"

27 de julio de 2020

Qué visitar en Daca (nuestra experiencia por la ciudad)

 

1- Entrada triunfal a Bangladés


Tras uno de los vuelos más bonitos de mi vida con vistas al Monte Everest y los Himalayas en el horizonte, llegamos a la capital de Bangladés: Daca. Desde Katmandú a Daca no fue mucho tiempo, creo recordar que un par de horas. Corrimos la suerte de que nos había tocado ventanilla del lado correcto del avión en un día muy claro, gracias a ello pudimos disfrutar del techo del mundo desde las alturas, una vista que quedará grabada en nuestras retinas para siempre. Probablemente sea la vez que más cerca me encuentre de este mastodonte picudo llamado Everest.
La primera impresión que nos llevamos al pisar suelo bangladesí fue la de sorpresa, pero sorpresa para bien; me explico: su aeropuerto está muy bien cuidado, sobre todo habiendo venido del decepcionante aeropuerto de Katmandú. Sin colas, sin turistas y con una radiante sonrisa en las caras, nos recibieron los oficiales que se encargarían de darnos la bienvenida, entregarnos los formularios para el visado y sellarnos el pasaporte, dando luz verde para introducirnos en un país nuevo que se sumaba a nuestra larga lista de países ya visitados. Luz verde para la entrada a otra dimensión paralela a la que vivimos en Europa, un país totalmente diferente nos esperaba para ser descubierto por nuestros propios 5 sentidos, con el objetivo de conocer más allá del Made in Bangladesh y de las etiquetas de la ropa de Zara.

¡Hola, Bangladés!
A la salida del aeropuerto nos recibiría nuestro conductor de Uber, que pudimos pedir gracias a la tarjeta SIM que pillamos en el mismo aeropuerto, ¡fue baratísimo y superfácil! Aún recordamos lo difícil que fue y el tiempo que nos llevó hacerlo en Delhi poco tiempo atrás; fue desesperante con sus miles de reglas y sus códigos raros (¿alguno en la sala que lo haya sufrido?). Tomad nota viajeros: salir con Uber es la manera más sencilla de salir del aeropuerto sin agobios, sobre todo si llegas tarde. Además, Uber es relativamente barato en este país. Para nuestra sorpresa, el conductor de avanzada edad, hablaba un inglés impecable. Dicho antes lo de las etiquetas del Zara, este hombre resulta que trabaja para una fábrica de textiles y nos preguntaba sobre como poder conseguir clientes directos en nuestro país, al mismo tiempo, nos pedía si teníamos contactos que pudieran estar interesados... está claro que los bangladesíes ven oportunidad de negocio (ojo, que no turístico) en cuanto se encuentran con alguien de piel pálida.

Desde el primer momento, nos dimos cuenta de la diferencia en la manera de ser de la gente respecto de donde veníamos: Nepal. A diferencia de Nepal, el islam es la religión mayoritaria del país, su gente es muy devota. El conductor nos hizo las típicas preguntas de país musulmán de si estábamos casados o si teníamos hijos, no entendía porqué no teníamos nada de eso. Otra cosa de la que nos dimos cuenta enseguida es la del TRÁFICO HORRIBLE DE DACA. Del aeropuerto a nuestro Airbnb que se encontraba en el barrio de Banani habían apenas 9 km, pues bien, tardamos más de una hora en llegar, quedándonos estancados entre la maraña infumable de coches.

Como en India, también tienen rickshaws motorizados
Banani es un barrio de gente de negocios, expats, baqueros y diplomáticos de Daca. Quedamos muy sorprendidos por lo bien que está, nos esperábamos otra cosa diferente de Bangladés para ser sinceros, no me hubiera imaginado que existiesen barrios como este en un país como Bangladés. Era ya de noche y estábamos muy cansados, nuestra anfitriona de Airbnb (americana pero de raices bangladesíes) nos recibió con una cena gratuita de unos chapatis y pollo tandoori riquísimos. Ya solo nos quedaba descansar (no sin antes aniquilar unos cuantos mosquitos que rondaban por nuestro cuarto) para levantarnos frescos al día siguiente y vivir una nueva aventura por la ciudad. Tras habernos estudiado qué ver en Bangladés durante nuestros días de relax en Katmandú, ya solo quedaba aplicarlo a la práctica. ¡Al lío!

