos la última de la Jungla de Cristal, película entretenida, no había mucho donde elegir. 

Otro
de los días seguimos vagueando por Queenstown, utilizando internet y
nos pusimos al día de todo, a veces hace falta. Por la tarde
preparamos todo para el día siguiente que iba a ser importante, íbamos a
Glenorchy
para empezar por allí la otra parte del
Routeburn
track
, pasaríamos una noche por las montañas y andariamos durante dos días,
de este Great Walk escribiré mas detalladamente en el próximo post.

Antes
de irnos de Queenstown teníamos una visita obligada con
Fergburguer,
las hamburguesas más famosas de Queenstown e incluso de Nueva
Zelanda. Siempre que pasábamos estaba plagado de gente, unas colas
que llegaban hasta la calle y la verdad es, que después de comerla,
lo entiendo
¡están buenísimas! Vaya hamburguesón, con una vas
servido. Si vienes a Queenstown Freburguer es una parada obligatoria.


Arrowtown

A
unos pocos kilómetros se encuentra la pequeña localidad de
Arrotown,
lugar conocido por su asentamiento chino, su estilo victoriano y por
ser tan agradable para pasear. Al llegar aquí vimos que por el río
había mucha gente agachada y buscando algo con una bandeja, más
tarde nos dimos cuenta de que ¡estaban buscando oro! 

En una tienda de
la ciudad vimos que alquilan las bandejas para buscar oro ($3), hay
que tener mucha paciencia pero hay gente que encuentra algo de oro
con lo que se hace algún anillo o algo, nosotros no tenemos paciencia
para eso así que aunque era tentador decidimos no hacerlo. Es una
zona en la que hubo fiebre del oro hace ya muchos años, hay
información y pistas por la ciudad y es por eso el porque del
asentamiento chino, no se si quedan muchos de ellos (yo solo vi
turistas chinos -o japoneses?- eso si, muchísimos) pero si quedan
los edificios y casitas al estilo chino que ellos construyeron. Es
como un museo pero al aire libre y puedes ir caminando por las casas
típicas chinas, muy bajas y pequeñitas por cierto. 


También hay un
lugar cerca donde se rodó una escena del señor de los anillos, creo
que es un paso en un río donde pasaban muchos caballos y unos
arboles bastante raros que seguramente hayan grabado también. Vayas
por donde vayas en Nueva Zelanda siempre encuentras algún lugar de rodaje del
Señor de los Anillos, nosotros tenemos en el mapa todos los sitios
de la película marcados con un anillo, a veces nos entra la vena
frikie
y
nos acercamos

y eso que no somos muy fans. Arrowtown no es muy grande así que no
tiene más que ver, si algunos tracks largos para hacer pero no se
puede hacer todo si no necesitaríamos años en Nueva Zelanda y solo
tenemos algunos meses 🙂

Esa noche habíamos quedado con
Luis y Misa que llegaban de hacer el Routeburn Track que ya habíamos
hecho un día antes. Cenamos juntos y fuimos a dormir a un DOC que
esta al oeste de Queenstown a unos 20 minutos en coche y de fácil
accesibilidad aunque estaba lleno hasta los topes. Allí pasamos la
noche con el cielo lleno de estrellas hablando con Luis y Misa y
tomando té caliente.

Al
día siguiente nos despedimos de ellos  (Siempre un placer
compartir tiempo con vosotros) y nos fuimos camino de
Wanaka, dejábamos Queenstown a la que ya habíamos cogido hasta cariño
después de tantos días. Todos los días que estuvimos en Queenstown
más los dos que pasamos por el Routeburn Track nos hizo un sol de
escándalo, vaya suerte la nuestra, del tiempo que nos estaba
haciendo en todo el viaje no nos podíamos quejar para nada.
MountCook,
KeplerTrack,
Milford Sound
y Routeburn track sin nube alguna, no suele pasar muy a menudo por lo
que nos cuentan, esperemos que la suerte siga de nuestro lado en este
sentido.

Wanaka

Para
ir a Wanaka cogimos la carretera más corta pero que va por pleno
puerto de montaña llamado Cardrona, lugar que también es una famosa
estación de esquí de la zona. No es largo el camino, apenas una
hora hasta llegar a Wanaka, otra ciudad bañada por un maravilloso
lago, el lago Wanaka. Por este camino tuvimos vistas como estas:


Para empezar aquí aparcamos en la puerta del
iSite (centro de información) y recaudamos información de lo que íbamos a hacer por aquí. Lo primero fue hacer una pequeña caminata,
el
Mount
Iron
,
una montaña no muy alta, la caminata (walking track) se hace en una
hora y media, pero la subida es bastante empinada, son apenas 240m de altura pero se hace en muy poco espacio. La recompensa que se tiene merece mucho
la pena, desde allí se ve todo Wanaka y dos lagos, el lago del mismo
nombre que la ciudad, Wanaka y el

lago Hawea

por un lado. 

Por el otro se veía lo que iba a ser nuestra siguiente
parada,
Puzzlingworld
algo
así como un mini parque temático. Bajamos del Mt Iron (es en forma
de lazo) y fuimos a pie directamente a este centro. En la entrada hay
una torre que esta como cayendo, perfecta para hacerte una foto como
si estuvieras sujetándola. Puzzlingworld que significa en español:
mundo confuso, es un centro que te lleva a un mundo de ilusiones ópticas, engaña a tu mente como quieren y para ello tienen varias
salas con temas diferentes. 

