22 de mayo de 2013

Nueva Zelanda: Abel Tasman y Golden Bay, por la costa norte de la isla sur





Estábamos a finales de marzo y llevábamos ya desde el día 10 de noviembre viajando que fue cuando salimos desde el aeropuerto de Amsterdam. No nos podíamos creer que habían pasado más de 4 meses desde entonces, se nos estaba pasando muy rápido. Muchos de los españoles que nos hemos encontrado por aquí que se quedan una larga temporada suelen llegar volando desde Madrid o Barcelona haciendo escala en Dubai, Seul o incluso Taipei buscando un vuelo barato. A a menudo suele pasar por una ciudad australiana como Sydney o Brisbane y muchas horas de escala. Nosotros elegimos ir parando por camino aprovechando las escala que tenía el vuelo y quedarnos unos días como lo hicimos en Malasia y Australia pasando por Singapur, el presente ya estaba en Abel Tasman del que había leído mucho antes de llegar.



En esta parte de Nueva Zelanda nos movimos por el pronostico del tiempo, queríamos hacer el Abel Tasman con buen tiempo ya que nos parecía esencial para disfrutarlo al máximo, íbamos a gastar mucho dinero para hacer kayak y no queríamos estar bajo la lluvia. Es por eso que saliendo de Blenheim nos fuimos a Picton, que es desde donde sale el ferry hacia Wellington, la capital del país ya en la isla norte. Por Picton estuvimos poco y lo dejaríamos para cuando volviéramos para coger el ferry. Habían pronosticado dos días de buen tiempo así que nos fuimos directamente a Nelson disfrutando antes de la maravilla de carretera con vistas a los Marlborough Sounds. En Nelson fuimos directamente al centro de información turística (iSite) para reservar lo que iba a ser nuestro itinerario en el Great Walk de Abel Tasman. Habíamos elegido hacerlo en 2 días (aunque no el track entero) un día de andar y otro de kayak andar un poco. El precio del freedom kayak, el camping y el watertaxi que nos traía de vuelta al inicio del Abel Tasman, nos salió alrededor de 270 dólares neozelandeses (175 € más o menos para los dos) Es mucho dinero pero la ocasión lo merecía y eso que escogimos la opción más barata...
 


Tras reservar el Abel Tasman nos fuimos de Nelson ya que era domingo y estaba prácticamente todo cerrado, primero pillamos una panadería abierta para comprar algo de pan y aprovechar del internet de Telecom que ponen gratis en algunas de las ciudades en Nueva Zelanda. Nelson también lo visitaríamos más a fondo cuando volviéramos de vuelta a Picton.

Para empezar el track lo mejor es ir a Marahau, que esta situado justo donde empieza el Abel Tasman. Antes de llegar a Marahau paramos en Motueka que nos pillaba de camino, allí aparte de pasear un poco por su calle principal en la cual no hay mucho, quedamos con Luis y Misa que estaban allí y que iban a empezar a trabajar con la recogida de manzana, que si por una cosa es conocido Motueja es por el picking -recogida- de manzana. También quedamos con Viktor, un chico checo que conocimos también en Kurow, en el famrstay Glenmac donde estuvimos 7 semanas. Fue un placer volver a verlos, estuvimos un rato con ellos y partimos hacia Marahu a un camping llamado de Old McDonalds Farm. Allí preparamos las mochilas y la comida para los dos días, siempre tenemos que sacar toda nuestra ropa y meterlas en bolsas de plástico para poder llevarnos las mochilas con lo básico a las caminatas largas.

Abel Tasman como dije es uno de los 9 Great Walks que hay en Nueva Zelanda esta situado en el Abel Tasman National Park y era el tercero que íbamos a hacer tras el Kepler y el Routeburn Track. La diferencia con este es que es costero. Es probablemente el más famoso junto al Milford Track y esta muy concurrido de turistas aunque cuando lo hicimos ya empezaba la temporada baja así que no había demasiada gente haciéndolo. El track son 54 km y en 3 días se podría hacer sin problemas. Nosotros no lo íbamos a hacer entero, también depende de dos pasos que tienen que coincidir con la marea baja. A nosotros solo nos afectaba el primer paso ya que el watertaxi nos recogía antes de llegar al segundo. Aquí os pongo el perfil del track

 


 
Nos levantamos temprano y con el coche nos fuimos a la compañía con la que hacíamos el kayak. Dejamos el coche allí y nos explicaron todo sobre el kayak, advertencias, peligros etc. Desde allí nos llevaron en una furgoneta a la playa donde estaban los kayaks listos para nosotros. Nos dieron las últimas explicaciones ya metidos en el agua para empezar . Por una cosa o por otra empezamos a eso de las 9 y media y teníamos hasta las 3 para llegar a nuestro destino que sería Torrent Bay. A partir de ese momento eramos libres con el kayak, íbamos sin guía porque es más barato y nos parecía mejor explorar la zona a nuestro ritmo y gusto.


 
Al salir nos fuimos directamente dirección Fisherman Island una pequeña isla en la que no se podía desembarcar, al lado está la Adele Island bastante más grande que la otra en la que si podíamos desembarcar y eso hicimos. La marea estaba subiendo muy rápido y no podíamos estar tranquilos con el kayak en la orilla porque el agua subía y se llevaba el kayak. En la isla a pie no puedes hacer mucho aparte de andar por su playa, no es posible entrar al interior. Rodeamos Adele Island con el kayak viendo algunas focas de la colonia en las rocas, un lugar precioso con un color del agua turquesa. Fuimos por detrás de la isla donde nos llevamos una sorpresa, nos encontramos con un grupo de focas juguetonas nadando alrededor nuestra cruzando por debajo de nuestro kayak parece que cuando están en el agua se sienten más seguras y son más dóciles, fue un momento inolvidable. 




 
Desde Adele Island nos fuimos pegados a la costa por donde va el track. Paramos en una bahía donde comimos tranquilamente antes de seguir nuestro camino. Llegamos a un punto donde la corriente era bastante fuerte y el mar estaba muy movido, por algo lo llaman "The mad mile" Una vez pasado eso era mucho más fácil aunque los brazos los teníamos ya muy cansados. Pasamos por Anchorage bay, Te Pukatea bay y finalmente llegamos a Torrent Bay donde exploramos un poco y dejamos los kayaks, era el lugar donde los recogían y teníamos las mochilas. 





 
Desde allí teníamos que andar 2 horas para llegar a nuestro camping donde íbamos a pasar la noche. Por el camino conocimos un belga que estaba haciendo los 9 great walks de Nueva Zelanda, todo un reto. Hablando con él se nos pasó el tiempo volando, iba al mismo camping. En el Abel Tasman hay muchas posibilidades para pasar la noche, con diferentes campsites y huts, nuestro campsite estaba en Bark Bay. Al día siguiente salimos no muy temprano ya que la marea no estaba baja hasta las 11 o algo así. Solo teníamos que andar 4 horas para llegar al último punto de nuestro itinerario, donde nos esperaría un watertaxi que nos traería de vuelta. El camino tiene unas vistas preciosas de unas playas increíbles y paradisíacas por todos sitos. El día era muy bueno y soleado lo que hacia del agua aún más turquesa, pasamos por una playa desde donde se ve el Tonga Island, esta parte es una reserva marina. El paso de marea baja lo pasamos sin problemas aunque aún así te tienes que mojar los pies para pasar.





 


Llegamos a Awaroa Bay que es donde nos recogía el watertaxi antes de tiempo, tiempo que disfrutamos en esta bonita playa con un tiempo como si estuviéramos en pleno verano. Ya subidos al watertaxi no era simplemente llevarnos de vuelta al principio si no que nos dio un pequeño tour por las islas de por allí, nos llevó a varias bahías preciosas que estaban escondidas. El "chófer" no paraba de hacer bromas, ya son muchos los que me he encontrado que dicen que la isla sur es la "Main island" -isla principal- de Nueva Zelanda, también daba muchas explicaciones de los lugares en los que íbamos parando, era como una visita guiada, algo que no me había esperado.




 

Llegamos pronto de vuelta al coche, a eso de las 4 de la tarde con lo que nos daba tiempo de ir con el coche hacia nuestro siguiente destino, el Golden Bay. Para llegar había que subir un puerto de montaña muy empinado con el coche con lo que tardamos más de lo esperado. Llegamos a la ciudad principal del Golden Bay llamado Takaka donde fuimos directamente al supermercado y a buscar un camping ya que estábamos rendidos. El camping estaba en MotuPIPI a un par de kilómetros de TaKAKA :). Ya en el camping pudimos ducharnos tranquilamente y darnos un lujo de cena, nos lo habíamos merecido. En Takaka no hay mucho que ver y es conocido con una ciudad de hippies. El día siguiente amaneció horrible, una lluvia constante que nos hizo cambiar de planes, nos quedaríamos en Takaka. Nos fuimos a la biblioteca donde hay internet gratis y aprovechamos para ponernos un poco al día y porque no, tener un día de descanso.

El día siguiente fue mucho mejor así que nos fuimos a los sitios más interesantes del Golden Bay. La primera parada fue Wharariki beach una de las playas más bonita de todo el país, por ella estuvimos un buen rato andando, dentro del mar se pueden ver unas rocas gigantes con arcos realmente impresionantes y en uno de los lados de la playa hay como una piscina que se ha creado naturalmente donde solo llegan las focas bebes. Había como 20 jugando por allí, ya era la segunda vez que veíamos algo así, la primera fue en Ohau stream que era más especial porque las focas nadaban en agua dulce.






Tras ver las focas nos fuimos a la otra parte de la playa que se entra por unos arcos solo con marea baja, en ese momento la marea estaba baja así que nos metimos por allí. Parecía que la marea estaba subiendo pero yo me metí aún más lejos pero me di cuenta de que el paso se estaba cerrando con las olas así que corrí de vuelta. Perrine se había quedado esperándome, sin darme cuenta metí una pierna en una poza muy profunda que cubría hasta la cintura, imaginaos meter la pierna mientras corres en un agujero tan hondo. Faltaron milímetros para estropear la cámara y me jodí el pie. En el fondo de la poza había piedras y estaba descalzo así que me hice mucho daño además de estar completamente mojado, por suerte no hubo sangre solo un golpe muy fuerte en el hueso gordo del tobillo con lo que tuve que cojear lo que quedaba de día, pudo haber sido mucho peor. Tras el susto volvimos al coche para volver parando por el camino en Cape Farewell donde esta el punto más alto de la isla sur de Nueva Zelanda. El lugar es impresionante, al llegar allí te encuentras con un arco de piedra, me recordaron a los que vimos en Etretat, en Francia hace más de un año. Por allí podíamos andar por unas colinas (yo cojeando apoyándome en Perrine) que estaba plagada de ovejas. Llegamos al otro lado donde había una playa preciosa. Me gustó mucho la combinación de colores del verde de la colina y el azul del mar.



 
 
 
El final del Golden Bay es donde se encuentra el Farewell Spit, un lugar que si te fijas, está en forma de kiwi, ¿curioso, verdad?

 

Desgraciadamente solo se puede acceder a ese trozo de tierra a través de una excursión organizada pagando mucho. Nos conformamos con verlo desde el centro de información donde nos quedamos bebiéndonos una coca cola en su bar y planeando nuestra ruta por la próxima salida a la isla norte del país, lo habíamos olvidado por completo. No teníamos ni idea de lo que había que ver en el norte y había que ponerse manos a la obra. También nos pusimos a buscar vuelos y hoteles para siguientes destinos isleños del Pacifico para finales de mayo, el tiempo de dejar Nueva Zelanda se acercaba más sin casi darnos cuenta.


Salimos de Golden Bay hacia Nelson de nuevo donde íbamos a quedarnos un día para conocerlo mejor, es una de las ciudades más importantes y conocidas de Nueva Zelanda con lo que había que parar. Esa noche dormiríamos en las afueras de Nelson por 6 dólares la noche con cocina, duchas y de todo, así da gusto.


Post anterior al viaje: Nueva Zelanda: Kaikoura y Blenheim
Siguiente post del viaje: Nueva Zelanda: Nelson, Marlborough Sounds y el horroso trayecto en ferry Picton - Wellington

No hay comentarios :

Publicar un comentario