2- Qué visitar en Blangladés (de lo que nosotros vimos)


a) Fuera de la ciudad vieja o Old Dhaka:

El primer día en Bangladés lo dedicaríamos a visitar Daca lo máximo que pudiéramos en un día. Como disponíamos de poco tiempo en el país, no nos quisimos complicar con la complicada tarea que supone pillar transporte público en este país, así que para movernos rápido utilizamos Uber, que funciona genial siempre y cuando sea fuera del casco viejo. Las distancias en Daca son enooooormes, se puede tardar horas para llegar de un sitio a otro. La zona nueva de la vieja está bastante alejada, sobre todo por el tráfico tan pesado, así que tienes que pensar bien donde alojarte en tu estancia en Daca, o bien en la zona moderna y cómoda o bien en el meollo y el caos pero auténtico de Old Dhaka. Para no quedarte atrapado la mayor parte entre coches y perder medio día en la carretera, hay que aprovechar las horas fuera de hora punta (aunque aquí parece que haya hora punta constantemente).

Muchos bangladesíes llevan barba naranja

Desde el coche es un buen lugar para observar y sacar fotos tranquilamente, ya que en la calle, al no haber turistas con cámara, da un poco de cosa sacarla y no se está tan tranquilo. A continuación os pongo una lista de lo que vimos a las afueras de la ciudad vieja (Old Dhaka) de la ciudad:

1- Tumba del Presidente Ziaur Rahman y Chandrima Park

Nuestro Uber nos dejó en la entrada al parque Chandrima donde un remanso de paz nos daba la bienvenida, algo totalmente inesperado para empezar el día de turisteo. Por este parque todo luce ordenado, limpio (relativamente), tranquilo... eso sí, aunque fuese temprano, el calor ya apretaba de lo lindo. El parque se encuentra justo enfrente del peculiar edificio del parlamento de Bangladés y su nombre se podría traducir como "Parque de la luna". Está rodeado de agua y se accede por un puente desde donde se puede observar cómo la gente lava su ropa en el río o se da un baño, en plan Ganges pero limpio y con poca gente, es un lugar que transmite mucha paz.

Dhaka
Haciendo la colada en el Chandrima Park
Chandrima Park, Daca
Entrada al parque
Este parque es donde se encuentra un antiguo presidente del país, se trata del mausoleo de Ziaur Rahman, un héroe de guerra, político (fundador del Partido Nacionalista de Bangladés) y persona que ha sido clave para los intereses del país. En el centro del parque, donde se encuentra enterrado, nos encontramos con paredes llenas de propaganda electoral que me recordaba a la propaganda antigua que se hacía en tiempos de guerra, sobre todo con imágenes de la actual presidenta Sheikh Hasina (hija del fundador de Bangladés).

Propaganda política en las calles de Bangladés

Se hace raro saber que una mujer es presidenta en un país tan musulmán como Bangladés ¡ole por ellos! Caminando por el parque fueron varias las veces que nos pararon tímidamente para hacerse fotos con nosotros, sería nuestro pan de cada día viajando por el país. Nos dimos cuenta que aquí nos la pedían de forma más tímida y no como en India, donde no tienen compasión y llega a ser molesto en muchas ocasiones. Feeling like a rockstar.

2- Asamblea Nacional de Bangladés

Desde el parque fuimos caminando hasta la asamblea nacional de Daca, al menos hasta donde nos dejaban, ya que al interior solo se puede ir con reserva anticipada para una visita guiada. Tuvimos que rodear todo el parque para llegar a la entrada y así poder tener unas vistas a través de las rendijas. El edificio es, arquitéctonicamente hablando, muy peculiar por decir algo. Empezó a construirse en el 1964 pero no se acabó hasta el 1982 debido a las guerras. Un oasis dentro de la loca ciudad de Daca.
En las inmediaciones del edificio, nos encontramos con un grupo gigantesco de bangladesíes vestidos todos iguales que nos pidieron hacerse una foto en grupo conmigo, cómo podéis ver a continuación. ¡Qué manía con hacerse fotos con nosotros! Al menos lo pedían de forma educada. :)

Foto con un grupo enfrente de la asamblea (se ve detrás)

        3- Barrios de Gulshan y Banani


Nuestro Airbnb se encontraba en Banani, como ya comenté anteriormente, un barrio de expats, diplomáticos y gente adinerada de Daca donde predominan los condominios y edificios modernos. Sin ir más lejos, uno de los días, al ir caminando por la calle de nuestro apartamento mientras volvíamos de cenar, se nos acercó un hombre para darnos panfletos por si estuviéramos interesados en adquirir una propiedad en la zona, cosa que nos pareció graciosa porque, desde nuestra posición de mochileros, nunca nos hubiéramos imaginado que algo así nos ocurriría ―¡íbamos vestidos con camisetas, pantalones anchos típicos del sureste asiático y chanclas! Le dimos las gracias por la información y continuamos caminando, aguantándonos la risa. Al volver al alojamiento y comentarlo con la dueña, ésta nos dijo que, al ser “blancos”, directamente se supone que estamos forrados y que igual estábamos buscando un buen apartamento en una zona exclusiva de la ciudad para hacer una inversión... si no, ¿qué haría una pareja de extranjeros deambulando por las calles de Daca? Cosas de la vida.