También está la opción de hacer el maze
(
laberinto)
el
primer laberinto en 3D del mundo. El juego consiste en encontrar las
cuatros esquinas del laberinto, cada una de un color diferente,
parece fácil pero acabamos desquiciados. Eran muchas las salidas
cortadas y muchas las veces que acababas en el mismo lugar sin
quererlo, divertido pero hay que andar demasiado y eso después de
hacer el Mt Iron no nos gustó demasiado. Ya dentro entramos a zonas
donde habían diferentes ilusiones ópticas. Una de la que más me
gustaron fueron el cuarto de miradas que te perseguían. Era un cuarto
con por lo menos 50 caras que no paraban de mirarte, las caras eran
de gente conocida como Churchill o Heistein, y fueras por donde
fueras en la habitación te perseguían por la mirada, da yuyu
sentirse tan observado. El truco esta en que las caras están huecas
pero estando ahí es como si estuvieran en 3D, aquí una foto del
cuarto.

 Otro lugar que me gusto era el
de una habitación donde entras con otra persona y según la puerta
que cojas o eres un enano o eres un gigante, esto lo puedes ver luego
en el monitor que hay fuera que reproduce lo grabado 3 minutos antes,
así que te puedes ver en pantalla.

Otra ilusión óptica era la de
una casa que estaba inclinada y cuando estabas de pie en ella lo que veías era como si la persona se va a caer pero en realidad estas de
pie recto.

Aparte
tienes otras ilusiones varias que te tienen entretenido un buen rato,
no es muy grande pero para una hora o más te da. La entrada nos
costó 17,50 dólares pero mereció mucho la pena.

El
siguiente día lo dedicamos a hacer un buen track, uno que nos
recomendaron varias personas. Ese track es el Rob Roy Glacier Track,
un track de 3 horas de andar al que se llega por un camino de 30 km
de carretera de tierra que pasa por el bonito
Matukituki
Valley
,
un camino malisimo y fatal para el coche.

Si ha llovido mucho te
recomiendan no venir en coche (no era el caso). El lugar es muy
remoto y esta en plena naturaleza alejado de todo y es así como te
sientes ahí, naturaleza pura y salvaje, sensación muy reconfortable. Este track se encuentra en el Parque Nacional Mt
Aspiring que es como una continuación de Fiordland por el norte,
siendo el Mt Aspiring el más alto, el cual se puede ver camino al
gran glaciar Rob Roy. Esta caminata la hicimos con Luis y Misa que también tenían
pensado venir aquí. El track es empinado pero tampoco es para
tanto. Tienes dos miradores, uno a medio camino y otro en lo alto. La
vista que se tiene desde el primer mirador ya nos dejó sin aliento,
tremendo glaciar que esta entre las montañas y que llena toda tu vista, además del grandísimo
glaciar también se ven cataratas por el lado. Ya arriba es cuando se
disfruta más del glaciar, allí sentados sin arboles. Nos llevamos el
almuerzo que nos comimos bajo este tremendo glaciar que no es tan
famoso pero que merece mucho la pena visitar.

El
día siguiente pronosticaron mucha lluvia así que la caminata
llamada Royce’s Peak (
track
de un día entero) que teníamos pensado hacer la tuvimos que
cancelar, es una de las más famosas que se hacen por Wanaka pero no
pudimos, efectivamente, el día amaneció con lluvia constante, nada
que hacer. Decidimos seguir nuestro camino dirección la
West
Coast
pasando
por la bonita carretera de
Haast
Pass
pero
era tan malo el tiempo que decidimos parar en mitad de esta carretera
a eso de medio día en un camping DOC para pasar el día en la
furgoneta y el siguiente día ver algo más del paisaje que se
insinuaba maravilloso. Sería a la mañana siguiente que llegaríamos
a Haast, la famosa West Coast de la isla sur de Nueva Zelanda.

Post anterior del viaje: Nueva Zelanda: Milford Sound, soberbio kiwi

Siguiente post del viaje: Nueva Zelanda: Routeburn Track, otro de los 9 Great Walks

3 thoughts on “Nueva Zelanda: Queenstown, Arrowtown y Wanaka, en busca de aventura

  • April 21, 2013 at 1:31 am
    Permalink

    Tenemos las mismas fotos del PUzzle World. Yo si conseguí hacer el laberinto (mi marido no). De hecho en el vídeo de nuestro viaje se me ve coronando el último castillo… Casi una hora dando vueltas como un imbécil hasta que lo conseguí, y encima lloviendo! Pero ya era un reto personal 😀

    El lago Wanaka/Hawea increíble. Por cierto, nosotros en Queentown hicimos el Shotover Jet (ese barco que va por el río Shotover a toda mecha que parece que se va a dar contra las rocas). Un poco caro pero mereció la pena… ¡menudo subidón de adrenalina!

    Reply
    • April 26, 2013 at 12:44 am
      Permalink

      Jeje el Puzzeling world estuvo muy chulo, echamos un buen rato. Nosotros hicimos también las cuatro esquinas de colores aunque no por orden como era el nivel más difícil, hay que andar muchisimo y ya teníamos suficiente con andarnos las caminatas.

      Saludos!

      Reply
  • August 30, 2013 at 4:10 pm
    Permalink

    Sigo aprovechando para ver las fotos, en este caso de lo que no vimos. Cuando salimos de Te Anau empezó el mal tiempo, donde no había niebla, había unas nubes negras que hacían que el día fuera gris, gris. En una de tus fotos se aprecia lo cerca que estaba el lago de la carretera, pues no se veía, sabíamos que estaba allí por el mapa. El lago Wanaka no conseguimos verlo, aunque tocamos el agua por decir hemos estado y los track que queríamos hacer nada de nada, por que no es que lloviera, es que no se veía nada.

    Pero eso si, lloviendo y todo hicimos puenting o bungy como quieran llamarlo. Habiamos ido a eso y eso hicimos, lloviendo y con unos carámbanos de hilo de más de dos metros que se observan detrás de las fotos.

    Me está encantando ver vuestras fotos.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *