18 de abril de 2014

Graz, una inesperada agradable sorpresa



Y que hacemos nosotros visitando Graz, que se nos había perdido allí? Es lo que supuse que habría en la mente de muchos cuando dije que pararíamos en esta ciudad. Graz no es que sea el sitio más turístico de Austria pero una cosa tengo que decir, pocas veces me he alegrado tanto de visitar un sitio como Graz, en este post os describo lo que vivimos en esta singular ciudad de Austria que fue todo un descubrimiento para nosotros.
Salíamos desde Viena con el transporte publico más barato, el autobús, y tampoco es que fuera tan barato. Era temprano y teníamos que llegar en metro a una parte lejana de Viena para cogerlo así que madrugón al canto. El autobús era de primera, incluso tenía WiFi como era de primera también el paisaje que era una maravilla y las dos horas y pico de trayecto se pasaron volando.
Llegamos a buena hora por la mañana pero demasiado pronto para hacer check-in en el hostal que se encontraba cerca de la estación de autobuses y trenes. Por suerte pudimos dejar las mochilas y con un mapa que nos dieron en el hostal muy bueno con diferentes recorridos marcados pudimos salir a empezar a conocer la ciudad.
Graz es una ciudad universitaria de Austria de alrededor 250 mil habitantes siendo capital de la región de la Estiria austriaca cerca de la frontera con Eslovenia. Su casco histórico fue declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO en el 1999.


Desde el hostal cogimos la linea 1 dirección contraria del centro y es que antes de meternos en el centro fuimos a ver un castillo gótico llamado Schloss Eggenberg un poco a las afueras de la ciudad pero cerca con el metro. Compramos un bono para el metro de un día para que nos saliera más rentable, la calidad del transporte público en Austria es excelente. Un castillo gótico muy bien conservado que aunque esté fuera del casco histórico de la ciudad si ha sido incluido para el reconocimiento como patrimonio de la humanidad. La entrada nos salió por 2 € y con la entrada nos dieron un folleto con la explicación de la historia del castillo. El castillo está rodeado por unos jardines muy bien cuidados que daba gusto de ver. Era un día entre semana por la mañana así que estábamos prácticamente solos por allí lo que agradecimos mucho tras haber estado en la mega-turística Viena, un respiro!

Haciendo el lila ante el Schloss Eggenberg
El castillo Eggenber es un edificio oficialmente construido en el siglo XVII aunque contiene partes de la edad media. Balthasar Eggenberg que fue el financista de Federico III de Alemania fue quien compró el terreno por aquel entonces en el que se construyó una casa para su familia noble, en los años posteriores se irian construyendo más partes como la capilla gótica. La casa fue declarado palacio y su capilla reconocida por el Papa y fue bien llevado por el nieto de Balthasar que trabajaría para Federico II de los Habsburgo. El palacio fue cambiando de estilo a lo largo de su historia e incluso fue inspirado en el escorial de Madrid  para finalmente estar como hoy en día lo podemos ver.

Desde el castillo cogimos el metro directamente al centro saliendo en la parada que daba en la misma plaza principal, la Hauptplatz. El ambiente en esta ciudad estaba animado y se veía mucha gente en la plaza, también tenia que ver que hiciera un muy buen tiempo, supongo que el tiempo por aquí es parecido al de Bélgica, frío y nublado y todo el mundo sale en manada a la calle.


Ayuntamiento y el Archiduque Johann

La plaza grande es bonita y a parte de su ayuntamiento del siglo XIX hay dos edificios trajeron toda nuestra atención. Son dos edificios con una fachada muy bonita y diferente. Una es la Gemalte Haus con frescos del estilo greco-romano obra de Johann Mayer, casa importante ya que fue sede de los Habsburgo en Graz, a mi personalmente me encantó. 

Fachadas en Hauptplatz
La impresionante Gemalte Haus

En la plaza también se puede ver la estatua del Archiduque Johann.
En pleno centro histórico nos movimos por su calle más concurrida de la ciudad, la Stadtpfarrkirche donde están todas las tiendas y bares. También te encuentras con el moderno por dentro y clásico por fuera centro de información turística y varios edificios del estilo barroco donde entramos un rato. Cerca, en esta misma calle se encuentra el Landhaus, parlamento de Estiria, con su patio del estilo renacentista.

Detalles del edificio donde se encuentra la oficina de turismo
En el patio de Landhaus
Calle de Stadtpfarrkirche 
Detalles de los edificios en Stadtpfarrkirche 

Siguiendo una de las rutas del mapa que nos dieron en el hostal llegamos a una escalera de lo más particular que nos costó encontrar, es como doble y se sube por los dos lados, hay que verlo para entenderlo. Continuando pasamos a la hora exacta para ver la salida del unas figuras que salen de una torre del reloj (Glockenspiel), la plaza estaba de llena de gente esperando el momento. Son un hombre y una mujer que salen al abrirse unas ventanas, son de considerable tamaño y dan vueltas todo el rato. El carillón suena 3 veces al día, a las 11h, 15h y 16h.

El esperado Glockenspiel en acción
Estas escaleras raras hay que verlas si se viene a Graz
Como todo lo que sea monte o parte alta nos encanta allá que fuimos hacia Schlossberg, una fortaleza que se encuentra en una colina destruida en su tiempo por Napoleón tras una fallida primera intentona en el siglo XIX. Destruyo casi todo lo que había salvándose la torre del reloj y el campanario. Pudimos subir con su funicular que aunque parezca turístico entra en el abono que teníamos para el día de transporte público, la inclinación es de un 60% !! Tras disfrutar de las bonitas vistas y dar un paseo por la colina bajamos por las escaleras en zigzag, unas escaleras que hay que hacer si o si si se viene a Graz, las vistas son muy bonitas y están como puestas en una roca gigante.

Pa' que quieres la foto si esta el león al lado :)

Vistas desde Schlossberg
Torre del reloj en Schlossberg
Vistas a la ciudad del Schlossberg

El menda disfrutando de las vistas a Graz
Vimos otros edificios como la Iglesia de Santa Catalina y su mausoleo que contiene una de los Habsburgo, la Operahaus y una figura que es un hombre con una espada apuntando al cielo hecha de un puñado de hierros.

Fuente de no se donde era :P
Iglesia Santa Catalina y mausoleo de los Habsburgo
Operahaus de Graz
Extraña escultura de hierros gigante
En mitad del rió Mur pudimos ver un curioso edificio, edificio que se hizo cuando Graz fue capital cultural de Europa en el año 2003. A través de este edificio se puede cruzar el río Mur habiendo a mitad de camino un café y anfiteatro en su interior.

Uno de los edificios más representativos de Graz es su Kunsthaus, uno de los edificios más raros que jamas vi y que llama mas la atención por la noche cuando de él salen luces moviéndose por su fachada, unos lo encontraran un edificio feo y a otros les encantara, es un estilo original cuanto menos.

El kunsthaus de día
El kunsthaus desde arriba
El kunsthaus de noche
Tejados típicos de la región de Estiria
Con la ciudad ya en la oscuridad nos encontramos con un restaurante griego que parecía barato donde cenamos muy bien antes de ir a nuestro hostal. 

Graz por la noche
Hauptplatz
En el hostal teníamos una habitación de 8 camas en la que nos encontramos con un grupo de 3 americanos estudiantes fiesteros que ya se habían bebido unas cuantas. Siempre me hace gracia hablar con los americanos con ese acento tan típico de las películas y más si están borrachos.
Terminaba nuestro paso por Austria y nos dirigíamos a Eslovenia por fin a el primer país de la península de los Balcanes, un país del que nos hablaron muy bien siempre. Entraríamos por Maribor que aunque es Eslovenia, esa región no pertenece todavía a la península balcánica.

Fue un breve paso por Austria, la Austria más plana, dejamos un viaje pendiente por la Austria montañosa que bien lo merece. Eslovenia here we come!




Sigue nuestro viaje por Centro Europa y los Balcanes

Post anterior del viaje: Viena: La grandeza imperial (2/2)


Siguiente post del viaje: Maribor y Ptuj, conociendo Baja Estiria