Las modernas calles de Gulshan
Modernidad en Gulshan
Gulshan y Banani están puerta con puerta. Es en la calle principal de Gulshan donde íbamos a cenar, ya que está lleno de lugares diferentes y de calidad para comer además de sitios locales baratos. También tienen una cafetería del país estilo Starbucks muy agradable llamado "North End Coffee Roasters" donde pudimos relajarnos con aire acondicionado, un buen café de calidad y un bagel que nos supo a gloria bendita, ¡cómo se agradece comer algo así cuando estás por estos países! Creas que no, se acaba echando de menos por muy buena que esté la comida de donde viajas, sobre todo en un viaje largo como el nuestro. Es caro para lo que es y para ser Bangladés pero lo pagamos con mucho gusto, os lo dejo marcado en el mapa por si os entra el gusanillo. Los locales que entran a este lugar se ve que era gente de dinero, los bangladesíes de clase alta suelen hablar inglés entre ellos, algo que sorprende sabiendo lo poco que se habla inglés en este país y lo complicado que puede llegar a ser para comunicarse.

Nos supo a gloria bendita

Árbol caído por Banani

Aparte de edificios altos, ambiente de compras y restaurantes de todos los colores sumado al "orden y limpieza", no tiene nada más que visitar culturalmente hablando. Siempre está bien conocer las diferentes caras de la ciudad.

        4- Museo de la Liberación de Bangladés

De nuevo con Uber, llegamos a uno de los lugares que más nos gustó visitar de todo Bangladés, fue este interesantísimo y buenísimo museo, un museo inmeso que te explica de pe a pa todo lo que ha ocurrido en la historia de este curioso país, se nota que han invertido. Es el lugar en el que más aprendimos sobre Bangladés, con diferencia, sobre todo de lo que ocurrió con India y Pakistán, países muy ligados durante el último siglo. La entrada nos la cobró a precio local, o sea, practicamente gratuita. Teníamos entendido que para extranjeros se les cobraba un precio bastante alto, pero no fue así. La verdad es que el museo lo hubiera merecido, aunque nunca está mal ahorrarse unos takas en un viaje largo como el que hacíamos.

Museo de la Liberación de Bangladés
Museo de la Liberación de Bangladés
Imágenes duras en el Museo de la Liberación de Bangadés
Imágenes duras en el Museo de la Liberación de Bangadés

El museo conmemora la Guerra de la Liberación de Bangladés que le llevó a la independencia de Pakistán. En el museo se puede aprender sobre el genocidio que hizo el ejercito pakistaní en tierras bangladesíes, algo que todo el mundo debería de saber y que nosotros desconocíamos por completo. Todo explicado de forma interactiva, con vídeos, sonidos y de todo, ¡es para tirarte el día entero! En definitiva, ¡un lugar que no te puede perder por nada del mundo si vienes a Daca!

5- Centro comercial de Jamuna o Jamuna Future Park

He incluído este centro comercial porque es uno de los lugares más famosos de Daca. Se encuentra por una de las zonas de Gulshan, en un lugar más movido y en una de las carreteras principales de Daca (puedes verlo marcado en el mapa de abajo del todo ). Es conocido por ser uno de los centros comerciales más grandes de Asia, que ya es decir. Además, dispone de restaurantes de todas clases (desde comida típica del país hasta Burger King, KFC, Pizza Hut.. etc), entretenimiento y tiendas de ropa y de toda clase para aburrirte. Nosotros lo visitamos rápidamente ya que ibamos a comprar más bien poco o nada. Aprovechamos para bebernos un buen café en una cafetería muy coqueta.

b) Ciudad vieja de Daca o Old Dhaka:


Todo el que viene a esta ciudad no puede perderse por nada del mundo la ciudad vieja, lugar donde se concentra toda la esencia, realidad de la capital y donde todos tus sentidos estarán en constante alerta. Tengo buenas noticias, seguramente si vas a Bangladés es que ya has estado anteriormente en India. La diferencia de este casco antiguo es que en sus calles principales no se esta permitidos los vehículos a motor, es decir, no te encordiarán las malditas motos que te adelantan por todas partes y sus molestos pitidos, como pasa en la India (es la parte que menos me gusta). Solo escucharás gentío, claxones de los bici-rickshaws y cantos de mezquitas, aunqu agobiante por todo lo que ocurre llega a ser más agradable que Delhi, por ejemplo.

