Nueva Zelanda: Routeburn Track, otro de los 9 Great Walks

Como ya dije en mis dos post anteriores el Routeburn Track lo haríamos en dos partes. El Routeburn Track es junto a Kepler Track otro de los 9 Great Walks que hay en Nueva Zelanda y este es uno de los mas cortos (32 km) y bonitos, precisamente hacia poco había leído una revista en un camping donde un reportero pone al Routeburn Track entre uno de los 10 mejores tracks que se pueden hacer en el mundo, aunque no sea oficial dice mucho de la repercusión que tiene esta caminata. Lo hicimos en dos partes porque son 32 km en un único sentido, lo mejor para nosotros fue hacer una parte que esta pegada a la carretera del Milford y la otra parte desde Glenorchy yendo y volviendo desde esos puntos aunque nos dejáramos una parte del medio sin hacer. Si lo hiciéramos en un solo sentido al final del track tendríamos que coger un autobús (con horario limitado) o hacer autostop, muchos kilómetros los que hay que hacer para volver donde dejaste el coche.

La primera empezaba en el parking de The Divide en nuestro viaje al Milford Sound. Ese día estaba un poco nublado pero todavía podíamos ver las montañas de alrededor aunque no estoy seguro de si se veían los picos más altos, me temo que no. Desde el parking empezamos a subir por un sendero que es bastante empinado, el paisaje del principio es bosque de los de cuentos de hadas, todos los arboles verdes y plantas que estábamos acostumbrados a ver por Fiorland.

En cuanto íbamos subiendo ya se aclaraba la vista para ver a las gigantes montañas que teniamos a nuestro alrededor. Llegamos al punto donde teníamos que elegir el desvío hacia la Key Summit (la cima) o hacia abajo al Lake Howden, primeros decidimos subir a la cima y dejar el lago para después.

El sendero sigue empinado subiendo en zig-zag más o menos una media hora. Todo el esfuerzo merece la pena cuando estas arriba y te encuentras con semejantes vistas. Arriba en la cima hay hasta un pequeño lago muy especial por la altura y el paisaje que tiene a su alrededor, quizás la imagen que utilizan para animar a la gente a subir a este sitio. Desde ahí arriba vimos el Hollyford Valley, el Greenstone River Valley y hasta el lake Marian que haríamos al día siguiente y del que ya escribí en el post anterior a este. A la vuelta bajamos una cuesta muy empinada hasta el lago Howden, un lago muy tranquilo donde hay un hut. Después de esto volvimos al coche para seguir por la carretera del Milford Sound.

Unos días más tarde estando ya en Queenstown hicimos la otra parte del Routeburn Track y la más espectacular a mi parecer, esta parte empieza desde una larga carretera de tierra que sale desde Glenorchy.

Glenorchy es una pequeña ciudad cerca al oeste de Queenstown. El paisaje desde esta ciudad es precioso, se pueden ver las montañas de alrededor con los picos nevados. Glenorchy comparte con Queenstown el gran y bonito lago Wakatipu. Cerca también hay un lugar llamado con el curioso nombre de Paradise aunque no pudimos ir, se llega por una larga carretera de tierra. Nos hubiéramos quedado unos días por Glenorchy pero el tiempo se nos estaba quedando corto para ver las cosas más importantes de Nueva Zelanda así que solo hicimos un pequeño tour con la furgoneta. Ese mismo día empezaríamos el Routeburn Track, nos íbamos dos días con las mochilas de nuevo como ya hicimos en el Kepler Track

Sería una ruta de ida y vuelta por el mismo camino haciendo freedom camping, este track permite que acampes gratuitamente siempre y cuando acampes a una distancia de 500 metros alejado del sendero. Era ya un poco tarde para empezar pero no era mucho hasta llegar a donde íbamos a quedarnos a dormir. La primera parte fue por el bosque con los arboles verdes típicos como ya vimos en el Kepler o en otros tracks. Muchos puentes colgantes que teníamos que pasar, la mayoría del sendero va por un lado del río teniéndolo que cruzar a menudo. Llegamos al primer hut (lugar donde dormir) llamado Flat Hut que hay antes de empezar a subir el monte despues de 1 hora y media más o menos. Aquí decidimos comer antes de empezar la parte más dura, un pequeño pájaro llamado Robin del Bosque que nos acompañó de muy cerca, es increíble la confianza y el poco miedo que tienen los pájaros en este país. Casi podíamos tocarlo aunque no lo hicimos si que le pudimos sacar esta foto con mi cámara que tiene muy poco zoom.

El fantale es otro pájaro muy simpático que se te pone a seguirte por el sendero enseñando su bonita cola, a veces vuela muy cerca de tu cabeza parece como si nos estuviera chuleando.

Un hombre paso por donde estábamos y vio al robin y nos enseño algo muy curioso, con su pie removió la tierra del suelo y el robin fue enseguida a la tierra movida a comer algunos bichejos que habría. Luego lo intentamos nosotros y también venia al lugar ¡le cogimos hasta cariño!