Patrimonio de Daca
Calles de Old Dhaka
Colores en las calles de Old Dhaka
Vida frenética en las calles de Daca

Casco antiguo de Daca
Casco antiguo de Daca y mirones a tutiplén

En Old Dhaka verás cientos y cientos por no decir miles de bici-rickshaws por todos sitios con su agradable y melódica bocina que suena a gloria al lado de los pitidos de las motos y coches. Es un lugar frenético donde verás de todo. La gente te hablará y se quedará mirándote. Otros te saludarán y te darán la bienvenida al país con un toque en el pecho de orgullo, les encanta ver extranjeros, ya que no hay mucho turismo y se enorgullecen muchísimo cuando ven a un guiri, es algo de lo que nos dimos cuenta pronto. A continuación os pongo los lugares a destacar de los que nos dio tiempo a visitar en este lugar tan increíble:

                1- Templo hinduista Dhakeshari

Para empezar con el casco antiguo de Daca, pillamos un Uber que nos dejó a las puertas de lo que sería nuestro primer destino de la zona: el templo hinduista Dhakeshari. Como ya he contado anteriormente, Bangladés es un país de mayoría musulmana, sin embargo, existen otras religiones como el hinduismo que queda bien representada con este agradable templo de tonalidad roja. Es un templo de 1200 años de antiguedad y es el centro de la religión hinduista de Daca.

Templo hinduista y mirones por todos sitios (fijaos en la chica a la izquierda)

Dhakeshari templo


     2- Lalbagh Fort

Desde el templo hinduista caminamos hacia Lalbagh Fort, que no se encuentra todavía en lo que es el meollo de la ciudad vieja pero forma parte de ella. Aquí ya se puede respirar el ambiente frenético de esta parte de la ciudad, no tiene nada que ver con la parte nueva.

Culturalmente hablando, el monumento más importante de Daca se queda en nada al lado del patrimonio histórico de la India. Sin embargo, es un lugar emblemático que hay que visitar sí o sí. El edificio fue construido en el siglo XVII durante la ocupación del Imperio mogol (no confundirse con el mongol), el cual estuvo presente en gran parte de India, Pakistán, Nepal y lo que hoy en día llamamos Bangladés, entre otros países vecinos. La entrada nos costó poco y nos encontramos mayormente con locales que visitaban el lugar. El lugar es un remanso de paz dentro de Daca y aparte del fuerte, se puede ver la bonita mezquita, donde se encontraban muchos devotos en hora de rezo. En el interior del fuerte hay un pequeño museo con pinturas pero no pudimos entrar al estar cerrado en ese momento.

Lalbagh Fort
Mezquita en Lalbagh Fort

Paseando por sus jardínes, nos encontramos con una turista francesa que viajaba sola (de los pocos turistas que vimos en todo nuestro viaje por el país), y observamos que, por el hecho de ir sola, los hombres se ponían un poco pesados con ella. A nosotros nos pidieron algunas fotos, pero nada en comparación con la expectación que despiertan las fotos y los selfies con turistas en la India (sinto tener que hacer tantas comparaciones con la India pero es inevitable). En relación a esto, yo solo recomendaría viajar solas a Bangladés a mujeres que aguanten mejor este tipo de situaciones.

Por los aledaños del fuerte (lo he marcado en el mapa) existen varios restaurantes temáticos que nos resultaron muy curiosos. ¡Tienen de terror y hasta uno de Doraemon! Si te apetece un dorayaki mientras paseas por Daca, ya sabes.

Restaurante temático en Daca
Restaurante temático en Daca

Restaurante temáticos en Daca
Restaurantes temáticos de Daca 

3
- Armenian Church

Desde Lalbagh Fort nos pillamos un colorido bici-rickshaw típico de Daca y entre miles de ellos, nos sumergimos en el interior del meollo de la ciudad vieja hasta llegar a la Armenian Church (iglesia armenia). Al llegar, un buen hombre nos abrió las puertas y nos explicó sobre la colonia de armenios que hubo en la ciudad en el siglo XVII, la cual desapareció y quedó para la historia. En sus alrededores, se pueden ver los nombres escritos en las tumbas de gente armenia que murió allí, es muy curioso de ver algo así en un país como Bangladés. Esta iglesia es uno de los puntos importantes de la religión cristiana en el país y es una iglesia bonita de ver tanto por dentro como por fuera.

Los famosos bici-rickshaws de Daca
Los famosos bici-rickshaws de Daca
Iglesia ortodoxa armenia de Daca
Tumbas armenias en Daca

                 4- Star Mosque


Sumergidos en la locura del casco antiguo de Daca y con los 5 sentidos puestos al máximo , caminamos por sus calles llena de gente, olores, y porqué no decirlo, un poco de agobio, hasta llegar a la Star Mosque, uno de los lugares más famosos para visitar. Al llegar nos la encontramos en hora de rezo, con lo que no pudimos ver su interior pero al menos pudimos ver su exterior de esta peculiar mezquita que sale en uno de los billetes y emblema de la ciudad. Nos econtramos con un hombre que se encargaba de limpiar la entrada a la mezquita y nos pidió una foto, pero esta vez quería que le sacaramos la foto a él, lo cual nos pareció bastante extraño. No lo dudamos y le sacamos una foto con el móvil con él posando para nosotros, aquí abajo el resultado, mirad con qué orgullo posa. La mezquita data de principios del siglo XVIII. Como curiosidad, hace 50 años, un hombre de negocios local la redecoró con mármoles ingleses y japoneses, y si te fijas bien, ¡puedes ver el Monte Fuji!

Hombre en Star Mosque que nos pidió ser fotografiado
La Star Mosque en el billete de 100 takas
La Star Mosque en el billete de 100 takas

                 5- Puerto de Sadarghat y el río Buriganga

Uno de los espectáculos más impresionantes de Old Dhaka y de toda Bangladés se puede presenciar en el puerto de Sadarghat del río Buriganga. Todo un espectáculo de vida y claro ejemplo de la cultura del país donde el agua es el gran protagonista. Un vaivén de barcas por todos sitios y barcos gigantescos que habitan en el río. Es un medio de transporte básico para los locales y en este punto es donde se puede encontrar en todo auge. Aproveché para encontrar un lugar donde poder fotografiar tal espectaculo, sin duda una de las imágenes que más recordaré de nuestra visita al país. Desde aquí salen muchos barcos a distintas ciudades del país, sin ir más lejos, desde aquí saldríamos a lo que sería nuestro siguiente detino de la corta ruta por el país: Barisal.

Barqueros del río Buriganga
Barqueros del río Buriganga
Buriganga style
Buriganga style

Postal bangladesí
Postal bangladesí
Atardecer desde Sadarghat
Atardecer desde Sadarghat

Sardaghat y su locura
Sardaghat y su locura                
Bici-rickshaws en el casco antiguo de Daca
Bici-rickshaws en el casco antiguo de Daca

            6- Extra: Ahsan Manzil (Palacio Rosa)


Desgraciadamente, cuando llegamos a este lugar, ya se encontaba cerrado y solo lo pudimos ver desde lejos a través de unas rejillas mientras nos bebíamos un coco fresco. Este edificio es otro de los emblemas del país y fue construido por Nawab Abdul Ghani donde se encontraba una antigua fábrica francesa. ¡Es el edificio más bonito de Dhaka!

Vendedor de cocos en las inmediaciones de Ahsan Manzil (al que compramos uno)
Ahsan Manzil
Ahsan Manzil desde las rejillas

En Daca pasamos los primeros días y el último, y nos dio tiempo a ver todo esto de aquí arriba. Más que monumentos, Bangladés destaca por su carácter y su autenticidad, no apto para cualquier turista que viene a buscar placer vacacional. Viajar a Bangladés es para valientes a los que les encanta conocer y vivir otras culturas, además de visitar sitios auténticos sin masificación turística. Si te gusta salirte de la típica ruta turista, Bangladés es tu país.

A veces no podíamos avanzar por el atasco de personas

Daca es una ciudad muy grande, enorme, a la que al menos hay que dedicarle un par de días para recorrer sus diferentes rincones y llegar a ver las dos caras de la ciudad. A continuación os dejo marcado en el mapa todos los puntos de los que hemos hablado en este post. ¡Espero que os ayude a planear la ruta por el país!

MAPA DE LUGARES PARA VISITAR EN DACA



No hay comentarios :

Publicar un comentario