Tras disfrutar de este pájaro simpaticón decidimos que era momento de subir por el sendero a la parte dura. El primer tramo era hasta el Falls Hut, una hora de subida constante que con la mochila a cuestas se hace más dura pero lo bueno es que no es muy largo y en algo menos de una hora estas ya en el hut para darte un respiro. Se llama Falls Hut porque hay unas cataratas, muy chulas en las que incluso puedes ir a bañarte, el tiempo era buenísimo para ello. Nosotros no lo hicimos y seguimos subiendo por el sendero que se iba haciendo más rocoso y con mejores vistas, por fin acabado la linea de arboles y poder disfrutar de las grandes vistas. Paisaje de cuento el que se tiene con las montañas y el valle amarillo de la hierba seca con el rio bajando por él.

Este tramo hasta donde teníamos pensado dormir era algo así como 1 hora y media más de subida pero se disfruta tanto que no sientes el esfuerzo.

Para dormir teníamos que ir a 500 metros de distancia del sendero pero no era fácil con tanto monte y matas alrededor del sendero, los españoles que conocimos en Te Anau nos recomendaron un sitio, este era antes del lago Morris donde hay una pequeña explanada que llaman el Valle de los Trolls, supongo que los trolls somos los que trolean el Routeburn yendo a dormir gratis ahí, ahorrándonos los 18 dólares que cuesta normalmente para dormir en un camping del Routeburn Track :-P. A pesar de todo no estábamos tan seguros, saliendo del Falls Hut habíamos visto un cartel de que no se podía acampar entre ese punto y el Mackenzie Hut y ese sitio estaba entre esos dos puntos. Pero también ponen muy claro que puedes acampar a 500 metros del sendero sin ninguna excepción así que sin tenerlo muy claro lo hicimos sin más pero con la mosca detrás de la oreja. Son 500 dólares de multa si acampas donde no debes, da para pensárselo dos veces. Para llegar a sitio teníamos que cruzar un rio que casi no cubría y subir y bajar pequeñas colinas, se podía ver que ya había pasado mas gente por este lugar por la hierba que estaba un poco aplastada

El sitio donde pusimos la tienda está por encima de los 1000 metros, eso tiene su lado positivo y su lado negativo. El positivo es que las sandflies desaparecen en esta altura lo que es todo un alivio, el negativo es que que a esta altura hace muchísimo frío aunque hiciera buen tiempo así que nos empaquetamos enteros, íbamos preparado para ello. Encima hacia un viento terrible que hacia mover la tienda de empaña haciendo un ruido muy fuerte, el tiempo también se puso feo, una neblina vino de repente tapando toda vista posible a un metro de distancia. Eso estaba bien para escondernos para que no nos puedan multar. La sensación de dormir totalmente solos en mitad de la naturaleza donde solamente hay keas gritando y volando sobre la tienda de campaña era de libertad total.

Por si acaso, a la mañana siguiente nos despertamos muy temprano, todavía estaba todo oscuro pero empezaba a amanecer y se podía ver el valle y el sendero que venían por los dos sentidos. Ahora el miedo estaba en que caminando tan temprano por esa parte quería decir que o habíamos salido de noche o habíamos dormido de estranguis por ahí (es lo que pasa con la inseguridad que nos dio el cartel que vimos en Falls Hut) por suerte no nos encontramos con ningún ranger (los que controlan) si vimos a un chico que tenía cara de dormido, seguramente había dormido por ahí también. Nos fuimos directos cuesta arriba al Conical Hill, a eso de los 1500 metros de altura. Normalmente puedes dejar las mochilas en el shelter abajo justo antes de empezar a subir pero nosotros subimos con ellas, tampoco pesaban tanto y queríamos desayunar arriba llevándonos las cosas en ellas.

 Es una cuesta muy empinada y rocosa, a veces hay hasta que escalar un poco por las rocas, nada fácil con las mochilas, pero como con casi todas subida a montaña en este país las vistas lo merecen y este lugar en especial. Otro wow muy grande que soltamos arriba con las vistas increíbles que teníamos desde el top del Conical Hill.

 El cielo era muy despejado y se veía todo el contorno de las montañas nevadas de alrededor, miraras donde mirabas era impresionante. También podíamos ver desde arriba donde habíamos dormido en nuestra tienda de campaña y el lago Harris. La vuelta al coche fue rápida aunque al final se hizo un poco largo, por el camino nos encontramos una vez mas con Luis y con Misa con los que nos quedamos un rato a comer con las vista desde Falls Hut. Dos días maravillosos los que pasamos por el gran Routeburn Track.

Anterior post dej viaje:Nueva Zelanda: Queenstown, Arrowtown y Wanaka, en busca de aventura

Siguiente post del viaje: Nueva Zelanda: Jackson Bay, al borde de lo salvaje

One thought on “Nueva Zelanda: Routeburn Track, otro de los 9 Great Walks

  • August 30, 2013 at 4:18 pm
    Permalink

    Nueva Zelanda Pura Vida, lo mio pura envidia.
    Pero nos queda el consuelo de haber visto otras cosas. Nos encanta caminar pero el tiempo en invierno, todo nevado y aunque los niños estén acostumbrados a hacer varios días de caminata, ningún mallorquín lo está para tanta nieve.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *